Este fue el impresionante logro del valiente nadador francés Phillipe Croizon, a quien le fueron amputados sus brazos y sus piernas luego de haber sufrido un accidente en 1994.

El hombre de 43 años luchó contra las fuertes corrientes al cruzar un tramo de 12 millas de agua entre Oceanía y Asia para completar la primera etapa de su misión de enlazar simbólicamente los continentes del mundo.

Croizon, quien es ingeniero eléctrico, perdió sus extremidades hace 18 años a la edad de 26 cuando sufrió una descarga eléctrica de 20.000 voltios al cambiar una antena de televisión. Fue operado en varias ocasiones en un intento de salvarle las extremidades, sin embargo, eventualmente los médicos se vieron obligados a amputarle los brazos y las piernas.

El nadador francés atrajo la atención por primera vez después de nadar a través del canal de la Mancha hace dos años en un tiempo aproximado de 13 horas.

(Con información de AFP)

 

Foto: AFP

 

Foto: AFP

Foto: AFP

 

Foto: AFP

Foto: AFP

Anuncios