La Catrina originalmente llamada La Calavera Garbancera.

images

La Catrina, el personaje femenino más conocido en México después de la Virgen de la Guadalupe, está hoy de cumpleaños.

Originalmente llamada La Calavera Garbancera, la figura femenina fue creada por José Guadalupe Posada, quien este año cumplió el centenario de su fallecimiento, y bautizada como La Catrina por el muralista mexicano Diego Rivera.

La versión original del autor fue un grabado en metal, hecho en 1812 y al cual nombró La Calavera Garbancera, alusiva a las personas que vendían garbanzos y con sangre indígenas corriendo por sus venas presumían de europeos y renegaban de sus orígenes.

La Catrina de Posada aparece siempre como un esqueleto ataviado solo con un sombrero, para destacar el talante señorial que querían demostrar algunos muy distantes del auténtico mexicano.

Fue Diego Rivera quien vistió a La Catrina por primera vez en su mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, creado en 1948.

Junto a casi 150 personajes de la época, en la pintura está La Catrina al lado de su creador, Guadalupe Posada, y a su padrino de nombre, el propio Rivera; también está la esposa de éste, la famosa pintora mexicana Frida Kahlo.

Incluso aparece también el poeta y revolucionario cubano José Martí, de quien el 28 de enero pasado se celebró también 160 años de su natalicio.

Con el tiempo La Catrina se presenta de muchas maneras, alegre, coqueta, bien ataviada, desde un balcón, en cerámica, óleo, pero siempre asociada con la cultura y la vida mexicanas.

La-Catrina-por-Diego-Rivera

 

El famoso mural de Diego Rivera.

  • De acuerdo con el folclore mexicano, La Catrina es mejor identificarla como la muerte, puede mostrarse de muchas formas. Algunas veces se la encuentra alegre, vestida de manera elaborada, con ganas de divertirse e incluso coquetear con los mortales. Otras, nos la encontramos “en los huesos,” lista para llevarnos cuando menos lo esperamos. Sin embargo, la relación que los mexicanos tienen con “La Catrina” se define por una serie de circunstancias íntimamente vinculadas con la historia y cultura de México, por lo que ésta se considera un huésped imprescindible en ocasiones importantes, como el Día de Muertos, que se celebra cada 2 de noviembre.
  • De acuerdo con la tradición mexicana, se cree que la muerte, pero más específicamente la memoria de nuestros fieles difuntos, nos da un sentido de identidad, ayudándonos a arraigarnos a nuestra cultura y a nuestra comunidad. Esta conspicua y perenne compañera la asociamos también, paradójicamente, con el placer de vivir ante la inminencia de la muerte. La Catrina, con su traviesa sonrisa nos invita a asir el momento, y a través de la música y la danza, encontrar el sentido de la vida. La doble identidad de La Catrina nos recuerda que la vida es aquí, ahora y eternamente, como la música y las artes.

images (1)

images (2)

 

Anuncios