Título original
Director
Tim Burton
Reparto
Johnny Deep,Eva Green,Jackie Earle Haley,Michelle Pfeiffer,Helena Bonham Carter,Chloe Moretz,Bella Heathcote
Guión
John August,Seth Grahame-Smith
País
USA

 

Veamos el argumento:
Año 1752, Joshua y Naomi Collins, con su joven hijo Barnabas, parten en barco desde Liverpool para comenzar una nueva vida en América. Pero un océano no es suficiente para escapar de una misteriosa maldición que ha marcado a su familia.

Dos décadas después de este viaje, Barnabas (Johnny Depp) tiene el mundo a sus pies, o al menos la ciudad de Collinsport, Maine. Barnabas es rico, poderoso y un playboy en toda regla hasta que comete el error de romper el corazón de Angelique Brouchard (Eva Green), una bruja, en el sentido completo de la palabra, que castigará a Barnabas a un destino peor que la muerte… le convertirá en un vampiro y luego le enterrará vivo.

Doscientos años más tarde Barnabas surge de su cautiverio para encontrarse con un mundo muy diferente al que conocía.

 

Volverá a Collinwood Manor para descubrir que su estatus ha caído en desgracia. Los descendientes de los Collins tampoco lo han tenido mejor, cada uno oculta oscuros secretos de mírame y no me toques.

La matriarca Elizabeth Collins Stoddard (Michelle Pfeiffer) ha contratado a la Dr. Julia Hoffman (Helena Bonham Carter) para que la ayude con sus problemas familiares. En la residencia de los Collins Barnabas se cruzará con otros familiares de armas tomar.

 

El hermano de Elizabeth, Roger Collins (Jonny Lee Miller), su rebelde hija Carolyn Stoddard (Chloe Moretz) y su hermano de 10 años David Collins (Gulliver McGrath). El misterio se extenderá más allá de la familia, afectando también al portero de la mansión, Willie Loomis (Jackie Earle Haley), y a la cuidadora de David, Victoria Winters (Bella Heathcote).

 

La escena, en pantalla dividida, muestra de un lado a un chico de alrededor de doce años en Burbank, California, mirando fascinado un capítulo de Sombras tenebrosas , su serie favorita y, del otro, a un nene en Florida, de unos ocho años, tan obsesionado con el mismo programa que apenas puede contener las ganas de convertirse en -de ser-, Barnabas Collins, el vampiro reluctante que es su personaje central.
Y aunque les llevó 41 años, Tim Burton y Johnny Depp lograron hacer su sueño realidad. Uno, el raro chico de California, detrás de las cámaras; el otro, el bello niño de Florida, frente a ellas en todo su excéntrico esplendor.

 La película que Warner  es la octava colaboración del dúo que formaron director y actor hace 22 años, cuando en medio del competitivo Hollywood lograron encontrarse, contra todo pronóstico, dos espíritus tan afines como peculiares para la industria del cine.

En apariencia nada hacía suponer que Depp, el ídolo adolescente de pómulos perfectos, soñaba con interpretar a esos monstruos de corazón puro, a los eternos marginados que Burton soñaba, creaba y dibujaba -a su imagen y semejanza-, con dedicación desde la niñez.
Y sin embargo, pocas veces un intérprete y un realizador tuvieron tanto en común y compartieron tantas imágenes e historias que quisieran contarle al mundo. 

 

Todo comenzó con un joven que en lugar de manos tenía tijeras. Un pinocho cyberpunk que inauguró la serie de criaturas pálidas como la muerte que Burton y Depp pondrían en escena. Claro que aunque desde hoy, a más de veinte años del estreno de aquel retorcido cuento de hadas, parece obvio que Depp era el actor indicado para interpretar a Edward en El joven manos de tijera , en su momento nadie estaba demasiado convencido de que el protagonista de la serie Patrulla juvenil , omnipresente póster en las paredes de adolescentes alrededor del mundo, tenía lo que hacía falta para encabezar el nuevo film del director más solicitado de Hollywood. Es que apenas confirmado, en la taquilla y entre los críticos, que su Batman era un éxito, Burton pudo poner en marcha El joven manos de tijera y ejercer cierta presión para elegir a su protagonista. El estudio quería a Tom Cruise, le ofrecieron el papel a Tom Hanks y hasta estaban dispuestos a pensar en Robert Downey Jr. antes de aceptar a Depp, el candidato favorito del director.

 
“Tim luchó con la productora para que me dieran ese papel. Y eso sin duda ha sido lo más importante que me pasó en mi vida profesional”, recordó alguna vez el actor sobre aquel primer trabajo juntos que pondría los cimientos de su particular carrera y la sociedad creativa que perdura hasta hoy.Vampiro. En el film adaptado de una serie televisiva de culto, Johnny Depp interpreta a Barnabas Collins. Foto: Warner

 
Algunos hablan de álter ego, dicen que Depp interpreta al propio Burton en cada una de los films que hacen juntos, pero el director asegura que no. Que lo que los une es que ambos son “un poco retorcidos y oscuros”. “Digamos que a los dos nos atraen las mismas cosas. Pero el verdadero secreto con Johnny es que cada vez que trabajás con él parece la primera. Es un actor camaleónico, que le gusta ser alguien muy distinto cada vez. Te obliga a cambiar con él”, decía Burton al diario El Mundo al tiempo del estreno de Sombras tenebrosas en España. Entre esas cosas que los atraen, la favorita era aquella serie de culto (ver aparte) que se veía por la tarde en la TV norteamericana entre 1966 y 1971. Una familia maldita, una mansión, una bruja, un vampiro y un amor trágico forman parte de los elementos originales del ciclo, y esto parecía terreno fértil para el dúo que ya antes había traducido otro fenómeno de culto a personaje mainstream: Ed Wood, el peor director de la historia y el mejor tema para la segunda película del par.

Después llegaría la espeluznante y fantástica La leyenda del jinete sin cabeza , en la que Depp interpretaba a otro antihéroe bien Burton, un detective miedoso y lleno de traumas infantiles. Otro protagonista que empezaba a convertir al potencial galán en actor de carácter, justo como Depp lo deseaba. Y mientras Hollywood seguía sin entenderlo del todo y el público empezaba a aceptarlo así raro como es -gracias al capitán Jack Sparrow, claro-, Burton le preparaba su nueva transformación: el Willy Wonka de Charlie y la fábrica de chocolate . Peluquita carré con flequillo, maquillaje simil kabuki y una sonrisa a puro diente de porcelana y detrás de todo eso el bonito Johnny que no parece envejecer. Tal vez porque se empeña en retacearle su cara a las cámaras. Siempre dispuesto a darle una mano para mantenerlo escondido a la vista de todos, Burton le pidió prestada la voz y algo de su estampa para la perfecta El cadá ver de la novia, película animada en cuya versión en inglés se podía escuchar a Depp interpretando al codiciado novio, Victor van Dort.

“Para mí, Burton es un verdadero genio, y no uso esa palabra respecto de mucha gente, se los aseguro. No es posible etiquetar lo que hace. No es magia, porque eso implicaría algún tipo de truco. No es sólo habilidad, porque eso supondría que es algo aprendido. Lo que tiene es un talento muy especial que no se ve todos los días. No alcanza con llamarlo director de cine. El más selectivo título de genio se le aplica mejor… Hace películas, también dibujos y fotografía; sus pensamientos, sus ideas, su forma de ver el mundo… Nunca vi a alguien tan claramente fuera de lugar encajar tan perfectamente”. Esto escribía Depp como prólogo del libro Burton on Burton, en el que el director repasaba la realización de sus películas, sus fuentes de inspiración e insinuaba algo del mundo interior que su actor fetiche parece conocer tan bien.

Tanta confianza se tienen el uno al otro que hasta se animaron al musical. Uno lo suficientemente oscuro para encajar sin esfuerzo en su obra conjunta. En Sweeney Todd: el barbero demoníaco de la calle Fleet , Depp -que hacía años había abandonado su sueño adolescente de ser músico de rock-, se animaba a cantar los complejos temas creados por Stephen Sondheim y volvía a brillar como el antihéroe maldito o el villano heroico que tanto le gusta interpretar.

“Depp canta bastante bien, pero el canto es lo menos importante cuando él aparece en escena. Es la persona más interesante en pantalla y el demoníaco barbero que muestra es una interpretación fascinante”, explicaba la crítica de la revista especializada Entertainment Weekly Lisa Schwarzbaum, en su comentario del film mientras que muchos de sus colegas se preguntaban qué otras sorpresas escondía la sociedad Burton-Depp, esos expertos en encontrar belleza en las más sombrías de las imágenes.

Y como esos bosques de árboles con ramas retorcidas y aquellos jardines aparentemente resecos que aparecen una y otra vez en la filmografía del director, el actor volvió a decirle sí al maquillaje, a los peinados extraños y a los disfraces para meterse en la versión burtiana de Alicia en el país de las maravillas , una historia ideal para pasar por el prisma del dúo. Que después de 22 años juntos sigue dando batalla en Hollywood. Donde puede que todavía no terminen de entender del todo la fascinación de Burton por los descastados, los marginados góticos y los románticos moribundos pero dónde sí están seguros de que no hay nadie mejor que Johnny Depp para interpretarlos.

La relación de películas que han realizado Burton & Deep son:

El joven manos de tijera: Año: 1990, Personaje: Edward, solitaria criatura en busca de una familia.

Charlie y la fábrica de chocolate:  Año: 2005, Personaje: Willy Wonka, excéntrico y chocolatero.

Ed Wood: año: 1994.  Personaje: Ed Wood, el peor director de la historia del cine.

El cadáver de la novia: Año: 2005, Personaje: le puso la voz al protagonista Victor Van Dort.

El misterio del jinete sin cabeza: Año: 1999, personaje: Ichabod Crane, detective brillante y miedoso.

Sweeney Todd: el barbero demoníaco de la calle Fleet: Año: 2007,  Personaje: el vengativo y sangriento barbero.

Alicia en el país de las maravillas: año: 2010,  Personaje: el sombrerero loco.

.

 

Anuncios