Maite Hontelé, es una “vikinga que tiene el corazón sonero”. Foto Marianela Dufflar/Cubadebate

Maite Hontelé, es una “vikinga que tiene el corazón sonero”. Foto Marianela Dufflar/Cubadebate

Maite Hontelé, quién se autotitula con gran orgullo “Vikinga”, toca la trompeta de manera extraordinaria, pues domina la técnica con todo rigor, independientemente a que pone su corazón en la escena, si se trata de interpretar sones como “Mata Siguaraya” del pianista y compositor cubano, Ezequiel Lino Frías Gómez.

Por si fuera poco habla el idioma español perfectamente. Justo por todo lo anterior cuando confiesa que nació en Holanda, es en ese momento en el que todos se preguntan cómo esta mujer de 23 años, músico excepcional, ha alcanzado tal maestría y más, si como ella dice: “es una vikinga que- aclara- tiene el corazón sonero”.

Así tomó por sorpresa, al público que asistió a la Gala auspiciada por el Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM), la Agencia Musicuba y RTV Comercial en el marco de Cubadisco, efectuada en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional, el pasado 22 de mayo y que bajo el guión y la dirección artística de Tony Pinelli, reunió a un importante elenco de músicos e intérpretes cubanos, quienes rindieron tributo a Benny Moré, en el 50 aniversario de su desaparición física.

Nombres como Emilio Vega quien asumió la dirección musical y los arreglos de los temas presentados, Emilio Morales al piano, Lázaro Dagoberto González en el violín, Bárbaro Torres en el laúd, así como intérpretes de la calidad de Tania Pantoja, Waldo Mendoza, Laritza Bacallao, Pedrito Calvo y Mayito Rivera por solo citar algunos ejemplos, alzaron su voz y fueron ovacionados en sus actuaciones.

Sin embargo, definitivamente, uno de los grandes atractivos de este espectáculo resultó ser Maite, quien de repente ante la presentación de Issac Delgado, apareció en el escenario y luego de agradecer su participación en este homenaje a Benny y la importancia de su viaje a Cuba, dejó descubrir toda su dimensión artística al asumir solos de trompeta, que dejaron al público doblemente conmovido ante su perfecto español y sus magistrales interpretaciones.

Cuenta Emilio Vega que en los ensayos, varios músicos al verla con la trompeta, dudaron que esta mujer lograra convencerles, pero cuando hizo sonar su instrumento fue capaz de dejar a todos pensativos e impresionados por su verdadero talento.

Luego de esta actuación única para el público capitalino, el azar, hizo que directivos del EGREM permitieran encontrarnos con Hontelé, horas antes de partir hacia Europa, en el Hotel Melíá Cohíba.

Allí nos dio a conocer su historia y su pasión por la música cubana que se inició a los cuatro años de edad, debido a la cantidad de música atesorada por su padre, en discos de acetato, procedentes de la isla y varios países de América.

Desde su infancia se adentra en la sonoridad de orquestas como las de Félix Chapotín, La Gloria Matancera, La Aragón, La Banda de Benny Moré, Machito y sus Afro- Cubans a las que se sumaron el Gran Combo de Puerto Rico, La Sonora Ponceña, sin dejar de mencionar a trompetistas cubanos como Oscar Velasco “Florecita” y Alfredo “Chocolate” Almenteros, por los que siente mucho respeto y le provocan grandes emociones.

Todo ello la lleva a decidirse por el estudio de la trompeta como instrumento, hasta definitivamente integrar a los 14 años una orquesta de salsa y posteriormente, graduarse en el Conservatorio de Rotterdan nada más y nada menos, que con un concierto de música latina.

Luego viajó a Colombia en dos ocasiones haciendo importantes conciertos en unión de Rumbatá Big Band.

En el año 2009 decide radicarse en Medellín y compartir su vida con el músico, compositor y arreglista colombiano, Juancho Valencia. Es justo en ese año que presenta su primera producción discográfica “Llego la mona”, tomando como referencia que en Colombia, se les denomina “monas” a las rubias.

Este fonograma tuvo gran aceptación y sirvió de inspiración a varias mujeres de ese país, que rompieron tabúes, y hpy se dedican al estudio de la trompeta.

Giras con el Buena Vista Social Club, conciertos con importantes salseros, van conformando la carrera profesional de esta intérprete, la cual asevera que este viaje a Cuba, le parece asombroso, pues ante el llamado de Issac Delgado y la invitación de ambos, por parte de la EGREM, aprovechó los tres días de descanso de la gira que viene realizando por varios países de Europa, promocionando su segunda producción discográfica “Déjame así” para convertir en realidad uno de sus mayores sueños, venir a La Habana, caminar por sus calles y conocer de cerca a varios músicos cubanos como Emilio Vega, Alexander Abreu, Julio Padrón y Robertico Carcasés a quienes admira y con quienes compartió en la Casa de la Música y en el Habana Café , algo que por lo fugaz, aún le resulta difícil de creer.

La hora de partir se acercaba y solo existió un corto tiempo para que esta holandesa de nacimiento,asegurara que tiene que volver a Cuba, fuente de inspiración para su obra, para participar en el Festival de Jazz al cual ha sido invitada, que además quiere y necesita de melodías bellas para poder hablar con la trompeta y por último, confesó, que su mayor reto es alcanzar la sonoridad cubana en su instrumento como sello personal, algo que para los que logramos escucharla sabemos que ya, es un hecho .

Maite Hontelé e Issac Delgado interpretaron “Mata Siguaraya”, del  pianista  y compositor cubano, Ezequiel  Lino Frías Gómez. Fotos. Marianela Dufflar/Cubadebate

Maite Hontelé e Issac Delgado interpretaron “Mata Siguaraya”, del pianista y compositor cubano, Ezequiel Lino Frías Gómez. Fotos. Marianela Dufflar/Cubadebate

Pedro Calvo, Waldo Mendoza, Issac Delgado, Maite Hontelé, Laritza Bacallao,  Tania Pantoja y Mayito Rivera,  rindieron tributo con su arte al Sonero Mayor Benny Moré. Foto. Marianela Dufflar/Cubadebate

Pedro Calvo, Waldo Mendoza, Issac Delgado, Maite Hontelé, Laritza Bacallao, Tania Pantoja y Mayito Rivera, rindieron tributo con su arte al Sonero Mayor Benny Moré. Foto. Marianela Dufflar/Cubadebate

Mencionar a trompetistas cubanos como Oscar Velasco “Florecita”  y  Alfredo  “Chocolate” Almenteros,   le provocan grandes emociones. Fotos. Marianela Dufflar/Cubadebate

Mencionar a trompetistas cubanos como Oscar Velasco “Florecita” y Alfredo “Chocolate” Almenteros, le provocan grandes emociones. Fotos. Marianela Dufflar/Cubadebate

Su primera producción discográfica “Llego la mona”, toma como referencia   a las mujeres rubias que en Colombia, se les denominan “monas”. Foto. Marianela Dufflar /Cubadebate

Su primera producción discográfica “Llego la mona”, toma como referencia a las mujeres rubias que en Colombia, se les denominan “monas”. Foto. Marianela Dufflar /Cubadebate

Anuncios