Martes 17 de Julio de 2012

El Museo del Traje ha querido rendir homenaje al diseñador italiano Gianni Versace en el decimoquinto aniversario de su muerte con una pequeña exposición en la que se ha querido poner de relieve una parte de todo su universo creativo. Para ello, se han seleccionado 21 piezas de indumentaria pertenecientes a las colecciones del museo. Las prendas de indumentaria se muestran acompañadas de 11 esculturas cedidas por el Museo Nacional de Escultura de Valladolid, excelentes reproducciones de importantes obras del arte clásico, realizadas a finales del siglo XIX. Estas piezas entablan diálogo con los vestidos del Museo del Traje. CIPE para evidenciar el parentesco formal y conceptual entre dos mundos aparentemente tan diferentes.

La exposición está dividida en once grupos que abarcan diferentes etapas del trabajo del diseñador. El recorrido comienza con el grupo de Seducción con dos vestidos diseñados en el último tramo de su carrera. Éstos revelan la predilección del modista  por las líneas sinuosas definidas por la forma natural del cuerpo femenino.

La muestra continúa con el grupo Latin Lover en el cual, a pesar de no contar apenas con piezas masculinas del diseñador, es importante mencionar su aportación en este campo, en el cual trató de liberar al hombre de las constricciones habituales para llegar al decorativismo alegre y desenfadado de los 90. Con esta americana, bajo el influjo del South Beach de Miami, se puede percibir el salto que supuso para Versace residir en esta ciudad. Supuso un nuevo giro en su percepción de vestir respecto al color con tonos fluorescentes y estampados inconfundibles. Esta moda masculina se contagia del ambiente gay de Miami sin perder el aire latino que rodea toda la obra del modista.

El tercer grupo está dicado a la Feminidad. La imagen femenina siempre fue de especial interés para Versace. A través de la reinterpretación de materiales y formas dio lugar a una mística glamurosa que no cerraba la puerta a la coquetería femenina.

El siguiente grupo se distribuye en torno a la figura de la Medusa y hace referencia a la cabeza de Medusa como símbolo apotropaico. Versace adoptó este símbolo milenario como imagen desde los inicios con la aspiración de convertirla en un mito contemporáneo. La cabeza de Medusa confiere un halo misterioso en principio ajeno por completo a la moda, pero, asociado a la filosofía de Versace, el símbolo nos habla de una suerte de lujo místico, de la necesidad de protegerse llamando la atención, de la recuperación de valores olvidados, de la interdependencia del pasado y el futuro.

En el área Asimetrías se refleja el énfasis que puso Versace para concebir sus vestidos de noche, y así renovar las estéticas de modas pasadas. El siguiente apartado es Guerra y Templaza en el cual Atenea, diosa de la guerra y la sabiduría simboliza, aunque sin la carga sexual que aporta Venus, la mujer imaginada por Versace. La representación de Atenea muestra la característica caída de los pliegues del chitón y destaca también el paralelismo con la égida, que hace pensar en las cotas de malla que hicieron famosa la colección otoño-invierno 1982-1983 del modista. La figura se revela como mujer guerrera y el tacón del zapato expuesto junto a ella luce, como la diosa, una cabeza de Medusa.

 

 

El grupo De Calle está formado por distintas propuestas de Versace para el guardarropa de uso ordinario femenino, siendo los protagonistas el pantalón y la minifalda. Durante los primeros años 90, los pantalones eran tan ceñidos como si de una segunda piel se tratara, mientras las minifaldas eran extremadamente cortas.

Los estampados son quizás una de las notas más características del estilo de Versace. Son más recordados los motivos clásicos en dorado, pero tenía una riquísima iconografía como se muestra en el conjunto en punto de fibras sintéticas estampadas.

 

 

En el apartado Excesos Decorativos  se puede visualizar como Versace ha elegido el denim, la tela vaquera, para estampar en ella la más ostentosa de las decoraciones en el conjunto de chaqueta y pantalón expuestos. Así, el italiano armoniza dos extremos que se resistían a encontrarse, lo popular y la alta cultura.

En el apartado Diosas de Pasarela aparece el vestido en punto de rayón y seda (1995. MT105030) de origen clasicista, y en el que resaltan las fíbulas de inspiración clásica, en los tirantes de los vestidos de noche del diseñador. El pequeño tondo con la cabeza de Medusa en material translúcido es una alusión evidente a los fundamentos grecolatinos de la obra del modista. Por otra parte la huella de la estatuaria clásica se percibe en el diseño de todo el vestido: en los pliegues de la falda rememoran los estriados de los fustes de las columnas de estilo dórico y corintio, y en su asimetría, que se abre en un costado.

En el otoño de 1982, Gianni Versace, que cumplía cuatro años al frente de su firma, sorprendió al mundo de la moda con una serie de prendas en un tejido completamente novedoso. Algunas de ellas se han recogido en el grupo Gladiadoras. Las mallas metálicas que lucieron en aquella ocasión las modelos no tenían nada que ver con la metalurgia epatante de Paco Rabanne. Su constitución, llevada a cabo mediante la unión de minúsculas piezas de metal, hacía que la caída del tejido se diferenciara apenas de la podía producir una tela.

En el apartado Mediterráneo, Versace hace una referencia mítica a la sensualidad que desprende Venus como diosa del amor, la belleza y la fertilidad.

Gianni Versace
Gianni Versace nació el 2 de diciembre de 1946 en Regio Calabria, Italia. Durante su adolescencia ayudaba a su madre costurera en sus labores artesanales. A los 26 años se traslada a Milán donde estudia arquitectura. Allí realiza sus primeras colecciones de prêt-à-porter para las marcas Genny, Complice y Callaghan en las cuales ya destacaba por su moderna propuesta.

En 1975 presenta su primera colección en piel para la firma Complice y tres años después crea la firma que lleva su nombre, llevando su primera colección en el Palazzo Della Permanente en Milán. Comienza a colaborar con Richard Avedon, el cual fotografiaría varias veces la obra de Versace. Con el descubrimiento de sus tejidos de malla metálica obtiene el premio L’Occhio d’Oro al mejor diseñador en 1982. Ese mismo año empieza a colaborar con el mundo de la escena diseñando el vestuario del ballet Josephlegende de Richard Strauss para la Scala de Milán. En 1984 lanza su primer perfume, Versace l’Homme. Comienza a influenciarse por Chanel y Madame Grès transformando su estilo en contrastes de materiales y estampados. Mientras tanto, continúa su trayectoria con exposiciones en París, Italia y Londres a la par que diseña vestuarios como el de la Salomé de Strauss, Leda y el Cisne y Souvenir de Leningrado.

 

 

A finales de los 80 es reconocido como el diseñador masculino más innovador con el premio Cutty Sark. Comienza a tomar protagonismo los bordados de pedrería además del desarrollo de cortes de línea más limpia, anticipándose a la siguiente década con un especial interés en la concepción sport. En 1989 anuncia la apertura del Atelier Versace como laboratorio de alta moda y presenta la línea de carácter juvenil Versus. Un año después, se presenta el primer desfile en el Hotel Ritz de París donde lo fluorescente invade la pasarela junto a referencia culturales variadas (toreras, flecados, tachuelas…).

Con sus colecciones de 1991 Versace da el paso definitivo en su carrera triunfal protagonizada por las top models del momento. Destaca la combinación de leggins con minivestidos o americanas, y monos bordados en pedrería donde se plasma toda la excesividad de la moda del diseñador. Tras lanzar su perfume Versus, presenta una variación con Versus Donna. Continúa en Nueva York con la retrospectiva Versace: Signatures en el Fashion Institute of Technology, ampliando su línea con abrigos de línea masculina tipo bomber, estética cowboy americana y uso del denim.

En 1993 es premiado al mejor diseñador del Council of Fashion Designers of America, considerado como el Oscar de la moda. El estilo Versace se ve suavizado con la moda neoclásica del siglo XVIII con delicados escotes y cortes imperio. Un año después lanza su nuevo perfume Red&Blue Jeans. Para la colección primavera-verano de 1994, abre el desfile Kate Moss con un estilo más minimalista mostrando estética rocker.

El 15 de julio de 1997 es asesinado en Miami. En su funeral el director de cine Franco Zeffirelli le dedicó estas palabras: “Con la muerte de Versace, Italia y el mundo pierden al diseñador que ha liberado la moda del conformismo, regalándole la fantasía y la creatividad”.


XV años sin Gianni
Homenaje a Gianni Versace

Del 13 de julio al 14 de octubre de 2012

Museo del Traje.CIPE
Avenida de Juan de Herrera, 2. Madrid (28040)
Tel. (+34) 91 550-47-00
museodeltraje.mcu.es

Fuente: Ministerio de Cultura

Anuncios