CUBADISCO2013_downUn intenso programa de actividades con propuestas que trascienden la música y el fonograma presentará la XVII Feria Internacional Cubadisco 2013 la misma que empezó ayer sabado 18 y terminará el 26 de mayo en La Habana.

Gloria Ochoa, presidenta del Comité Organizador del evento, informó a la prensa que esta edición cuenta con una programación de lujo que incluye a los mejores representantes del ámbito musical nacional en todos los géneros.

El Teatro Nacional de Cuba es la sede principal, que acogerá la gala de premiación del certamen y los conciertos de las orquestas sinfónicas del país.  Otros escenarios serán el teatro Karl Marx, el Instituto Superios de Arte y la Casa de las Américas, en la que se efectuará un homenaje póstumo al líder de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez.

Destacadas figuras de la Isla ya se encuentran animando la cita en la que se ofrecerán conciertos de artistas entre los que destaca el encuentro entre la Orquesta Aragón y la Original de Manzanillo y la presentación del violinista de Ecuador Jacobo Ormaza, país al que está dedicada la Feria.

El debate y la reflexión teórica también tendrán su espacio en el Simposio Internacional Cubadisco que sesionará en la sede del Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana, con la asistencia de destacados musicólogos e investigadores.

La gran fiesta de la discografía está dedicada, además, al violín, a la música de concierto y a los jóvenes, y tendrá como presidente de honor al destacado violinista y pedagogo Alfredo Muñoz Fernández.

Cubadisco sonará más fuerte

images (6)

Si participar es suficiente para algunos, ganar es el sueño para otros. Estas son las emociones que comparten los músicos cubanos que atesoran, como un lauro a su esfuerzo y talento, las nominaciones a la XVII Feria Internacional Cubadisco.

Ahora, los comentarios están muy lejos de los premiados que se conocerán en la primera jornada del gran certámen de la discografía en la Isla. Se habla de la antesala: los nominados, quienes fueron presentados en una gala el pasado 24 de abril en la Casa de la Música Habana.

Con la presidenta del Comité del Premio Cubadisco, la musicóloga Neri González Bello, conversamos para desentrañar algunas de las peculiaridades del proceso de nominación, sus categorías y presupuestos, así como el carácter de algunas presencias.

¿Cómo se ha desarrollado el proceso de nominación?

Con la presentación de los nominados culminó una parte del proceso del premio. Las nominaciones comenzaron desde inicios de marzo y el primer eslabón fue la decantación, en esta ocasión porque tuvimos 225 fonogramas optando por ellas. Ha sido un proceso difícil y engorroso que ha requerido de mucha consagración por parte del Comité del Premio, al cual le estoy agradecida porque esa cantidad de discos ha exigido muchas más sesiones, entrega, dedicación y compromiso. El sentir de todos los jurados para nominar ha sido sobretodo tener en consideración, la calidad, el valor artístico y cultural de cada uno de los fonogramas presentados.

¿A qué responden las 47 categorías del concurso y la aparición de algunas nuevas?

Este año hemos tenido que abrir varias categorías, crear otras, como es el caso de Musicalización de Textos. Por primera vez recibimos una buena cantidad de discos dirigidos a la musicalización de textos de diversos poetas, que provienen del premio de creación Ojalá que promueve Silvio Rodríguez.

Además, hemos tenido que abrir otras dentro de la Cancionística, como Canción en Vivo y Canción Contemporánea, por la cantidad y calidad de los fonogramas. Asimismo, nos hacemos eco por primera vez de una tendencia que va dirigida a la existencia de un Jazz Cubano y abrimos una categoría distinta a la de Jazz, dejando esta última para aquellas producciones con una mirada más ortodoxa y convencional, más cercana a los preceptos norteamericanos. Abrimos también por primera vez la categoría de Trova Tradicional; históricamente hemos tenido Trova, Trova-Fusión o Trova Pop Rock, pero en esta ocasión recibimos tres discos esenciales en esa categoría.

Este año reconocimos la existencia de la Música Electrónica. Refrendamos una vez más esa diferencia conceptual entre la categoría de Rock y Metal, que fue una batalla de muchos años del Comité del Premio y que se concretó desde hace 2 o 3 ediciones anteriores. Y resultó muy polémica categoría de Pop, con la división de Pop Fusión.

¿Qué entienden por fusión?

La categoría de Fusión es una de la más polémica; es un término difícil, sobre todo porque todavía no estamos claro de a qué nos estamos refiriendo con eso. Lo empleamos como una categoría operativa, que agrupa la discografía que se propone esa diversidad o esa mezcla o esos híbridos genéricos o estilísticos en una misma obra, pero como proceso de composición y que están presentes desde el principio y hasta el final de un mismo tema o un mismo producto discográfico.

¿Permanecen algunas otras categorías?

Hemos refrendado la categoría de Didáctico, en este caso desde lo audiovisual. Asimismo, la de Música Latina que abrimos en 2012 dedicada a las producciones que se mueven dentro del espectro de lo bailable pero mucho más variado, que acogen la timba, la salsa y el son como género de base, además de reguetón, pop, merengue y, principalmente, merengue electrónico, una de las maneras de hacer que más está predominando en la contemporaneidad.

¿Qué presencia tienen los fonogramas de los jóvenes y dedicados a la música de concierto?

Es esencial. Los jóvenes están presentes en muchísimas categorías como Música Electrónica, Rock, Metal, Rap/Hip-Hop. La música de concierto también tiene una fuerte presencia y participación en esta edición, y desde años anteriores, fundamentalmente por el empeño de la casa discográfica Colibrí.

¿Cómo se insertan las producciones independientes y los músicos cubanos residentes en el exterior en la competencia?

De los fonogramas presentados una buena parte, después de Colibrí, corresponde a producciones independientes. Esto se complementa con la apertura desde 2009 a la presencia de los músicos cubanos en la diáspora, lo cual ha enriquecido mucho el certamen, en términos de resultado sonoro de lo que sucede en el mundo, no solo en nuestro patio. Cada año podemos apreciar la receptividad que tienen nuestros músicos respecto a esas producciones y cuanto se nutren de esas creaciones que tienen lugar en otros países.

La categoría de canción contemporánea se fundamenta por la presencia de los músicos cubanos en la diáspora. Es el caso de Gema Corredera; de Niuver y Janysett McPherson, radicadas en Francia. Esto se equilibra con Descemer Bueno, músico que fue primero reconocido en Estados Unidos, España, y que afortunadamente ha sido descubierto en nuestra tierra; y con Gretell Berreiro.

¿Existe alguna distinción con los discos producidos con sellos extranjeros?

Hace cuatros años abrimos esa posibilidad y el saldo ha sido positivo. Esta la quinta edición con este concepto y ha sido saludable. En algún momento tuvimos el temor que la competencia fuera desleal, teniendo en cuenta que los recursos tecnológicos no son los mismos dentro o fuera de Cuba, sin embargo el tiempo nos ha demostrado que podemos estar a la altura de esas grandes producciones.

También reconocemos que la variedad es importante, que estar abiertos a otros sonidos, imaginarios y competencias que forman parte del background de esos músicos que están fuera contribuye a enriquecer también el quehacer de los que están dentro. Es algo que debemos potenciar y apoyar y a lo que no debemos temer.

Entonces, ¿se mantendrá la participación de los músicos en la diáspora?

Esta apertura tiene sentido. El Premio ha demostrado con el tiempo que es una oportunidad sumamente importante para los músicos dentro o fuera de Cuba, por las señales que nos envían los que optan por ser nominados. Para todos ellos es primordial ser reconocidos en su patria, y el Cubadisco les ofrece esa posibilidad. Este evento contribuye a promocionar, reconocer y legitimar un tipo de creación que de otra manera resultaría más complicado llegar al conocimiento de las audiencias cubanas.

El Premio Cubadisco se basa en reconocer los valores artísticos y culturales de un fonograma, más allá del lugar donde pueda estar radicado su artífice, sin desconocer su posición política porque también hacemos política cultural.

¿Qué tratamiento recibe el reguetón?

Hace unos años atrás abrimos la categoría para aquellos que han sabido hacer un tipo reguetón verdaderamente autóctono, diferente, que responda a una manera cubana. Lo hemos reconocido pero siempre teniendo en cuenta la calidad de los textos. No seríamos capaces de nominar o premiar un fonograma que atentara contra los valores sociales, éticos, estéticos de nuestro país.

(Tomado de Radio Rebelde)

La fiesta arrancó ayer sábado….

Uno de los más importantes eventos de la música cubana, Cubadisco 2013, inició el sábado por la noche sus actividades con dos galas de premiaciones.  

En los espectáculos, con sede en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional, se presentarán reconocidos artistas y agrupaciones del panorama sonoro de la Isla, en muestra de la variedad de producciones que compiten por el galardón en las diferentes categorías.

Cubadisco acoge en esta edición un amplio programa de actividades que tiene entre sus platos fuertes el Simposio Internacional, el cual sesionará desde el próximo lunes en el Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana.

Entre las propuestas figuran, además, las galas que ofrecerán las disqueras del país y el espectáculo Brouwer Flamenco que tendrá como protagonista al destacado guitarrista Josué Tacoronte.

Uno de los grandes retos que enfrenta la mayor cita de la discografía será la recuperación de su carácter comercial, cometido que asumirá a partir de la venta de discos, DVDs, partituras, libros y otros artículos en diferentes sedes de la capital.

La XVII Feria está dedicada al violín, a la música de concierto y a los jóvenes, y tendrá como presidente de honor al destacado violinista y pedagogo Alfredo Muñoz Fernández.

 (Con información de agencias)

Anuncios