En ruso Лебединое Озеро, Lebedínoye óziero) es el primer ballet que escribió el compositor ruso Piotr Ilich Tchaaikovsky.  Originalmente fué encargado al maestro por el teatro Bolshói, este ballet es uno de los más conocidos.  Su primera presentación tuvo lugar en el teatro Bolshói de Moscú con la coreografía de Julius Reisimger el 4 de marzo de 1877 e increíblemente no fué muy bien recepcionado por aquel momento.  Sin embargo, el 15 de Enero de 1895 con la nueva coreografía de Marius Petipa y de Lev Ivánov esta obra logró un gran éxito en el Teatro Marjimsky de San Petesburgo.  Marius Petipa se encargó del primer y tercer acto (actos en el castillo) y Lev Ivánov del segundo y cuarto acto (actos del lago).

El adagio comienza cuando el Príncipe Sigfrido (en la fotografía Dani Hernández) descubre y rescata a su princesa convertida en cisne víctima de un encantamiento; toda la danza es un diálogo de amor en forma de lamento.

El adagio comienza cuando el Príncipe Sigfrido (en la fotografía Dani Hernández) descubre y rescata a su princesa convertida en cisne víctima de un encantamiento; toda la danza es un diálogo de amor en forma de lamento. Foto: Bernardo Pérez/El Pais

El segundo acto de “El lago de los cisnes” es el monumento más estable del repertorio académico. El Ballet Nacional de Cuba custodia la versión de Alicia Alonso sobre la original de Ivanov. El adagio comienza cuando el Príncipe Sigfrido (en la fotografía Dani Hernández) descubre y rescata a su princesa convertida en cisne víctima de un encantamiento; toda la danza es un diálogo de amor en forma de lamento.

El adagio del segundo acto de “El lago de los cisnes” (en la imagen Anette Delgado y Dani Hernández) constituye un decálogo estético del academicismo más depurado sobre la herencia romántica.

El adagio del segundo acto de “El lago de los cisnes” (en la imagen Anette Delgado y Dani Hernández) constituye un decálogo estético del academicismo más depurado sobre la herencia romántica. Foto: Bernardo Pérez/El Pais

El dibujo del conjunto de los cisnes blancos fue diseñado para ilustrar la música a la vez que llevar la acción dramática hacia su desenlace fatal. La formación responde al canon del “acto blanco” y a sus simetrías.

El dibujo del conjunto de los cisnes blancos fue diseñado para ilustrar la música a la vez que llevar la acción dramática hacia su desenlace fatal. La formación responde al canon del “acto blanco” y a sus simetrías. Foto: Bernardo Pérez/El Pais

El Príncipe Sigfrido sella en el adagio el pacto de amor con la princesa-cisne Odette luchará contra el mal representado por el mago Von Rothbart hasta romper el hechizo. En la imagen Dani Hernández y Anette Delgado.

El Príncipe Sigfrido sella en el adagio el pacto de amor con la princesa-cisne Odette luchará contra el mal representado por el mago Von Rothbart hasta romper el hechizo. En la imagen Dani Hernández y Anette Delgado. Foto: Bernardo Pérez/El Pais

La coreografía de Lev Ivanov está considerada canónica y se interpreta con apenas sutiles variaciones. La música está tutelada por el primer violín de la orquesta que expone continuadamente el tema de la obra.

La coreografía de Lev Ivanov está considerada canónica y se interpreta con apenas sutiles variaciones. La música está tutelada por el primer violín de la orquesta que expone continuadamente el tema de la obra. Foto: Bernardo Pérez/El Pais

La herencia de los ‘actos blancos’ en el ballet académico es una derivación de las escenas espectrales de la anterior etapa romántica, y es por ello que el cisne es un debate constante de imaginario y estantigua.

La herencia de los ‘actos blancos’ en el ballet académico es una derivación de las escenas espectrales de la anterior etapa romántica, y es por ello que el cisne es un debate constante de imaginario y estantigua. Foto: Bernardo Pérez/El Pais

La ilusión de levedad y de vuelo está presente en la estética del adagio, así como los intentos del cisne por escapar del abrazo del príncipe. Un juego formal de elevaciones, giros y figuras transmite esas intenciones.

La ilusión de levedad y de vuelo está presente en la estética del adagio, así como los intentos del cisne por escapar del abrazo del príncipe. Un juego formal de elevaciones, giros y figuras transmite esas intenciones. Foto: Bernardo Pérez/El Pais

La versión cubana de este adagio singular, considerado como el más perfecto de la historia del ballet, se mantiene inalterado desde la fundación de la compañía. Alicia Alonso marcó el papel con unos tiempos más lentos.

La versión cubana de este adagio singular, considerado como el más perfecto de la historia del ballet, se mantiene inalterado desde la fundación de la compañía. Alicia Alonso marcó el papel con unos tiempos más lentos. Foto: Bernardo Pérez/El Pais

La versión original de Lev Ivanov se hizo en San Petersburgo como homenaje a Chaicovski y por orientación de Marius Petipa. Su resultado como “acto blanco” perfecto alentó la idea de revivir el título completo.

La versión original de Lev Ivanov se hizo en San Petersburgo como homenaje a Chaicovski y por orientación de Marius Petipa. Su resultado como “acto blanco” perfecto alentó la idea de revivir el título completo. Foto: Bernardo Pérez/El Pais

Los cisnes en su conjunto expresan un deseo de vuelo y de libertad. La evolución del cuerpo de baile está sujeto a una rigurosa gestualidad particular marcada por el movimiento armónico de los brazos como alas.

Los cisnes en su conjunto expresan un deseo de vuelo y de libertad. La evolución del cuerpo de baile está sujeto a una rigurosa gestualidad particular marcada por el movimiento armónico de los brazos como alas. Foto: Bernardo Pérez/El Pais

Singular pose del final del adagio, que se conserva en la versión del Ballet Nacional de Cuba según la lectura de Alicia Alonso y que se documenta como histórica dentro de la tradición occidental del ballet del siglo XX.

Singular pose del final del adagio, que se conserva en la versión del Ballet Nacional de Cuba según la lectura de Alicia Alonso y que se documenta como histórica dentro de la tradición occidental del ballet del siglo XX. Foto: Bernardo Pérez/El Pais

(Tomado de El Pais)

Anuncios