Mesut Özil dio el pase que supuso el gol de Cristiano Ronaldo. La asistencia, puro caviar. Foto: AFP

Mesut Özil dio el pase que supuso el gol de Cristiano Ronaldo. La asistencia, puro caviar. Foto: AFP

Extrañó más la alineación de Guardiola que la de Mourinho. El portugués demostró que ya tiene claro que al Barcelona se le planta cara jugándole de tú a tú -a pesar de que el Chelsea le ganó solo unos días antes haciendo todo lo contrario- y solo chocó que Coentrao volviera a quitar el puesto a Marcelo. Del resto del once de deducía que Mou iba al Camp Nou a sentenciar la Liga. Guardiola, sin embargo, dejó fuera a Piqué y a Cesc y apostó por Thiago en la línea de creación y Tello en la banda izquierda.

En los primeros minutos destacó precisamente el extremo, aunque la primera ocasión fue para el Real MadridCristiano Ronaldo cabeceó un saque de esquina lanzado por Özil y obligó a Valdés a hacer uno de los paradones de la noche para evitar un tanto tan tempranero. El balón, eso sí, fue más difícil de la cuenta para el portero porque rebotó en Carles Puyol.

Y dando a parecer que el Clásico estaba más para los porteros que para los habituales –Messi y Cristiano- Casillas puso la réplica cuando salió con valentía a por un balón que tenía con todo a favor Alves tras la pifia de Pepe.

Insistió Valdés en su protagonismo cuando atajó un disparo cruzado de Benzema, pero es que el tiro del francés no llevaba demasiada intención. No fue una gran ocasión para el Real Madrid, pero sí dejaba claro en poco más de diez minutos que los blancos no tenían complejo alguno ante los rivales que más les han golpeado -con la excepción de la final de la Copa del año pasado- en las últimas temporadas.

Decir que el mejor del equipo blaugrana en toda la primera parte era Tello es suficiente para hacerse a la idea de lo que estaba dando de sí el Barça en toda la primera mitad. De hecho, una colada del canterano supuso uno de los mayores sustos para el Real Madrid. Recibió de Iniesta, le ganó la partida a Arbeloa e intentó el disparo… cuando Undiano Mallenco señaló fuera de juego y acertó.

El desconcierto del Barcelona se concretó solo unos instantes después, cuando el Real Madrid se puso por delante en el marcador en otro saque de esquina iniciado por Di María. El argentino buscó en el segundo palo a Pepe, que le ganó la partida a Adriano. Su cabeceo dejó el balón muerto en tierra de Valdés. Pero los que estaban eran Puyol y Khedira. Anduvo despistado el blaugrana y en un acto de fe se tiró a por todas el alemán para hacer el gol 108 de la Liga -récord de los récords- y permitir al Madrid dejar la Liga medio sentenciada en casa de su enemigo más íntimo.

El equipo de Guardiola siguió mostrando un encefalograma más plano de lo normal. Sin apenas presencia de Xavi y Messi siguió buscando a Tello. Y como no era suficiente hubo algunos minutos en los que Andrés Iniesta también intentó ganar protagonismo. Su intento, sin embargo, fue en vano porque el Barcelona jamás encontró la claridad habitual con la que suele ver los desmarques y los movimientos entre líneas con los que suele romper a sus rivales.

Hasta el descanso solo pudo empatar el encuentro en una ocasión. La que tuvo Xavi cuando reapareció para plantarse en un cara a cara contra Casillas. Definió con la derecha el blaugrana. El balón se marchó a la derecha del portero, que pareció tocar el balón ligeramente con un puño. Quizá no hacía falta, porque la pelota estaba destinada a ir fuera….

La reanudación no ofreció demasiadas novedades. El Madrid defendía con orden, pero sin encerrarse. Y el Barcelona se confiaba de nuevo a Tello. Pero no fue la noche del 37 del Barça. Mucha presencia pero poca puntería en un partido en el que quizá lo segundo cuenta más que lo primero.

Guardiola quiso corregir los males de su equipo quitando al desacertado Xavi y metiendo en el campo a Alexis a pesar de que el primero acababa de buscarle las cosquillas al portero madridista con un buen disparo que se fue junto al palo de la meta blanca. Acertó el técnico, aunque solo sea a corto plazo, ya que el nueve no tardó en empatar el encuentro.

Fue una jugada de acoso y derribo del Barça, una de esas en las que acorrala a su rival hasta que encuentra el hueco justo. Después de que encarara Messi, taconeara Iniesta y rematara Tello, el balón lo rechazó Casillas y lo remató Alexis para hacer que los 99.000 espectadores que llenaban el Camp Nou -o casi todos ellos- volvieran a creer que la Liga no estaba sentenciada.

Tardó el Real Madrid tres minutos en demostrarles lo contrario, el tiempo que Özil volvió a asociarse con Cristiano Ronaldo. Gran pase del alemán para un expreso que corría lanzado a la portería de Valdés. Nada pudo hacer Mascherano para pararlo. Tampoco el guardameta blaugrana. Gol 42 para CR7 y 109 para el Madrid de Mourinho.

Con su victoria, el Madrid ha dejado impreso su escudo en esta Liga. Aún le queda enfrentarse en casa al Sevilla y Mallorca. Y fuera, al Athletic y al Granada. Para hacer lo imposible, el Barcelona viajará a Vallecas y al Villamarín y recibirá a Málaga y al Espanyol. Perderá pocos puntos. Quizá ninguno, pero todo apunta a que el Real Madrid hará lo mismo o parecido… y si no, contará con renta suficiente para soportar cualquier tropiezo. Siete puntos. Demasiados.

El jugador chileno puso las tablas en el luminoso cuando llevaba muy pocos minutos sobre el terreno de juego. Alexis sustituyó a Xavi Hernández. Foto: AFP

El jugador chileno puso las tablas en el luminoso cuando llevaba muy pocos minutos sobre el terreno de juego. Alexis sustituyó a Xavi Hernández. Foto: AFP

Di María no tuvo un buen partido y perdió casi todos los balones. Foto: AFP

Di María no tuvo un buen partido y perdió casi todos los balones. Foto: AFP

Fabio Coentrao y Dani Alves fueron los protagonistas de una de las disputas del Clásico. Ambos pelearon en la banda. Fue un bonito duelo. Foto: AFP

Fabio Coentrao y Dani Alves fueron los protagonistas de una de las disputas del Clásico. Ambos pelearon en la banda. Fue un bonito duelo. Foto: AFP

Pep Guardiola estuvo muy pensativo tras el gol del Real Madrid. Buscaba dar con la tecla para dar la vuelta al marcador. Foto: AFP

Pep Guardiola estuvo muy pensativo tras el gol del Real Madrid. Buscaba dar con la tecla para dar la vuelta al marcador. Foto: AFP

Así celebró el equipo de José Mourinho el primer gol en el Camp Nou. Foto: AFP

Así celebró el equipo de José Mourinho el primer gol en el Camp Nou. Foto: AFP

El Real Madrid se adelantó en el marcador gracias a un gol de Khedira. Puyol no despejó en el área pequeña y el alemán aprovechó la oportunidad. Foto: AFP

El Real Madrid se adelantó en el marcador gracias a un gol de Khedira. Puyol no despejó en el área pequeña y el alemán aprovechó la oportunidad. Foto: AFP

Frente a frente Foto: AFP

Frente a frente Foto: AFP

El centro de todas las miradas Foto: AFP

El centro de todas las miradas Foto: AFP

Anuncios