394561_524070964276009_1249809747_n

Ultimamente oímos hablar más que nunca de este mal llamado CANCER DE MAMA,  un flagelo que cada día cobra vidas.  ¿Pero cuánto sabemos realmente del tema?..a continuación un excelente aporte de el Dr. José Asilis Záuter como parte de la investigación para este artículo de LA AGENCIA MUNDIAL DE PRENSA.

By Cristina Barcelona

Los Senos (Mamas)    

Los senos o mamas –en medicina nos gusta más este último término- son dos estructuras prominentes que ocupan la parte delantera en el pecho de la mujer, constituyendo un símbolo de feminidad, sexualidad y maternidad.  Encantan y preocupan.  No son raras las molestias relacionadas con las mamas.  Contrario a la creencia popular, la mayoría de las veces corresponden a situaciones benignas.  Sin embargo, el temor al cáncer despierta cautela.  Válida y retributiva, porque cuando es detectado a tiempo, las posibilidades de curación son muy altas.  Como mujer, es conveniente estar debidamente informada de todo lo concerniente al tema de las mamas, tanto en la salud como en la enfermedad, y poder contar con un médico que te sirva de apoyo y guía para la prevención y el tratamiento de los diferentes problemas que pudieran afectarlas.

¿Qué son las mamas?
Las mamas son dos estructuras que están localizadas entre la piel y el músculo pectoral (que es el más superficial del pecho).  Está formada por glándulas, grasa y tejido de sostén.  Las glándulas, parecidas a pequeños racimos de uvas, poseen unos conductos que se van uniendo con las de las glándulas vecinas hasta formar unos 15 a 20 conductos que desembocan en el pezón.  La grasa está diseminada por toda la mama y es la que le da forma.  El tejido de sostén consiste en fibras que mantienen fija a la mama tanto a la piel como al músculo.

Cuando la mujer da a luz, las glándulas aumentan de tamaño y forman leche que bebe el niño al succionar los pezones.  Una vez que cesa la lactancia, las glándulas recuperan el tamaño anterior al embarazo.

Sin embargo, las mamas no permanecen “dormidas” mientras no están lactando.  Al igual que el útero (matriz), que se prepara cada mes para anidar el óvulo fecundado e iniciar el embarazo, las mamas siguen un ciclo paralelo.  Por eso, no es raro que la mujer durante su época reproductiva  (15-40 años de edad) y hasta la menopausia (50 a 55 años de edad) sienta cambios en sus mamas durante el ciclo menstrual, percibiendo un agrandamiento premenstrual (días antes de la menstruación) seguido de una involución post-menstrual.

¿Cada vez que la mujer siente una molestia en sus senos corresponde a una enfermedad?
La mayoría de las veces las molestias en la mama se relacionan con trastornos benignos, relacionados a procesos normales de la vida reproductiva.  Hay un espectro que va de lo normal a la aberración, y, ocasionalmente, a la enfermedad.  Es decir, muchas veces las molestias corresponden a situaciones normales, otras veces a trastornos que se apartan un poco de lo normal pero sin llegar a la enfermedad (aberración) y otras a una verdadera enfermedad.

CONDICIONES BENIGNAS MAS COMUNES

Conviene explicarlas por etapas en la vida y describirlas según el espectro normal-aberración-enfermedad.

Período reproductivo temprano (15  -25 años de edad)
Cuando la mujer presenta su primera menstruación (menarquia) sus mamas son muy rudimentarias: apenas algunos conductos y algo de tejido fibroso denso sin llegar a glándulas.  Durante este período, las mamas experimentan un completo desarrollo: aparecen y crecen los racimos de glándulas, aumenta el tejido entre las glándulas y el pezón se proyecta hacia fuera.  Si uno de los racimos de glándulas se desarrolla más que los otros (aberración), se forma un tumor parecido a un cajuil denominadofibroadenoma, generalmente no mayor de 3 cm.  Raras veces alcanza tamaños mayores de 5 cm (enfermedad) y se llama fibroadenoma gigante de la adolescencia.  Estos tumores son benignos y no predisponen a cáncer.  Lo recomendable es extirparlos.   Por otro lado, cuando es el tejido entre las glándulas (estroma) el que se desarrolla por encima de lo normal (aberración), las mamas aumentan de tamaño (hipertrofia del adolescente o juvenil), pudiendo alcanzar dimensiones muy grandes (enfermedad) denominándose gigantomastia (giganto – exageradamente grande / mast – mama).

Período reproductivo maduro (25 – 40 años de edad)
Las mamas alcanzan su plenitud.  Las glándulas están completamente desarrolladas y experimentan cambios relacionadas con el ciclo menstrual, el embarazo o la lactancia.  El tejido entre las glándulas está compuesto de grasa y fibra.

No es raro que la mujer se queje de mastalgia (mast – mama / algia – dolor), que puede ser cíclica guardando relación con el ciclo menstrual (aberración).  Típicamente, el dolor aumenta antes de la menstruación y desaparece gradualmente luego de la misma.  Asimismo, se pueden sentir pequeños bultos en las mamas (nodularidad), que es otra aberración y que antiguamente se le denominaba incorrectamente displasia mamaria o enfermedad fibroquística de la mama.  Hay casos en los que la nodularidad es única y prominente (nodularidad focal), que suele ser benigna y es la causa más frecuente de tumor en la mama a cualquier edad.  No obstante, ante cualquier masa en la mama el médico determina la naturaleza benigna o maligna de la misma mediante el examen físico, estudios de imagen (ultrasonografía o mamografía) y biopsia.

Se pueden formar dentro de los conductos de la mama unos pequeños tumores benignos, los papilomas, que pueden causar sangrado por un orificio de uno de los pezones.  No obstante, cualquier sangrado por el pezón debe ser cuidadosamente investigado para descartar un cáncer.

Involución (35 – 55 años de edad)  
Durante este período, las mamas experimentan un proceso de reducción de glándulas y de estroma.  Pueden aparecer los quistes, llenos de líquidos de diferentes colores, con un tamaño que va desde pocos milímetros hasta varios centímetros.  Es la aberración más común de este período.  La mayoría es benigno y solo cuando contienen sangre es que pudieran asociarse con un cáncer (1 – 3% de todos los quistes).  El tratamiento es aspiración con una aguja.

Otra aberración de este período es la ectasia ductal/mastitis periductal, en la cual los conductos que están detrás del pezón se dilatan y el tejido que está alrededor de ellos se inflama, produciendo salida de un material cremoso o sangre a través de varios orificios de ambos pezones.  Puede convertirse en enfermedad cuando se infecta: hay inflamación, enrojecimiento y calor detrás de todo el pezón y, en ocasiones, puede desarrollar pus o abrir a la piel por un orificio (fístula).

2-dbe1a69a21

¿Qué causa las infecciones en los senos?
Las infecciones de los senos, que es causada por invasión de bacterias, pueden ocurrir en diferentes épocas de la vida.  La infección neonatal se presenta durante las primeras semanas de vida.  La infección láctea (durante la lactancia) sucede durante las primeras 6 semanas de lactancia o con el destete.  La infección no láctea puede ocurrir alrededor del pezón (periareolar) y ser debida a ectasia ductal/mastitis periductal; por lo general, afecta a mujeres jóvenes (promedio: 32 años de edad).  Otras infecciones no lácteas se presentan en la periferia de la mama y obedecen enfermedades subyacentes que padece la mujer (por ejemplo, diabetes mellitus, artritis reumatoidea,…).

SÍNTOMAS DE CÁNCER DE MAMA

Diversas investigaciones han encontrado un grupo de factores de riesgo, o circunstancias, que hacen a una persona más propensa para desarrollar el tumor.

  • Edad: el riesgo aumenta con la edad. La mayoría de cánceres de mama se produce sobre los 50 años; a los 60 el riesgo es más elevado y resulta muy poco frecuente por debajo de los 35 años, aunque también es posible.
  • Sexo : las mujeres son las más propensas a desarrollar cáncer de mama. Los hombres también pueden sufrirlo, pero la probabilidad es de uno por cada cien mujeres.
  • Antecedentes familiares : las posibilidades aumentan si una hermana, madre o hija ha sufrido esta enfermedad. Además este riesgo se eleva si el familiar que ha padecido cáncer lo ha hecho antes de la menopausia, o si ha afectado a los dos senos.
  • Haber sufrido otro cáncer : el riesgo de cáncer de mama aumenta si se ha sufrido previamente otro cáncer, especialmente de ovario o de colon, o un carcinoma lobular o ductal in situ (dos tipos de tumor maligno que aparecen en los lóbulos o en los conductos galactóforos de los senos, o conductos mamarios). Otro posible factor de riesgo es una hiperplasia benigna, una especie de tumor no maligno, que altera el tejido del seno.
  • Menopausia tardía (posterior a los 55 años)
  • No haber tenido hijos , o el primer parto a partir de los 30 años.
  • Factores medioambientales : se está investigando la posible influencia de pesticidas, campos electromagnéticos o contaminantes en agua y comida.
  • Estilo de vida : algunas investigaciones han hallado un posible vínculo entre el consumo de alcohol y el desarrollo de cáncer de mama.
  • Obesidad : A pesar de no tener ninguna constatación científica definitiva, muchos investigadores indican que seguir una dieta baja en grasas y rica en frutas y verduras, así como practicar ejercicio físico de forma regular pueden ayudar a prevenir la aparición del cáncer de mama.
  • Estrés : Una vida activa hasta límites excesivos no es conveniente ni beneficiosa. Llevar una vida estresante es nocivo para la salud y, en consecuencia, puede favorecer la aparición de enfermedades
  • THS : Ciertos investigadores indican que a partir de los 10 años con terapia hormonal sustitutiva (THS) puede aumentar el riesgo de cáncer, mientras que otros destacan que no importa durante cuánto tiempo se ha tomado en el pasado, puesto que el riesgo de cáncer existe entre las que siguen la terapia hormonal, no entre las que la siguieron en un pasado.

Anuncios