Aceras que dejan de estar desiertas, caminantes que se apresuran, silencio que se despide, que es ya ruido cotidiano -diario bregar que le llaman-, luces eléctricas que dan paso a las naturales, rocío que se evapora, bocas que se abren en bostezo, coladas de café, recomienzo, día nuevo para estrenar, ciudad que se despereza: La Habana, el Vedado, agosto, 2012, 6 y algo de la mañana.

 

Transeúnte en esquina. Foto: Móncia Rivero/Cubadebate

Transeúnte en esquina. Foto: Móncia Rivero/Cubadebate

Evacuación matutina. Foto: Mónica Rivero/Cubadebate

Evacuación matutina. Foto: Mónica Rivero/Cubadebate

Alba Nacional. Foto: Mónica Rivero/Cubadebate

Alba Nacional. Foto: Mónica Rivero/Cubadebate

Asomo a la claridad. Foto: Mónica Rivero/Cubadebate

Asomo a la claridad. Foto: Mónica Rivero/Cubadebate

Semáforos. Foto: Mónica Rivero/Cubadebate
Semáforos. Foto: Mónica Rivero/Cubadebate
Anuncios