Guanahacabibes

guanahacabibes

Un enorme caudal de riquezas naturales e históricas son protegidas en la Península de Guanahacabibes, región del extremo occidental cubano de costas inhóspitas y leyendas insospechadas. Reserva Mundial de la Biosfera, sobresale por la virginidad de sus ecosistemas y en sus 100 kilómetros de extensión hay predominio de la llanura cársica rodeada de hermosas playas.

Su flora es rocosa y arenosa, con matorrales xeromorfos -con espinas-, bosques siempre verdes de gran uso melífero. Múltiple es la fauna manifiesta en aves, anfibios y reptiles, algunos exclusivos de esta zona y otros en peligro de extinción, que hallaron allí el sitio perfecto para su desarrollo.

Pero también en torno a sus colinas abundan historias increíbles sobre tesoros de piratas, las cuales contadas por los lugareños toman cierto acento de misterio que suele vagar por la península, de escasa densidad poblacional.

Una de las más asombrosas se centra en la llamada Cueva de la Sorda, donde afirman la habitan dos mujeres, una convertida en caimán y otra en majá, hechizadas ambas por su padre. El anciano ocultó en el interior de la caverna un tesoro y fue su deseo que las dos muchachas transformadas en animales lo cuidaran, fabulación que a menudo divierte a los espeleólogos en sus exploraciones por la espelunca.

No menos asombrosos son los rumores que circundan a la cueva del pirata Perjuicio, lugar donde el bandido escondió un botín y lo tapió con cemento romano.

Pero quizás la más difundida es la leyenda de María la Gorda, quien cuentan fue una indígena venezolana traída a la fuerza en un barco pirata y abandonada a su suerte, mientras otros la caracterizan como la hija de un navegante español quien naufragó en esos dominios. Dicen que la rolliza mujer se asentó en la Ensenada de Corriente, en el extremo occidental de Cuba, y para sobrevivir suministró comida y compañía femenina a los tripulantes de cuanto navío se aventuraba por el área.

A siglos de distancia en aquellos parajes su nombre lo lleva un centro turístico concebido fundamentalmente para buceadores, pero que deviene a su vez en la mejor opción para quienes buscan un sitio tranquilo y aislado.

Y también la península cuenta con tesoros concretos, como los yacimientos arqueológicos hallados en el nuevo cueverío de la región, consistentes en residuarios de los guanahatabeyes, como platos, cucharas, percutores de piedra y gubias de caracoles Strombus.

Principio o final de la Isla, así es esa porción de tierra, bella, virgen y misteriosa…

Iguana, especie abundante en la Península de Guanahacabibes en el extremo más occidental de Cuba tomando el sol de la mañana. AIN FOTOS/Abel PADRÓN PADILLA

Iguana, especie abundante en la Península de Guanahacabibes en el extremo más occidental de Cuba tomando el sol de la mañana. AIN FOTOS/Abel PADRÓN PADILLA

Ubicada en la zona occidental de Cuba, en la provincia de Pinar del Río, la península de Guanahacabibes es una zona llana en la que predominan las rocas calcáreas, las arcillas y las arenas. Su extremo occidental es el cabo de San Antonio, a 210 km de la península de Yucatán.

Las aguas que rodean a Guanahacabibes, una de las seis Reservas de la Biosfera en Cuba, se caracterizan por la abundancia de fauna, y lo mismo puede decirse de la costa, en la que se encuentran áreas naturales protegidas. Un dato curioso: antes de la llegada del Gran Almirante Cristóbal Colón, en la zona vivía una abundante población aborigen, pero actualmente es un área con pocos habitantes.

Lo que sí prolifera en esta península de naturaleza sorprendente es la fauna, que incluye jutías, perros jíbaros y venados. En la zona del litoral pueden observarse iguanas, y también miles de cangrejo, que inundan el área sobre todo cuando es época de desove.

En cuanto a la flora, de las más de 500 plantas superiores,14 son endémicas del lugar, y otras como el cedro, la caoba y el ébano, son de gran valor económico.

Pájaro Carpintero, una de las especies que forma parte de la fauna de la Península de Guanahacabibes en el extremo más occidental de Cuba.Abel  PADRÓN PADILLA/

Pájaro Carpintero, una de las especies que forma parte de la fauna de la Península de Guanahacabibes en el extremo más occidental de Cuba.Abel PADRÓN PADILLA/

Sijú Platanero es una de las especies que forma parte de la fauna de la Península de Guanahacabibes en el extremo más occidental de Cuba AIN FOTOS/Abel PADRÓN PADILLA

Sijú Platanero es una de las especies que forma parte de la fauna de la Península de Guanahacabibes en el extremo más occidental de Cuba AIN FOTOS/Abel PADRÓN PADILLA

Iguana, especie abundante en la Península de Guanahacabibes en el extremo más occidental de Cuba tomando el sol de la mañana,. AIN FOTOS/Abel PADRÓN PADILLA

Iguana, especie abundante en la Península de Guanahacabibes en el extremo más occidental de Cuba tomando el sol de la mañana,. AIN FOTOS/Abel PADRÓN PADILLA

Macao, una de las especies que forma parte de la fauna de la Península de Guanahacabibes en el extremo más occidental de Cuba AIN FOTOS/Abel PADRÓN PADILLA

Macao, una de las especies que forma parte de la fauna de la Península de Guanahacabibes en el extremo más occidental de Cuba AIN FOTOS/Abel PADRÓN PADILLA

Anuncios