Crédito: AP

Crédito: AP

Ha vendido más discos que los Beatles y su carrera en Hollywood es inigualable: Barbra Streisand es una de las grandes del mundo del cine y el espectáculo.

Pero también es reputada por su compromiso político, defiende la protección del medio ambiente, está considerada liberal hasta la médula y desde siempre respalda a los candidatos del Partido Demócrata para la Casa Blanca. En la carrera para su reelección, Obama volverá a contar con su apoyo. La actriz y cantante cumple el martes (24 de abril) 70 años.

A pesar de sus éxitos comerciales y artísticos, esta poderosa mujer dentro de la industria sigue siendo tímida, según asegura. Siempre sufrió pánico escénico, tanto “que se le revolvía el estómago”.

La carrera de Streisand comenzó en clubes nocturnos y en revistas de Broadway cuando corrían los años 60. Creció en un hogar humilde de judíos ortodoxos del barrio de Brooklyn, en Nueva York, y de niña ya soñaba con cantar. Debido a su prominente nariz, su madre le aconsejó que se olvidara de los escenarios. Otros se burlaban de ella calificándola de patito feo. Pero con su fuerza de voluntad inquebrantable llegó a su objetivo mucho más rápido de lo esperado.

En un papel secundario en Broadway, la joven cantante llamó la atención de los productores. Su potente e inigualable voz y su encanto reservado le ayudaron a conseguir el papel principal en el musical de Broadway “Funny Girl”, y poco después el ascenso a Hollywood. A su vez, llegó el éxito en la música y en 1963 se alzó con un Grammy con su primer álbum.

Streisand forma parte de ese pequeño grupo de personas de talento múltiple, lo que llevó a que Hollywood la premiase con el Oscar, la industria discográfica con el Grammy y la televisión con el Emmy, mientras que Broadway también la distinguió con el Tony. De los álbumes de Streisand se vendieron 140 millones de copias en todo el mundo. Sus espectáculos televisivos “My Name is Barbra” y “Color Me Barbra” dieron al vuelta al globo y lograron ingresos récord.

Con Robert Redford como pareja hizo furor en “The Way we Were” (1973). También se convirtieron en clásicos “Hello, Dolly!”, “What’s Up Doc?”, “Nuts” y “Yentl”.

Streisand tuvo que luchar durante más de 15 años con los jefes de los grandes estudios de Hollywood antes de poder filmar la emocionante historia de la muchacha judía Yentl, que a principios de siglo se vistió de chico para poder visitar una escuela del Talmud. Ella escribió el guión, protagonizó la película, la dirigió y, además, la produjo.

En los últimos años se ha visto a Streisand en la gran pantalla como esposa algo chiflada de Dustin Hoffman y madre de un esforzado Ben Stiller en la trilogía de los “Focker”. A finales de este año se estrenará la comedia «My Mother’s Curse», en la que hace de madre de Seth Rogen.

En tanto, Streisand se va despidiendo de los escenarios y del cine para disfrutar de su nuevo amor. En 1998 se casó con el actor James Brolin, 25 años después de que fracasara su matrimonio con Elliot Gould. “Ahora que estoy felizmente casada, quiero vivir la vida junto a mi marido, al que amo”, dijo a la prensa en 2000.

Pero su propósito no duró demasiado. En 2006 regresó a las tablas y entusiasmó tanto a la crítica como a los fans con su cálida voz. No obstante, sigue afirmando que donde está mejor es en su casa. Pasa los días plácidamente leyendo la prensa y decorando su hogar, según reveló en entrevistas.

Crédito: AP

Crédito: AP

Crédito: AP

Crédito: AP

Crédito: AP

Crédito: AP

(Con información de DPA)

Anuncios