Helen-Thomas-1

La periodista Helen Thomas, nació un 4 de Agosto de 1920 en Winchester (Kentucky) en los Estados Unidos de América en una familia de nueve hermanos y descendiente de inmigrantes libaneses, Helen Thomas quién por décadas cubriera La Casa Blanca, trabajó hasta una edad en la que la mayoría de sus compañeros se habrían retirado.  Con más de 80 años, la periodista llegaba a la Casa Blanca al amanecer para cubrir la rueda de prensa diaria y después desplazarse al Congreso.  Murió hoy 20 de Julio a los 92 años tras una larga enfermedad, según informaron fuentes familiares a las cadenas de televisión del país. Helen Thomas cubrió la información a 10 presidentes durante casi medio siglo y pasó a ser una leyenda viviente en el periodismo Estadounidense.  Su presencia en las conferencias de prensa de La Casa Blanca con sus inquietantes y directas preguntas, exasperaba con frecuencia a los voceros presidenciales y una que otra vez a los propios Mandatarios.

Thomas fue pionera como una de las primeras mujeres en cubrir al presidente y era considerada la decano de la prensa de la Casa Blanca, porque era la más veterana periodista ejerciendo el oficio en ese lugar. Su carrera, sin embargo, llegó a su fin bajo una nube de controversia.  Thomas concluyó su carrera trabajando para el conglomerado de medios Hearst como columnista, y uno de sus escritos con comentarios respecto a los judíos, devastó su carrera.

En 2010, un vídeo de YouTube apareció mostrándola diciendo que Israel debería “largarse de Palestina”, y que el pueblo judío debería irse a casa a “Polonia, Alemania y Estados Unidos… y en todas partes”.

Thomas se disculpó por sus comentarios, escribiendo, “No reflejan mi creencia sincera de que la paz llegará a Oriente Medio sólo cuando todas las partes reconozcan la necesidad del respeto mutuo y la tolerancia. Que ese día llegue pronto”.

Helen Thomas anunció su retiro una semana después.

En 2012, el funcionario palestino Hanan Ashrawi otorgó a Thomas un reconocimiento.

La periodista, hija de inmigrantes libaneses, nació en Winchester, Kentucky, el 4 de agosto de 1920, en una familia de nueve hijos. Thomas fue criada en Detroit, Michigan, donde asistió a la Universidad Estatal de Wayne y se graduó con una licenciatura en 1942. En octubre de 1971, se casó con Douglas Cornell, quien murió en 1982.

Escribió tres libros: “En Primera Fila en la Casa Blanca: Mi Vida y Mis Tiempos” (1999), “Gracias Sr. Presidente: Memorias Ingenio y la Sabiduría de la Primera Fila en la Casa Blanca” (2002), y “Perros Guardianes de la Democracia; El menguante Cuerpo de Prensa de Washington y cómo ha Fallado al Público “(2006).

Al describir su trabajo, Thomas dijo una vez: “Yo nunca he cubierto el presidente de cualquier manera distinta de la que él sea el responsable”.

Thomas rompió algunas barreras al convertirse en la primera mujer presidenta de la prestigiosa Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca y del Gridiron Club de Washington.

“Espero que haya muchas mujeres que me sigan justo en este mismo lugar”, dijo. Ya en sus años 80, fue la mentor de muchos jóvenes periodistas.

Thomas dejó UPI en mayo de 2000 cuando la agencia de noticias fue vendida a una empresa controlada por el reverendo Sun Myung Moon, el fundador y líder de la Iglesia de la Unificación en todo el mundo.

Dos meses más tarde, Hearst News Service la contrató como columnista y regresó a la Casa Blanca.

(Con información de Notimex)

article4_img1

Era 1960, John Fitzgerald Kennedy llegaba a la Casa Blanca y los estadounidenses empezaban a acostumbrarse a una imagen: entre el exclusivo plantel de periodistas que, libreta en mano, preguntaban al presidente, aparecía por primera vez un rostro femenino. Helen Thomas, la primera dama del periodismo, la mujer que avanzó desde su puesto de reportera hasta la prestigiosa primera fila de la sala de prensa de la Casa Blanca, falleció este sábado en Washington a los 92 años.

Bill Clinton le invitó a tarta cuando cumplió 77 años. Barack Obama le llevó cupcakes en su 90 aniversario. Hasta diez presidentes respondieron a las duras e incisivas preguntas de esta periodista que repartió críticas a políticos y reporteros por igual. Además de la acidez y dureza de sus comentarios y preguntas, Thomas siempre dejó un sello personal en la sala de prensa. Nadie más cerró las contestaciones de los mandatarios con un Thank you, Mr. President como hizo ella durante 50 años.

Durante más de medio siglo de profesión, primero para la agencia United Press International y después para los diarios de la compañía Hearst —entre los que está The San Francisco Chronicle— Thomas nunca dejó de hacer historia. Fue la primera mujer corresponsal en la Casa Blanca, pionera al dirigir la agencia en Washington y en pertenecer a dos grupos exclusivos: el Club de la Prensa de Estados Unidos y la Asociación de Corresponsales que cubren la actualidad presidencia. También desafiaría las reglas del Club Gridiron, que desde 1885 abraza a los periodistas de mayor prestigio de la capital. Thomas fue la primera mujer en cruzar sus puertas.

Al final de su carrera, la misma labia tajante que consolidó su trabajo le obligaría a abandonar su puesto como corresponsal de la Casa Blanca. Micrófono en mano, un rabino le preguntó en un evento por la situación en Israel. Los judíos “deberían largarse de Palestina”, contestó. En junio de 2010, Thomas se convertía en noticia y abandonaba el asiento en la primera fila para convertirse en columnista de los diarios de Hearst.

No fue aquel su primer incidente a causa de unas polémicas declaraciones. En 2006, durante la cena de la Asociación de Profesionales del Periodismo, dijo a un joven reportero que estaba cubriendo al “peor presidente de la historia de Estados Unidos”. Se refería a George W. Bush. Las palabras de Thomas crearon revuelo dentro y fuera de la sala de prensa de la Casa Blanca. Allí, los corresponsales trabajan sujetos a un ranking de experiencia y prestigio que condiciona desde el asiento que ocupan hasta el turno de pregunta. Los compañeros de Thomas decidieron castigarle devolviéndole a la última fila.

Para entonces la periodista y columnista ya no escondía su enfado con el presidente durante las guerras de Irak y Afganistán, pero tampoco con unos periodistas que, según ella, nunca hicieron las preguntas que de verdad hubieran servido a los ciudadanos. ‘¿Vigilantes de la democracia? Los periodistas de Washington y cómo fallaron al público sería el título de su libro, publicado en 2008, y en el que acusó a la prensa de reproducir lo que el Gobierno anunciaba en las ruedas de prensa.

El compromiso de Thomas le valió en 2007 el “Premio Primera Enmienda de la Constitución Estadounidense”, que protege la libertad de expresión. Allí defendió una vez más su ideal del periodismo: “Nuestro trabajo consiste, aparte de contar la verdad, en que el público conozca los abusos de poder y las injusticias”. El legado de Thomas, de principio a fin.

Helen Thomas durante una comparecencia del presidente Lyndon B. Johnson en 1968

Helen Thomas, en 1968, durante una comparecencia en la Casa Blanca del presidente Lyndon B. Johnson.

Helen, en su oficina, en  1970.

Helen en 1970.

Helen_Thomas

obit-helen-thomas

Obit_Helen_Thomas-05059

images (3)

Helen_Thomas_t607

images

Helen_Thomas-reportera-Casa_Blanca-fallecimiento_MDSIMA20130720_0059_7

 

 

 

images (1)

Anuncios