By Cristina Barcelona

 

120733-550-550

No todos los bultos que aparecen en las mamas son un síntoma de cáncer. De hecho, nueve de cada diez bultos son benignos. Estos bultos no cancerosos pueden ser fibrosis o tumores de tejido conectivo y glandular, o bien, quistes o bolsas llenas de líquido. Los tumores benignos de mama (fibroadenomas) no constituyen un peligro para la vida y suelen tener fácil tratamiento. El principal tipo de cáncer de mama es el adenocarcinoma, que se produce en tejidos glandulares de cualquier parte del organismo. Los tumores específicos del seno son:

  • Carcinoma ductal

    (localizado en los conductos). El carcicoma ductal in situ se encuadra en los conductos mamarios o galactóforos, a través de los cuales la leche llega hasta el pezón. Si no se trata, puede extenderse más allá de los conductos mamarios y originar metástasis. Por esto es muy importante detectar a tiempo su presencia, para evitar la progresión hacia el cáncer. Esta detección sólo puede realizarse a través de pruebas específicas, como una mamografía, puesto que el carcinoma in situ no suele producir ningún síntoma. El carcinoma ductal invasor, o infiltrante invade el tejido adiposo del seno, desde uno de los conductos. El carcinoma invasor es el más frecuente de los cánceres de mama; supone aproximadamente el 80 por ciento de todos los que se producen.

  • Carcinoma lobulillar o lobular

    . Dentro de este tipo se encuentra el carcinoma lobular in situ, también llamado neoplasia lobular. El carcinoma lobular invasor sigue el mismo proceso de filtración que el carcinoma ductal invasor hacia el tejido adiposo, pero desde los lobulillos.

  • Cáncer inflamatorio de mama

    : menos frecuente. Se trata de un cáncer bastante agresivo, que crece rápido. Se denomina inflamatorio porque las células cancerosas bloquean los vasos linfáticos y esto se manifiesta en la piel, que adquiere una apariencia gruesa y ahuecada, similar a la de una cáscara de naranja.

  • Otros tipos

    también poco frecuentes de cáncer de mama son el mucinoso o coloide, en el que las células cancerosas producen cierta mucosidad, y el medular, un tumor infiltrante, pero con mejor pronóstico que otros cánceres invasores.

  • Cáncer de Paget

    se propaga por la piel del pezón y de la areola. En este tipo de cáncer, la piel del pezón y de la areola aparece escamosa y rojiza, con ocasionales pérdidas de sangre. En ocasiones, la enfermedad de Paget puede estar asociada con un carcinoma in situ o infiltrante.

¿Cuál es el tratamiento del cáncer de mama?
Como el cáncer de mama afecta a la mama propiamente, a la axila y a otros órganos, en ese mismo orden se clasifican las diferentes formas de tratamiento que se combinan según el estadio.  Así, cuando nos referimos a la mama hablamos de tratamiento local, a la axila de tratamiento regional y al resto del cuerpo de tratamiento sistémico.

La mama y la axila se consideran juntas a la hora de planificar el tratamiento.  Por tanto, nos referimos a un tratamiento loco-regional.  Para eso se dispone de cirugía y/o radioterapia.  Para el tratamiento sistémico se utilizan hormonas (hormonoterapia) y medicamentos (quimioterapia).

La selección del tratamiento dependerá del estadio.  En todos se tomarán en cuenta las diferentes opciones de tratamiento loco-regional o sistémico.  La decisión, que se toma multidisciplinariamente (varios especialistas: cirujano, oncólogo y radioterapeuta), considerará beneficios y riesgos.

ACERCA DE LA CIRUGIA PARA EL CANCER DE MAMA


La cirugía estándar es la mastectomía radical modificada: extirpación completa de toda la mama (mast – mama / ectomía – extirpación), de los ganglios axilares (radical – ganglios de la región, en el caso de la mama se refiere a la axila) con preservación del músculo pectoral (modificada –pues la cirugía clásica incluía extirpación de este músculo).

Desde los años 70s, numerosos estudios han demostrado que en estadios in situ e invasivo temprano, la extensión de la cirugía no afecta la sobrevida (expectativas de vida por la enfermedad), por lo que se han introducido cirugías más conservadoras (no  mutilantes), que, al preservar el complejo aréola-pezón y parte de la mama, producen efectos cosméticos superiores a la cirugía estándar.  Así, se han desarrollado dos cirugías: la excisión local amplia (extirpación completa del tumor con tejido sano a su alrededor demostrado por el estudio microscópico) y la cuadrantectomía (extirpación de un cuarto de la mama, como si fuera un pedazo de pastel, que incluye piel, mama y la capa que cubre el músculo).  La porción de mama que queda se “esteriliza” con radioterapia.   Los ganglios axilares se obtienen a través de una herida diferente sobre la axila (disección axilar).  Esta parte de la cirugía puede ser sustituida, como dijimos antes, por la biopsia del ganglio centinela.

Un requisito importante para llevar a cabo cirugía conservadora es que exista una buena proporción entre la porción de mama extirpada con la residual para que no se produzca una deformación que eche a perder los resultados cosméticos deseables.  Actualmente, para aumentar la proporción de mujeres que se beneficiarían de una cirugía conservadora, se combinan esta cirugía con  técnicas de cirugía plástica (cirugía oncoplástica de la mama:  onco – cáncer / plástica – reconstrucción).

La cirugía se considera en los estadios in situ y en los invasivos tempranos.  En el caso de los invasivos tardíos, sobre todo si es porque el tumor ha invadido piel o músculos y no hay metástasis, primero se da quimioterapia con o sin radioterapia y luego, si el tumor baja de tamaño (“se hace operable”), se procede con la cirugía.

¿Puede reconstuirse la mama después de ser extirpada?
Sí.  La extirpación de la mama constituye un profundo impacto psicológico en la mujer.  Sin embargo, la reconstrucción de la mama es una posibilidad con resultados cosméticos excelentes.

La mama puede ser reconstruida inmediatamente después de la cirugía o tiempo después.  Si es el primer caso, la mastectomía se hace preservando piel (mastectomía preservadora de piel), es decir, extirpando solo el complejo aréola-pezón; el resto de la cirugía, que es toda la mama debajo de la piel y la extirpación de los ganglios axilares –si es que no se hizo biopsia del ganglio centinela o si se hizo y dio positiva (ver antes), se practica igual que la mastectomía radical.  La mama se reconstruye a partir de piel y músculo (colgajo miocutáneo:  mio – músculo / cutáneo – piel) del abdomen (músculo recto anterior) o de la espalda (músculo dorsal ancho o latissimus dorsi).

Si es tiempo después de la mastectomía, la reconstrucción puede hacerse mediante prótesis, precedida o no de un expansor tisular (una bolsa distensible con solución salina que se coloca debajo del músculo pectoral para ir estirando progresivamente la piel), o con colgajos miocutáneos.

Obviamente, la cirugía conservadora de la mama no requiere de reconstrucción.  En estas situaciones, el médico debe prestar especial atención para que la cirugía conservadora provea resultados cosméticos excelentes.  Si de antemano considera que este objetivo no sería posible debe proceder con la mastectomía radical modificada (o preservadora de piel, si se plantea reconstrucción inmediata).

¿El cáncer de mama es prevenible?
Esta expresión se refiere a las mujeres que tienen un riesgo mayor que el promedio para desarrollar cáncer de mama, situación particular en el caso de los cánceres de origen hereditario (genético).  Una vez identificado este grupo especial de mujeres existen varias opciones, desde tratamiento con hormonas hasta cirugías preventivas, como sería la extirpación total de ambas mamas con reconstrucción inmediata.

Anuncios