El famoso director de cine Roman Polanski realizó en Cannes algunas declaraciones desafortunadas antifemenistas y provocadoras: “Intentamos igualar los géneros, eso es totalmente idiota”, anunció.

roman-polanski

“La píldora ha cambiado mucho a la mujer de nuestro tiempo, la ha masculinizado y hay otros elementos que alejan el romance de nuestras vidas, es una verdadera pena”, lamentó Polanski durante la presentación de la película ‘La Vénus a la fourrure’ (literalmente ‘La Venus con abrigo de piel’), que desarrolla el tema de la dominación y el sexismo.

“Creo que es una pena que regalar flores a un mujer se haya convertido en algo indecente”, lamentó en la rueda de prensa el francopolaco de 79 años, que estaba acompañado por su mujer Emmanuelle Seigner, protagonista de la película.

 

¿Pero quién es Roman Polanski?

Roman PolanskiRaymond Roman Thierry Liebling,  nació en París en 1939, hijo de inmigrantes judios polacos.  Por sus ancestros judíos, experimentó en carne propia los males de la Segunda Guerra Mundial, como la perdida de su madre  -católica, pero “clasificada racialmente” como judía por parte de padre— en el campo de concentración de Auschwitz.  Su padre pese a que estuvo también recluido dos años en el campo de concentración de Mauthausen-Gusen sobrevivió, convirtiéndose en uno de los pocos supervivientes polacos del Holocausto.  Durante la guerra, Polanski sobrevivió al gueto de Cracovia y luego, tras vivir como un mendigo en la calle, logró escapar de los nazis haciéndose pasar por hijo católico en familias de acogida.

Después de la guerra, siendo muy joven, empezó a interesarse por el mundo del cine y comenzó su carrera como actor teatral. Más tarde cursó estudios en la Escuela de Cine de Łódź.  Realizó varias películas como actor y fué en una de ellas que conoció a la que fué su primera esposa con la que se casó en el 1959 a los 26 años y de la que se divorció en 1962.

Su primer largometraje en Polonia: El cuchillo en el agua (rodada en 1961 pero estrenada en 1962), siendo nominada a la mejor película extranjera en los Óscar de 1963.  La película ya mostraba algunas de las características de sus siguientes producciones,  su gusto por los ambientes claustrofóbicos.  Gracias al reconocimiento cosechado con El cuchillo en el agua, Polanski rodó Repulsión (1965). Escribió el guion junto con su amigo Gérard Brach y contó con una banda sonora del también íntimo Krzysztof Komeda, que ya había realizado varias composiciones musicales para los cortos de Roman.  Esta película fue ya producida por una compañía más o menos importante y significó su primera gran producción en el Reino Unido, con Catherine Deneuve como estrella principal y con un argumento de thriller psicológico que le valió varios premios, incluido el Oso de Plata en el festival de Berlín de ese año.  En 1966 filmó Callejón sin salida (Cul-de-sac), en Reino Unido, con Donald Pleasence como protagonista, en la que aparte del ambiente claustrofóbico tan característico del autor, deja ver atisbos de un humor negro muy particular que acompañará algunas de sus mejores películas con esta película consigue el Oso de Oro en el festival de Berlín, así como muchos otros premios.

En 1967 Polanski dio el gran salto a los Estados Unidos con El baile de los vampiros, primer filme que rodó en color. Una parodia de las películas de vampiros de la época, le permitió mostrar sus dotes interpretativas y lo consagró en el mercado norteamericano, esta película fué destrozada debido a la excesiva censura de la época y solo puedo ser vista completa tiempo después.   Antes y durante el rodaje comenzó una relación amorosa con la bella actriz Sharon Tate, de 23 años (a pesar de que ésta se encontraba saliendo por aquel entonces con un prestigioso peluquero de Hollywood, Jay Sebring), con la que se casó en enero de 1968 en Londres.

sharontate1

 

Sharon Tate

En 1968, Polanski rodó en EE.UU. una de sus películas más emblemáticas y polémicas: Rosemary’s Baby (conocida en Hispanoamérica como El bebé de Rosemary y como La semilla del diablo en España).  Interpretada por la actriz Mia Farrow la película obtuvo numerosos premios (entre ellos varias nominaciones al Óscar), logró el éxito internacional y tuvo gran repercusión. Cabe destacar que Polanski tenía en mente utilizar para el papel protagonista a su mujer, Sharon pero al no oir nada de parte de los productores desechó la idea.  Polanski, de 35 años, se encontraba en la mejor etapa de su vida, como reconoció él mismo.

En abril de 1969 sufre la muerte de su querido compositor musical de películas Krzysztof Komeda a causa de un accidente. Era el preludio de una serie de desgracias que se cebarían con el director polaco.

Por aquel tiempo, Polanski se había mudado a una enorme mansión en el 10050 de Cielo Drive, en Los Ángeles (California), donde tuvo lugar uno de los sucesos que marcarían su vida, tanto personal como cinematográfica.                                                     Su mujer, la actriz Sharon Tate, que se encontraba embarazada de ocho meses, fue una de las víctimas de la masacre que la banda de Charles Manson realizó en dicha casa de la forma más monstruosa.   Los sucesos tuvieron lugar mientras Polanski se encontraba en Londres preparando otro largometraje, El Día del Delfín, que jamás terminó. El suceso ocurrió la madrugada del 9 de agosto y Polanski tenía en mente regresar el día 12 a tierras norteamericanas, tras haber estado desde el 20 de julio en la capital británica.

Regresa al cine en el 71 con Macbeth, en una personal adaptación de la obra de William Shakespeare la que fué un fracaso comercial a pesar que en Inglaterra fué bien.   En la película destaca en la película la matanza realizada por el protagonista sobre los escoltas del Rey que hace alusión a los asesinatos de su esposa y amigos.

En 1973 en Italia rodó  ¿Qué?, una comedia disparatada con Sydney Rome y Marcello Mastroianni que recordaba por momentos a Alicia en el país de las maravillasy que contiene alguno de los momentos más divertidos de su filmografía la misma que fué un fracaso en EE.UU., pero en Europa consiguió un notable éxito, sobre todo en Francia, Italia y Alemania. En España fue prohibida por la censura de la época, debido a los continuos desnudos de Sydne Rome, y tan sólo pudo verse en salas de arte y ensayo en versión original subtitulada. Actualmente se ha editado en DVD en España por Filmax.

En 1974 Polanski rueda Chinatown, una película inspirada en los clásicos del cine negro, con las apariciones estelares de Jack NicholsonFaye Dunaway y John Huston. La película fue un éxito mundial y lograría 11 nominaciones a los Óscar, de los que obtendría tan sólo uno, así como otros numerosos premios.

En 1975 empezó a preparar el rodaje de Piratas, con Jack Nicholson, invirtiendo gran parte de su propio dinero en la preparación pero ninguna productora cinematográfica se interesó por el proyecto, Polanski abandona el proyecto y se va a  Francia, donde, apoyado de nuevo por las multinacionales, comienza el rodaje de El quimérico inquilino (The Tenant), un «thriller» psicológico que quizá sea la obra cumbre del director polaco y en el que él mismo actúa como protagonista.   Las  autoridades francesas pretendían presentar el largometraje en el festival de Cannes, Polanski se vio obligado a realizar el proyecto a gran velocidad, con lo que pasaron tan sólo ocho meses desde que se escribió el guion hasta que se estrenó la película.  El quimérico inquilino se estrenó en 1976, fracasó en el festival de Cannes y recibió malísimas críticas. Fue un tremendo fiasco comercial y, curiosamente, hoy en día se ha convertido en el largometraje favorito de muchos de sus seguidores, ya que es uno de los trabajos más personales de Polanski y, a la vez, más retorcido, mezclando de forma magistral terror con humor negro.

Cabe recordar que en 1977 Polanski tuvo relaciones sexuales con una menor. Fue acusado de seis delitos, como abuso bajo la influencia de drogas y abuso de menores, pero finalmente fue condenado solo por relaciones sexuales ilegales.

Cuando la Justicia norteamericana le amenazó con nuevas sanciones el director de cine abandonó el país. La Interpol ordenó prohibirle la entrada a 188 países, pero se movía libremente entre Francia ySuiza. En 2010 Polanski fue liberado de su arresto domiciliario después de que el Gobierno suizo se negara a deportarlo a  EE.UU.

Una Venus vengativa que domina sexual y psicológicamente es la estrella de la aclamada película de Roman Polanski “La Vénus à la Fourrure”, una de las dos últimas a concurso proyectadas en el Festival de Cannes.

El director es uno de los 20 que aspira a la Palma de Oro, que entregará hoy un jurado presidido porSteven Spielberg. Polanski obtuvo el premio en 2002 por “El pianista”, un drama semiautobiográfico sobre el gueto de Varsovia, por el que también obtuvo el Oscar al mejor director.

“Creo que cuando muestras una película aquí, tiene que ser a concurso, tienes que ser un aspirante”, dijo Polanski a los periodistas antes de la proyección oficial. “E incluso aunque no me lleve nada, puedo decir, “bueno, ya lo tuve””, añadió.

Entre los máximos aspirantes al galardón al finalizar los 12 días de concurso están también la historia de amor del director francés Abdellatif Kechiche “La vie d’Adèle” -cuyas explícitas escenas lésbicas han sido muy comentadas- y la película “Inside Llewyn Davis”, una cinta de los directores Ethan y Joel Coen que narra los intentos de un cantante por convertirse en artista de folk en la década de 1960.

También están en la lista “La grande bellezza”, del italiano Paolo Sorrentino, una oda mágica y embriagadora a la decadencia de Roma, y “Le passé”, un drama psicológico repleto de tensión del director iraní Asghar Farhadi.

La decisión de Ang Lee, Vidya Balan, Daniel Auteuil, Lynn Ramsay, Christoph Waltz, Naomi Kawase, Nicole Kidman y Cristian Mungiu otorgará el máximo galardón y otros el domingo.

“Behind the Candelabra”, del director estadounidense Steven Soderbergh y protagonizada por Michael Douglas en el papel del pianista Liberace, fue un espectáculo opulento repleto de brillantez, mientras que la cinta más desvergonzadamente política de este año fue la del director Jia Zhangke con su crítica visión de la China moderna en “A Touch of Sin”.

Anuncios