Obesidad , Niños , Salud , McDonald's , Comida chatarra , Comida rápida , Obesidad infantil , Cajita feliz

Hace unos años el gobierno estadounidense publicó una normativa que obligaba a los restaurantes de comida rápida de Nueva York a mostrar en los menúes la cantidad de calorías que contenía cada combo. Al parecer, esta iniciativa ha dado resultados positivos haciendo que uno de cada seis clientes compre alimentos menos calóricos.

Si bien el consumo total de calorías de miles de personas no ha cambiado, los clientes de McDonalds, Au Bon Pain y Yum Brands Inc KFC mostraron modificaciones significativas, según el estudio financiado por la ciudad de Nueva York y la Fundación Robert Wood Johnson.

El informe, publicado en el British Medical Journal, es uno de los primeros en mostrar resultados tras la ley establecida en el 2008. Los defensores de la medida la ven como un factor importante para ayudar a que los estadounidenses pierdan peso. Cabe recordar que más de dos tercios de los ciudadanos de ese país tiene sobrepeso u obesidad, algo que está relacionado con problemas de salud como la presión arterial alta y la diabetes.

FRUTAS EN LAS CAJITAS FELICES
Por su parte, McDonald’s anunció que su popular Cajita feliz, un menú dirigido a los niños, contendrá menos calorías en sus restaurantes de Latinoamérica a partir de octubre próximo.

Arcos Dorados, la compañía que opera la cadena de comidas rápidas en América Latina, dijo en un comunicado que la decisión de que el menú sea menos calórico es una “reafirmación de su compromiso con los hábitos de vida saludable”.

La nueva versión de la Cajita Feliz en América Latina estará compuesta por cuatro alimentos, con la adición de una fruta fresca, que variará con la estación del año.

MENOS CALORÍAS
Asimismo, a partir del 1 de octubre todas las combinaciones de este menú en la región contendrán menos de 600 calorías, menos de un tercio del valor de ingesta diaria propuesta por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para niños de 6 a 10 años, según informó la compañía.

También se ha reducido la cantidad de sodio en un promedio de un 10% en los panes, en los McNuggets, en el queso y en el ketchup. Además, la cantidad de azúcar agregada en los jugos ha sido reducida en casi un 40%, pasando a tener no más que 5 gramos de azúcar por cada 100 mililitros.

En octubre, se incorporarán opciones más saludables para los adultos: las papas fritas se podrán reemplazar por una ensalada sin aderezo de hojas verdes y tomate, de menos de 10 calorías.

Anuncios