Entre Francisco I y Benedicto XVI hay 30 kilómetros de distancia

El papa Benedicto XVI saluda a los cardenales en la Plaza San Pedro, en su última audiencia pública / EFE

Esta es una de las últimas tomas del aún Papa Benedicto XVI en donde saluda a los cardenales en la Plaza San Pedro, en su última audiencia pública / EFE

El nuevo pontífice cohabitará en el tiempo con un ex papa que el 16 de abril del año pasado, día de su 85 cumpleaños, dijo en la homilía: “Me encuentro ante el último tramo de mi vida y no sé qué me espera”  Sé que la luz de Dios está, que su luz es más fuerte que cualquier oscuridad, que su bondad es más fuerte que cualquier mal de este mundo y ello me ayuda a continuar con seguridad”.El nuevo papa Francisco I, el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, y su antecesor, Benedicto XVI, están ahora separados, a solo 30 km. de distancia que hay entre el Vaticano y Castel Gandolfo.

El obispo emérito de Roma, que anuncio su decisión de renunciar el día 11 de febrero y se hizo efectiva el 28 de ese mes, ha iniciado la última etapa de su vida, como “un simple peregrino”, según dijo poco antes de abandonar el Vaticano e iniciar un corto viaje en helicóptero a esa localidad próxima a la capital de Italia.  “Aquí tengo todo, el lago, la montaña y veo el mar”, dijo Joseph Ratzinger al describir el palacio de Castel Gandolfo, donde pasó largas temporadas durante su pontificado y en el que escribió parte de su trilogía “Jesús de Nazaret”.

Al llegar allí, la tarde del día jueves 28, Benedicto, saludó a los vecinos desde el balcón, en la que ha sido su ultima aparición pública. Después le ayudaron a instalarse en el apartamento papal.  Ese espacio ocupa dos plantas y está distribuido en el dormitorio de Su Santidad, las habitaciones de sus secretarios y las de cuatro laicas consagradas que le cuidan y que le acompañarán en esta nueva etapa de su vida, y una capilla privada.

Pero esa distancia física entre Benedicto XVI y su sucesor se reducirá al mínimo en cuando terminen las obras de restauración del monasterio de clausura Mater Ecclesia, convento de religiosas situado dentro del recinto vaticano en el que se alojará definitivamente.
n Papa que ha dejado de serlo, que constituye una figura que jamás ha existido en la Edad Moderna, podrá estudiar, escribir, escuchar música, rezar y pasear por unos jardines, dentro del Vaticano.

“Es uno de los problemas con que se encontrará la Santa Sede en un breve futuro, la convivencia dentro de los muros vaticanos del sucesor de Benedicto XVI y también del papa dimisionario”, dijo a Efe un purpurado a condición del anonimato.

El papa 265 de Roma, vivirá definitivamente a poco mas de un centenar de metros del nuevo Pontífice, muy cerca, pero no se esperan interferencias.

“Me ocultaré del mundo”, anunció Benedicto XVI.

 

Castel Gandolfo: el refugio de Benedicto XVI

Castel GaldonfoFachada de la residencia estival papal de Castel Galdonfo. | Efe

Afp | Efe | Castel Gandolfo (Italia)

Castel Gandolfo, la residencia de verano de los Papas, es una suntuosa villa a 30 kilómetros de Roma,  
Esta villa o palacio, propiedad pontificia desde 1956, se beneficia de una posición muy particular, al estar construida sobre una cresta rocosa desde la que se contempla el lago Albano. Debe su nombre a la familia Gandolfi, que estableció sus dominios en esa zona en el siglo XII.

Familia Gandolfi

Los Gandolfi fueron los que mandaron construir el castillo que en el siglo XIII pasó a la familia Savelli y que éstos vendieron a su vez a la Cámara Pontificia en 1596.

Propiedad de los papas desde entonces, sobre su emplazamiento se construyó el palacio utilizado más tarde comoresidencia estival pontificia.

En la actualidad, la villa y sus jardines se extienden sobre 55 hectáreas, esto es, 11 más que el Estado del Vaticano, el más pequeño del mundo. Asimismo, la villa o palacio disfruta de extraterritorialidad.

La propiedad, que goza de una vista al mar por un lado y al lago por otro, se encuentra a 426 metros de altitud, lo que garantiza a los que en ella se albergan un especial frescor en las tórridas noches estivales.

Históricamente, los Papas se albergaban en ella durante Semana Santa y el verano, para escapar de la canícula romana.

Ambiente familiar

Saverio Petrillo detalló que, en cuanto se supo que Benedicto XVI llegaría al lugar el 28 de febrero para dos meses, iniciaron rápidamente los preparativos a los que ya están acostumbrados. “Es cierto que su renuncia nos cogió por sorpresa”, señaló, para dejar claro a continuación que han tenido el tiempo suficiente para que Ratzinger se sienta “en un auténtico ambiente familiar“. “Aquí no hay grandes obras de arte, ni grandes salones“.

Los jardines, en los cuales se suceden los cipreses y parterres franceses, invitan a realizar largos paseos. Sin embargo, Benedicto XVI no suele frecuentarlos demasiado. “Es un hombre de estudio, reservado, que no le gusta demasiado tomar el aire”, confesó Petrillo.

Benedicto XVI, acompañado de sus dos secretarios personales, pasará las próximas semanas en su apartamento o apartamentos privados, que ocupan el ala de la villa con vistas al mar.

En 2011, quien será Papa Emérito desde las 20.00 horas de hoy, comentó sobre Castel Gandolfo: “Tengo de todo: montaña, lago y vistas al mar. Además, la gente es muy amable”. Estas palabras fueron recogidas en una placa, que hoy se puede contemplar en la fachada del Ayuntamiento, justo enfrente de la imponente villa o palacio apostólico, que domina la plaza principal de la pequeña localidad, coquetamente adornada con una fuente.

 

Papa Francisco y Benedicto XVI se reúnen….

 

1363976494_1

Foto: AFP.

No se había visto nada igual nunca. Dos Papas juntos, los dos vestidos de blanco, los dos con el tratamiento de Su Santidad. El encuentro histórico entre dos pontífices tiene lugar en Castel Gandolfo.

“Somos hermanos” con estas dos palabras el papa Francisco ha rechazado el puesto de honor que Benedicto XVI le había cedido y los dos juntos iniciaron su rezos de rodillas en el mismo banco. Previamente, en su encuentro en Castel Gandolfo ambos se habían fundido en un abrazo, según informó el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

Tras el rezo, se reunieron a solas en la biblioteca privada, donde hablaron durante 45 minutos. En estos momentos almuerzan junto a los secretarios Georg Ganswein, que es también prefecto de la casa Pontificia, y Alfred Xuareb, informa Efe.

1363976494_extras_ladillos_1_1

Diez días después de ser elegido en Cónclave como nuevo obispo de Roma Francisco, el 266º Papa de la historia, ha acudido a visitar a su antecesor, Benedicto XVI, quien el pasado 28 de febrero dimitió como pontífice alegando que le faltaban las fuerzas físicas y espirituales para llevar las riendas de la Iglesia en este difícil momento.

Una dimisión que, según Francisco, es obra del espíritu santo. “Ha sido él quien ha inspirado la decisión de Benedicto XVI por el bien de la Iglesia”, indicaba el sábado pasado en el encuentro que mantuvo con los periodistas.

El nuevo Papa ha subido a un helicóptero en el Vaticano alrededor de las 12.00 horas del mediodía y ha hecho exactamente el mismo trayecto hasta Castel Gandolfo que el 28 de febrero realizó Benedicto XVI a las 17.00, tres horas antes de que entrara en efecto su renuncia como Papa.

Francisco ha aterrizado en la residencia de vacaciones de los pontífices, donde Ratzinger vive en espera de trasladarse a su domicilio definitivo en un convento en el interior del Vaticano. Los dos Papas comerán juntos.

Francisco ya ha hecho numerosas referencias en sus discursos a su antecesor. Nada más asomarse tras ser elegido Papa al balcón central de la basílica de San Pedro, por ejemplo, rezó un padrenuestro por Benedicto XVI. Ayer mismo, en su reunión con el cuerpo diplomático, el nuevo Papa recordó a su antecesor llamándole “mi querido y venerado Benedicto XVI”.

Benedicto XVI, por su parte, no sólo habría dejado al nuevo pontífice el resultado de la investigación interna sobre la curia realizada por tres cardenales –el español Julián Herranz, el eslovaco Jozef Tomko y el italiano Salvatore De Giorgi– a raíz del escándalo por la filtración masiva de documentos reservados del Vaticano (el llamado Vatileaks) y que supuestamente revelaría intestinas luchas de poder, corrupción y relaciones homosexuales en la cúpula vaticana.

Dicen que el Papa emérito le ha dejado a su sucesor un memorando personal escrito de su puño y letra, una suerte de manual de instrucciones sobre lo que se va a encontrar a su llegada al Vaticano.

“Benedicto XVI ha dejado sobre la mesa del despacho de su sucesor unas 300 páginas escritas personalmente por él y dirigidas a su atención. Y no me refiero al dossier sobre el Vatileaks”, aseguraba hace unos días el arzobispo Loris Capovilla, secretario personal de Juan XXIII, en declaraciones al Avennire, el periódico de la conferencia episcopal italiana. Una posibilidad de la que también se hace eco el vaticanista Marco Tosatti.

Además, dos meses antes de anunciar su dimisión Benedicto XVI nombró a su secretario personal, el arzobispo Georg Gänswein (el ‘George Clooney del Vaticano’, para entendernos) jefe de la Casa Pontificia. Inevitablemente Gänswein ejercerá de nexo de unión entre los dos Papas, ya que sigue siendo secretario de Benedicto XVI (amén de su confidente) y a la vez se encargará de organizar las audiencias y los desplazamientos del Papa Francisco.

(Con información de ElMundo.es)

1613979890_extras_albumes_0_1024

El Pontífice viaja en helicóptero hacia este encuentro histórico con el papa emérito. Foto: AFP.

1605329803_extras_albumes_0_1024

Francisco y Benedicto XVI observan una pintura religiosa. Ambos intercambiaron regalos en un gesto de cordialidad. Foto: AFP.

638546874_extras_albumes_0_1024

Los dos papas charlan en una sala de la residencia. El contenido de sus conversaciones se mantendrá en secreto. Foto: AFP.

103416296_extras_albumes_0_1024

Ambos oraron juntos en el mismo banco. El papa Francisco prefirió rezar en su compañía que utilizar el lugar honorífico que había sido reservado para él. Foto: AFP.

 

 

Anuncios