Barack Obama

 

El presidente Barack Obama ordenó el miércoles elevar las medidas de seguridad en todas las sedes diplomáticas de Estados Unidos, luego de condenar con firmeza la muerte del embajador y de otros tres funcionarios del país norteamericano en Libia en un ataque con cohetes.

“He ordenado a mi administración que provea todos los recursos necesarios
para apoyar la seguridad de nuestro personal en Libia e incrementar la seguridad de nuestros puestos diplomáticos alrededor del mundo”, sostuvo Obama en un comunicado.

El embajador Chris Stevens y otros tres empleados consulares murieron el martes por la noche en un ataque al vehículo en el que viajaban, tras haber dejado la misión por la irrupción de militantes que denunciaban un filme estadounidense que insultaba al profeta Mahoma, dijo un funcionario local.

Sean Smith, funcionario de manejo de información de la misión diplomática, fue identificado como uno de los enviados fallecidos en un comunicado de la secretaria de Estado Hillary Clinton. Los nombres de los otros dos empleados consulares no fueron dados a conocer porque el Gobierno estaba notificando los hechos a sus familiares.

Stevens, un veterano del servicio de Relaciones Exteriores, fue uno de los primeros funcionarios estadounidenses en llegar a la ciudad oriental de Bengasi durante la revuelta contra ex dictador libio Muammar Gaddafi.

Gaddafi fue derrocado por fuerzas rebeldes apoyadas por la OTAN en agosto del año pasado y murió en octubre.

“Condeno con firme el ataque atroz contra nuestra sede diplomática en Bengasi, que cobró las vidas de cuatro estadounidenses, incluyendo al embajador Chris Stevens”, dijo Obama.

Hombres armados atacaron y quemaron la misión estadounidense en Bengasi,  causando la muerte de un funcionario consular de Estados Unidos. El edificio fue evacuado.

Un funcionario libio dijo que el embajador Stevens estaba siendo sacado del consulado para ser llevado a un lugar más seguro cuando hombres armados
abrieron fuego.

Clinton también denunció el ataque, al describirlo como “sanguinario y violento”.

(Con información de Reuters)

Anuncios