Por: Marta Villalba / Madrid

 

Un sujetador inteligente para detectar tumores de mama
Las mamografías registran entre el 10 y el 15% de falsos ‘positivos’ y algunos especialistas cuestionan su uso. De ahí que se estén desarrollando sistemas alternativos para detectar tumores de forma temprana. Entre ellos, un sostén capaz de registrar los cambios de temperatura en la mama y así detectar las áreas donde se generan nuevos vasos sanguíneos que surgen para nutrir tejidos tumorales.
Para algunas mujeres, las mamografías pueden suponer una tortura debido a la presión que se ejerce sobre las mamas. Pero en el futuro podría evitarse esa molestia con un sujetador inteligente como el First Warning System (FWS). Su aspecto se asemeja a los sostenes convencionales para practicar deporte. Sin embargo, por dentro, en las copas, integra una serie de sensores que detectan pequeños cambios de temperatura en la superficie de la mama. Estas ligeras variaciones térmicas podrían indicar la aparición de un tumor.

Las pequeñas variaciones de temperatura recogidas por los sensores del sujetador provienen de la actividad angiogénica, el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. En los ensayos clínicos, elaborados con 650 mujeres de todas las edades, el sujetador identificó con exactitud tumores en un 90%, mientras que con las mamografías tradicionales lo normal es que sea un 70%, según explica la empresa fabricante. Es más, la compañía dice que ese calor generado en los vasos sanguíneos permite que el tumor sea detectado 6 años antes de que el tumor se vuelva visible en una mamografía o incluso una resonancia magnética.

El sistema de sensores se complementa con un software que reconoce los patrones de potenciales tumores. Los usuarios reciben los resultados del “escaneo” efectuado por el sujetador en su ordenador o su teléfono inteligente.

En defensa del producto, el fabricante señala como ventajas del sistema FWS para el paciente que no es invasivo ni tóxico y, por tanto, supone una mejora en la calidad de la atención. Para manejarlo y aprender cómo funciona se requiere un tiempo mínimo y sin necesidad de formación médica especializada. Otro punto a su favor para las consultas médicas sería el menor coste que los aparatos de mamografías, “por debajo de los 1.000 dólares”.

El sujetador inteligente para mejorar el examen clínico de los senos está pensado para que sea utilizado por los médicos de atención primaria. Si éstos detectan un positivo, derivarían al paciente hacia el facultativo especializado para un diagnóstico más profundo. Esa información también sería útil para los radiólogos al proporcionarles una evidencia fisiológica de anomalía en el pecho.

La compañía espera que el sujetador inteligente se comercialice en Europa el año que viene y en Estados Unidos en 2014 tras ser aprobado por la Agencia Americana de Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

Hoy, la mejor forma de detectar un tumor cancerígeno de mama en sus primeras etapas es con una mamografía, a pesar de los falsos positivos (de un 10% a 15% lo son). Sus beneficios superan a los riesgos porque reducen muertes por esta enfermedad: por cada 1.000 mujeres sometidas a esta prueba se salvan entre 7 y 9 vidas, según un estudio de la Universidad Queen Mary de Londres, publicado recientemente en “Journal of Medical Screening”.

No es la primera vez que se unen sujetador y tecnología. Uno similar en aspecto al FWS, llamado Numetrex, permite a las mujeres atletas monitorear su ritmo cardiaco mientras hacen ejercicio, mediante unos sensores que registran los latidos del corazón. Luego, esa información es recogida por un pequeño transmisor y éste los envía a un reloj para consultarlos al momento. La versión para hombres es con una camiseta. Otro modelo, Adidas Tennis Performance Bra, mide la frecuencia cardiaca y el gasto calórico. Ambos sujetadores se comercializan ya, a diferencia del FWS para detectar tumores.

Agradecimiento especial a
Anuncios