Zombies. Foto: Kaloian

Los domingos en Buenos Aires son generalmente apacibles. Todo lo contrario al resto de la semana cuando los ruidos, la muchedumbre y el tránsito convierten en un caos a la ciudad.

Imagínese entonces si un domingo, medio dormido, usted sube a una guagua (colectivo o bondi en Argentina) y hay una tribu de zombies como pasajeros.

No era la filmación de ninguna película o serie. Tampoco era una pesadilla. Se trataba de Zombies Walk Argentina, “una procesión de personas que recorre el microcentro porteño -en fechas determinadas- caracterizadas como zombies, imaginando una Buenos Aires que amanece atacada por un extraño y poderoso virus”.

De esa forma postearon el evento en Facebook fanáticos del subgénero de terror que en las últimas décadas, sobre todo a partir de la polémica película La noche de los muertos vivientes (1968) de George A. Romero, ha atrapado a millones de espectadores en todo el mundo.

Pero estos zombies argentinos no solo promovían la marcha por puro fanatismo, sino que le imprimieron a la misma una dosis de consciencia social. Como únicas condiciones aclaraban en la convocatoria: “no llevar armas ni de cartón” y donar “un alimento no perecedero para un comedor infantil”.

Zombies. Foto: KaloianZombies. Foto: KaloianZombies. Foto: KaloianZombies. Foto: KaloianZombies. Foto: KaloianZombies. Foto: KaloianZombies. Foto: KaloianZombies. Foto: KaloianZombies. Foto: KaloianZombies. Foto: Kaloian

Anuncios