La vida no es precisamente un camino de rosas, hay momentos de dolor que pueden arrastrarnos a regiones oscuras de desesperanza de las que a veces es difícil salir.

En algunas personas, el salto desde ver el vaso medio lleno a verlo medio vacío puede verse impulsado por procesos cerebrales alterados, capaces de inhibir hormonas relacionadas con las sensaciones de optimismo y bienestar. La DEPRESION  es una patología seria que requiere el diagnóstico y tratamiento de un profesional de la Medicina.. Sin embargo estos consejos para levantar el ánimo a continuación (todas de estudios científicos) son de gran utilidad, incluso, utilizadas en conjunto con MEDICAMENTOS antidepresivos, podrían aumentar la eficacia de estos.

1. Reunirse con amigos
El contacto social frecuente (sobre todo con personas de confianza) es tan eficaz en la DEPRESIÓN como los MEDICAMENTOS antidepresivos y la psicoterapia. Un estudio en el Reino Unido con mujeres afectadas de DEPRESIÓN, demostró que el 65% de ellas que empezaron a reunirse regularmente con una amiga voluntaria mejoraba  significativamente su estado. Otros estudios comprobaron que, cuantos más contactos sociales tiene una persona con DEPRESIÓN, más probabilidades tiene también de decidirse a tomar medidas para combatir su problema…. 

2. Comer pescado dos veces por semana
«Las personas que incluyen ácidos grasos Omega 3 (presentes en el pescado azul) en sus DIETAS tienen menos riesgo de caer en DEPRESIÓN que aquellas que no siguen este tipo de DIETAS. Estudios británicos realizado con embarazadas señalan que las que no tomaban pescado tenían el doble de riesgo de padecer DEPRESIÓN que las que consumen una ración (150 g) de pescado al día. Los estudios no sorprenden a quienes estudian la relación entre alimentación y DEPRESIÓN, de hecho, muchos han asociado la actual «epidemia» de DEPRESIÓN con la  escasez de ácidos grasos Omega 3.

3. Un perro en nuestras vidas
Los voluntarios de un estudio que no eran dueños de ningún animal de compañía se pusieron a jugar con un PERRO, unos minutos al día, sus niveles sanguíneos de serotonina y oxitocina (compuestos químicos cerebrales relacionados con ESTADOS DE ANIMOS  positivos) aumentaron significativamente. No es necesario comprar uno para conseguir esos efectos, puedes sacar a pasear al del vecino, de un familiar por unos minutos al día (o bien estar de voluntario en un refugio para perros) es una terapia excelente.

4. Pasa una noche en blanco o contempla el amanecer
Suena sorprendente, pero pasar una noche totalmente en blanco puede aliviar la DEPRESIÓN y mantener esa mejoría durante un mes. La teoría es que esa noche de privación podría volver a sincronizar el reloj interno, permitiendo recuperar las pautas de sueño normales. La privación del sueño a largo plazo puede propiciar problemas de salud (la mala calidad del sueño aumenta el riesgo de HIPERTENSIÓN y hasta de OBESIDAD y diabetes del tipo 2), por lo que se aconseja la «noche en blanco» sólo como «terapia de choque» y para largo plazo el acostarse muy temprano y levantarse en las horas del amanecer:  la hora de la salida del sol es el momento del día en el que, si estamos despiertos, producimos las hormonas del optimismo (no sucede si estamos dormidos).

5. El FOLATO en la dieta
El folato (vitamina del grupo B) previene defectos del tubo neural y otras malformaciones en el feto. El folato (presente en los aguacates, verduras de hoja verde, cereales enriquecidos…) es esencial para la producción y función de neurotransmisores que intervienen en LOS ESTADOS DE ANIMO  positivos. Un estudio filandés comprobó que las personas que incluyen menos alimentos ricos en folato  tienen el mayor riesgo de caer en DEPRESIÓN.  Otro estudio publicado en Anales de la Psiquiatría Clínica concluye que el folato potencia significativamente la eficacia de los fármacos antidepresivos.  DOSIS de folato recomendada: 400 microgramos/día.

6. Date un BUEN MASAJE.
Da igual quien lo haga… este aumenta los niveles de serotonina y reduce los de la hormona del  ESTRES: cortisol. Resultado: una mejoría en el ESTADO DE ANIMO. Un estudio con pacientes renales sometidos a diálisis que sufrían de DEPRESIÓN que recibieron MASAJES  tres veces por semana (sesiones de 10 y 15 minutos) mejoraron notablemente su ESTADO DE ANIMO  respecto al resto. Otro estudio con embarazadas afectadas de DEPRESIÓN que recibieron una sesión de MASAJE  semanal por parte de su pareja vieron reducida esta incidencia de DEPRESION  en un 70%.

7. Hacer 3 paseos diarios de 10 minutos en otoño e invierno.
Muchos sufren lo que se conoce como «depresión invernal», relacionada con una escasa exposición a la luz solar.  La podemos combatir mediante el ejercicio físico realizado al aire libre.  Se ha comprobado que la actividad física –sobre todo la que se realiza en exteriores y durante las horas del día (para asegurarnos algo de luz solar)– estimula la producción de hormonas y neurotransmisores que mejoran el ESTADO DE ANIMO.

8. Nada más despertar y tumbarse atravezando la cama con la cabeza colgando del borde… Mejor toma una pequeña pesa (de entre 2,5 y 5 kilos) con ambas manos, dejando que los brazos cuelguen hacia el suelo. Haz varias aspiraciones cortas, intentando que el tórax se expanda al máximo. Vuelve la pesa hacia arriba y déjala en la cama. Deja ahora que tu cabeza repose un rato en la cama y vuelve a tomar aire varias veces, aspirando profundamente. Vuelve ahora al ejercicio inicial. Repite todo el ciclo (cabeza y brazos colgando y cabeza en la cama) tres veces. Este ejercicio «abre» la caja torácica y facilita la respiración y es útil en la depresión porque se ha comprobado que una de las causas menos reconocidas de ANSIEDAD Y DEPRESIÓN es la respiración superficial, consecuencia de tensiones torácicas que impiden una correcta oxigenación.

9. Trátate con cariño.
Cuando las cosas salen mal, no te castigues mentalmente, mi receta para esto es que es necesario que te des cuenta de que te estás culpando por algún supuesto ERROR, entonces, reemplaza los pensamientos negativos con la siguiente frase: «Estoy haciendo lo mejor que sé, dadas las circunstancias. Cuando sepa hacerlo mejor, actuaré en consecuencia».

10. Sal de la rutina hoy mismo.
Cambiar de escenario o nuestros comportamientos habitual puede hacernos ver las cosas desde ángulos diferentes a los de siempre por ejemplo:

  • Tómate un día libre, compra una guia turística y visita un pueblo o a ciudad cercana. 
  • Reserva una mesa para dos en ese restaurante que te llama mucho la atención sin importarte que dia sea.
  • Sorprende a tus amigos o compañeros con una tenida o peinado diferente al habitual (cambia tu look) es decir cambia la imagen que todos tienen de ti.
  • Toma fotos con el dispositivo que prefieras y ve al campo o a la playa y captura momentos insólitos (Observar la naturaleza es un antidepresivo eficaz). 
  • Si realmente necesitas un empujón grande, considera tomarte unas vacaciones activas (pregunta en asociaciones de amantes del arte, de la arquitectura, de la naturaleza, de la arqueología, de caminatas, de deportes de montaña u otros etc..).
Anuncios