HERMES FIGUEROA A.
EL UNIVERSAL

El camino a seguir para encontrar una estrategia efectiva en la lucha antidrogas parecía no encontrar – hasta ayer a mediodía- consenso entre los mandatarios asistentes a la Cumbre de Las Américas.

Mientras el presidente Juan Manuel Santos les dijo a varios de sus homólogos y a los cerca de 700 empresarios reunidos en Cartagena que “llegó el momento de analizar si lo que hacemos – en materia de lucha antidrogas- es lo mejor o buscamos una alternativa más efectiva y menos costosa en general”, otros mandatarios se la juegan por la legalización, pero el Presidente Obama fue el más categórico al señalar que “legalizar las drogas no es la respuesta”.

Santos, al argumentar su planteamiento, reconoció que “es un tema con gran sensibilidad política. Es bueno mirar si hay alternativas más eficaces: meter todos los consumidores a la cárcel, legalización, concentrar los esfuerzos en la interdicción, en erradicar los cultivos, en combatir el tráfico…, todo esto sin bajar la guardia, porque este es un tema de seguridad nacional para Colombia. Tenemos la obligación de analizar si lo que hacemos es lo mejor, con un análisis riguroso y objetivo”, dijo el mandatario colombiano.

“Colombia es el país que más ha sufrido en esta lucha contra las drogas y el narcotráfico. Hemos venido siendo exitosos gracias a Estados Unidos… con el Plan Colombia, que es la iniciativa más exitosa de los Estados Unidos, y es algo que en Colombia agradecemos enormemente y hemos sido relativamente exitosos en la lucha contra cada eslabón del narcotráfico… hasta el punto que hoy ofrecemos ayuda en ese sentido a otros países, sin embargo sabemos que nuestro éxito genera problemas en otros países…”.

Mientras Santos se mostró más abierto a un eventual debate sobre el asunto, el Presidente Barack Obama señaló “el narcotráfico se integra, tal como lo hace la economía, pero no podemos dejar de lado la oferta de América Latina y la demanda de los Estados Unidos. El pueblo estadounidense debe entender el costo que le cobra el narcotráfico a América y el Caribe, que socava la capacidad de los países…”

Obama recordó que su país ha invertido 30 mil millones de dólares en programas de prevención y tratamiento, al tiempo que seguirá invirtiendo en Plan Colombia y en seguridad ciudadana

“La postura personal y del gobierno estadounidense es que “la legalización no es la respuesta y si eso ocurriera en la práctica habrá un comercio masivo de drogas que dominaría a muchos países. Creo firmemente en que hay que observar las pruebas y hacer el debate…”.

Brasil, por la integración

Por una verdadera integración de las Américas abogó ayer la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, al intervenir en un panel de la jornada de clausura de la Primera Cumbre Empresarial.

Acompañada de los mandatarios de Estados Unidos y Colombia, Rousseff  le dijo al Presidente  de Estados Unidos: “si bien su país y su economía tienen la característica de ser poderosos, además de contar con el liderazgo en ciencia y tecnología, le corresponde el papel de desempeñar una labor que permita que las relaciones con la región sean de igual a igual”.

La señora Rousseff también advirtió que las políticas de expansión monetaria que se utilizan como defensa frente a la crisis económica mundial, a la larga se convierten en prácticas proteccionistas, por lo que, en su opinión, deben convertirse en proyectos de inversión, que dejen beneficios reales tanto a los países como a sus comunidades. “El proteccionismo no nos lleva no al crecimiento ni a la prosperidad”, enfatizó.

Finalmente, invitó a los bancos de desarrollo, y, particularmente, al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a acompañar con firmeza el proceso de integración. “La transformación de nuestra región pasa por una mayor y verdadera integración”, concluyó la presidenta brasileña.

Al G-20

Qué América lleve una posición común sobre la economía de la región a la próxima reunión del G-20, que se realizará en México el próximo mes de junio, propuso el presidente Juan Manuel Santos durante la clausura de la Cumbre Empresarial.

“¿Ustedes se imaginan el impacto que eso tiene hacia el resto del mundo, hacia Europa, hacia el Asia, que desde Alaska hasta la Patagonia las Américas llegaran con unas propuestas concretas, prácticas y realizables? El impacto que eso tendría, no sólo hacia el resto del mundo sino, inclusive, el mensaje que nosotros daríamos en esa necesaria integración, que debemos buscar cada día más entre los países de América Latina y los países de América del Norte”, señaló  Santos.

El Jefe de Estado indicó que una posición concertada entre las naciones de América genera un peso específico muy importante y comienza a crear confianza y percepciones con impactos muy positivos.

“Estoy seguro que si nos sentamos vamos a encontrar muchos más comunes denominadores donde podemos trabajar juntos, y donde se crea una enorme sinergia. Brasil y Estados Unidos, solamente esos dos países, coincidiendo en una reunión como la del G-20, acompañada del resto de América Latina y Canadá, el peso específico que eso genera es muy importante”, puntualizó.

Finalmente, el Presidente de Colombia reiteró la preocupación que tienen las naciones de América Latina por las políticas expansionistas de los países desarrollados, lo que calificó como “falta de coordinación en la búsqueda de los caminos para salir de esta recesión”.

El G-20 es el grupo de países desarrollados y las economías emergentes más sobresalientes, entre ellas México, Argentina y Brasil.

Alianza

La conformación de una alianza entre los sectores privado y público, como fórmula para erradicar la pobreza y la desigualdad social que padecen los países del hemisferio, planteó el presidente de El Salvador, Mauricio Funes.

La propuesta del mandatario salvadoreño se conoció en la jornada final de la Cumbre Empresarial.

Funes aseguró que una buena política social se traduce en una buena política económica, pero que la experiencia latinoamericana ha demostrado que esa frase es incompleta y eso se debe a que “los promotores del neoliberalismo están equivocados al desconocer el importante papel que juega en la economía la política social”.

El presidente de El Salvador instó a los empresarios americanos a crear un nuevo modelo económico y social, que permita el crecimiento de los países más pobres. “Es tiempo de dejar atrás esa vieja y estéril discusión sobre la supuesta incompatibilidad entre el rol del sector privado y el sector público en la economía”, insistió Mauricio Funes.

Añadió que para esa alianza funcione, al sector público le cabe la responsabilidad de facilitar las condiciones para la inversión privada, mientras que a los empresarios les queda el reto de invertir productivamente y generar empleos de calidad.

Anuncios