bergoglio1

Jorge Mario Bergoglio S. J. arzobispo de Buenos Aires y primado de Argentina es el nuevo Papa de la Iglesia Católica con el nombre de Francisco I. El cardenal protodiácono, el francés Jean Louis Tauran dio a conocer su nombre ante la multitud eufórica reunida en la Plaza San Pedro.  Apenas 25 horas después del comienzo del segundo cónclave del tercer milenio, el humo blanco que anuncia al mundo la llegada de un nuevo Papa surgió de la chimenea de la capilla Sixtina.

 

 

 

Los 115 cardenales reunidos allí desde el martes eligieron al nuevo Pontífice en la quinta votación.

La fumata blanca salió de la chimenea de la Capilla Sixtina minutos después de las siete de la tarde.

La abarrotada Plaza de San Pedro estalló en júbilo al ver la intensa columna de humo blanco que surgió de la chimenea de la Capilla Sixtina en medio de la lluvia.

A la par de la fumata blanca, las campanas de la Basílica de San Pedro han repicado dando la buena nueva de la elección del nuevo pontífice, que pasará a la llamada sala de las lágrimas para vestirse con sotana blanca y zapatos rojos.

Muchos de los presentes en la plaza se abrazaron, algunos con lágrimas y muchos hicieron ondear las banderas de sus países y del Vaticano que portaban a la espera de ver salir al balcón principal engalanado con terciopelo granate al nuevo Papa.

Jorge Bergoglio nació en la ciudad de Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936, hijo de un matrimonio de italianos formado por Mario Bergoglio (empleado ferroviario) y Regina (ama de casa). Egresó de la escuela secundaria industrial E.N.E.T Nº 27 (ahora E.T.Nº 27) Hipólito Yrigoyen, con el título de técnico químico. A los 21 años (en 1957) decidió convertirse en sacerdote. Ingresó en el seminario del barrio Villa Devoto, como novicio de la orden jesuita.

Fue ordenado sacerdote el 13 de diciembre de 1969. A partir de entonces hizo una larga carrera dentro de la orden de la cual llegó a ser «provincial» desde 1973 hasta 1979, ya durante la Dictadura cívico-militar argentina.

Luego de una gran actividad como sacerdote y profesor de teología, fue consagrado obispo titular de Auca el 20 de mayo de 1992, para ejercer como uno de los cuatro obispos auxiliares de Buenos Aires.

Cuando la salud de su predecesor en la arquidiócesis de Buenos Aires, el arzobispo Antonio Quarracino empezó a flaquear, Bergoglio fue designado obispo coadjutor de la misma el 3 de junio de 1997. Tomó el cargo de arzobispo de Buenos Aires el 28 de febrero de 1998.

Durante el consistorio del 21 de febrero de 2001, el papa Juan Pablo II lo creó cardenal del título de san Roberto Belarmino. Además se constituyó en el primado de la Argentina, resultando así el superior jerárquico de la Iglesia católica de este país.

Forma parte de la CAL (Comisión para América Latina), la Congregación para el Clero, el Pontificio Consejo para la Familia, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el Consejo Ordinario de la Secretaría General para el Sínodo de los Obispos, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.

En virtud de su puesto episcopal, es además miembro de la Conferencia Episcopal Argentina ―de la cual fue presidente en dos ocasiones, hasta 2011― y del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano).

Tras dos periodos consecutivos como presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, el 8 de noviembre de 2011 los obispos electores de ese organismo designaron para reemplazarlo al arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo, primo hermano del fallecido expresidente argentino Raúl Alfonsín y hasta entonces vicepresidente segundo de la Conferencia Episcopal.

Una espesa cortina de humo blanco no dejaba lugar a dudas. La iglesia tenía un nuevo Papa que iba a ocupar el lugar de Benedicto XVI. Simúltaneamente, la plaza de San Pedro se convirtió en un clamor ante la elección del cardenal Jorge Mario Bergoglio como nuevo Pontífice. Su nombre será Francisco I.

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

La Plaza de San Pedro se llenó de personas durante la elección del nuevo Papa. Foto: REUTERS

Anuncios