“La biblioteca: una historia del mundo”, ese es el título del libro elaborado por el historiador James Campbell y el fotógrafo Will Pryce, quienes han recorrido el planeta buscando las bibliotecas más espectaculares. El volumen recoge unas 80 instalaciones, un verdadero paseo virtual desde los archivos más antiguos hasta los más modernos; lugares con arquitecturas tan creativas como muchos de los libros que guardan.

Abbey of St Gall Library (1763). St Gallen, Suiza. Esta biblioteca cuenta con muchos tipos de decoración. Descatan los motivos de sus impresionantes techos. Foto: Will Pryce.

4e8600ef-0b45-4556-985e-313522a44847_Altenburg-Abbey-Library

Altenburg Abbey Library (1742). Altenburg, Austria. Su apariencia se asemeja más a la de una iglesia que a la de una biblioteca. Llama la atención los detalles decorativos del techo, así como las imponentes columnas. Foto: Will Pryce.

Mafra Palace Library (1771). Mafra, Portugal. El estilo rococó, propio de la época, es el protagonista en esta galería en la que manda el color blanco. Foto: Will Pryce.

The Tripitaka Koreana (1251). Templo de Haeinsa, Corea del Sur. En la imagen puede apreciarse una de las dos salas más grandes de la biblioteca, que cuenta con robustas vigas de madera e importantes volúmenes antiguos. Foto: Will Pryce.

The Russian State Library (1945). Moscú, Rusia. Es la tercera biblioteca más grande del mundo en cuanto al número de libros, con más de 17 millones de volúmenes. El proyecto de construcción comenzó a elaborarse en 1927, aunque tuvieron que pasar varios años hasta que se ejecutó. Foto: Will Pryce.

Biblioteca Marciana (1564). Venecia, Italia. Esculturas y una rica decoración forman parte de este espacio. En la imagen aparece la entrada a la sala del primer piso. Foto: Will Pryce.

Admont Abbey Library (1776). Admont, Austria. Un archivo casi monocromático, es decir, a un solo color, porque la colección de libros original se tiñó de blanco para que encajase con el resto de la decoración. Foto: Will Pryce.

The Codrington Library (1751), All Souls College. Oxford, Inglaterra. El arquitecto británico Nicholas Hawksmoor no llegó a ver concluido su trabajo porque falleció. Fue James Gibbs quien continuó con esta magnífica obra. Foto: Will Pryce.

The National Library of China (2008). Beijing, China. Diseñada por la firma alemana de arquitectos Jürgen Engel, la biblioteca cuenta con una sala de lectura que es casi cuadrada y que sigue un sentido descendente, de tal forma que cada planta es más pequeña que la anterior. Foto: Will Pryce.

The George Peabody Library (1878). Baltimore, Estados Unidos. Está construida en gran parte en hierro, tanto porque es un material fuerte, como por su resistencia al fuego. Las columnas y la decoración interior parecen elaboradas en piedra, pero en realidad se trata de este metal fundido y forjado. Foto: Will Pryce.

Bibliotèque Sainte-Geneviève (1850). París, Francia. El hierro es el protagonista en este místico espacio, que cuenta con dieciséis columnas de este material distribuidas en los más de 83 metros de largo y 21 de ancho. Foto: Will Pryce.

Phillips Exeter Academy Library (1971). Exeter, Estados Unidos. Si el visitante mira hacia arriba en esta biblioteca se encontrará con esta particular imagen que forman las vigas. Foto: Will Pryce.

Communications and Media Centre, BTU Cottbus (2004). Cottbus, Alemania. Los pisos de esta biblioteca están conectados por escaleras en forma de caracol y de colores vivos y brillantes. Un paseo entre libros guiado por sinuosas curvas. Foto: Will Pryce.

f900ccb3-c14d-4b3d-9aca-73bd699b82c2_Utrecht-University-Library

Utrecht University Library (2004). Utrecht, Países Bajos. Se trata de una construcción mucho más moderna y cosmopolita fabricada en materiales de tono grisáceo. Foto: Will Pryce.

Shoin, Reizei House, siglo 17 (reconstruido 1789). Kioto, Japón. El término ‘shoin’ significa ‘sala de estudio’. Este bello espacio llama la atención por su sobriedad. Foto: Will Pryce.

Biblioteca Malatestiana (1452). Cesena, Italia. Cuenta con una serie de ojos de buey elaborados con un vidrio grueso que proporcionan al espacio una luz verde un tanto difusa. Foto: Will Pryce.

 

 

Anuncios