1328701537209

 

El tarsero filipino (Carlito syrichta), llamado mal por los t’boli, es una especie de primate tarsiforme que durante muchos años se creía exclusivo de las selvas de SumatraIndias Orientales, islas Célebes y las provincias de SamarLeyteMindanaoBohol en Filipinas. Tribus como los b’laans y los t’bolis también decían que se encontraba en la provincia de Sarangani, algo que por fin se corroboró cuando el 30 de marzo de 2002 se capturó una pareja de esta especie en peligro en las zonas montañosas de las municipalidades de Maitum y Kiamba. Anteriormente se clasificaba dentro del género Tarsius, pero en 2010 se removió al género Carlito.

Son nocturnos e insectívoros, presentan un tamaño reducido, de unos 15 cm de largo, que hace muy difícil su localización. Durante el día, estos tarseros duermen en agujeros oscuros cerca del suelo. Su hábitat natural es la jungla con vegetación densa y frondosa para guarecerse en árboles de pequeño tamaño u otros elementos que les confieran protección como hierbas altas, matorrales o brotes de bambú.

Pueden girar la cabeza 180 grados y sus grandes orejas membranosas parecen estar en continuo movimiento. Por sus ojos abiertos como platos ostentan el récord Guinness del mamífero con los ojos más grandes en relación al tamaño del cuerpo. Utilizan su delgada cola, dos veces más grande que su cuerpo para balancearse. Trepan verticalmente a los árboles y brincan de rama en rama. El color de su pelaje espeso y sedoso varía entre el gris y el marrón oscuro. Sus dedos están alargados y presentan almohadillas en las yemas para sujetarse y trepar mejor por los troncos.

Paradójicamente, la superstición local ha servido para preservar esta especie en peligro. Los indígenas los sueltan al bosque porque creen que trae mala suerte.

 

El tarsero filipino (Carlito syrichta) es un extraño animal que se puede encontrar únicamente en las selvas y zonas con vegetación densa de Filipinas.

tarsero filipino Carlito syrichta 3Es un animal que se alimenta por la noche, principalmente de insectos, aunque también de arañas, crustáceos y pequeños vertebrados como lagartijas y pájaros.

tarsero filipino Carlito syrichta 2Son de pequeño tamaño –entre 8 y 15 centímetros– y peso –entre 80 y 160 gramos–. Es difícil observarlos en libertad por sus hábitos nocturnos. Durante el día duermen en sus madrigueras.

tarsero filipino Carlito syrichta 5Tienen la capacidad de girar la cabeza 180 grados por una adaptación especial de su cuello. Esto compensa la inmovilidad de sus ojos, que no pueden girar.

tarsero filipino Carlito syrichta 7El tarsero filipino no soporta vivir en cautiverio. Su esperanza de vida –24 años– se reduce a la mitad si no está en libertad. Necesita insectos vivos y ausencia de luz para vivir adecuadamente. Es capaz de suicidarse, golpeando su cabeza contra cualquier objeto, cuando sufre condiciones de estrés.

tarsero filipino Carlito syrichtaLas supersticiones de las regiones donde vive aseguran que es una especie que trae muy mala suerte. Cuando los habitantes de las selvas encuentran uno, lo sueltan lejos de los poblados sin hacerles daño. Esta circunstancia ha evitado que sea utilizado como mascota o exterminado y ha favorecido mucho sus posibilidades de supervivencia. Aun así, es una especie amenazada y su comercio está prohibido.

(Tomado de ALLPE)

Anuncios