El baño tiene una serie de funciones como eliminar la secreción sebácea, la transpiración, células muertas y algunas bacterias que se han acumulado, también se sabe que estimula la circulación: un baño caliente o templado dilata los vasos superficiales, trayendo más sangre y más nutrientes a la piel.   El masaje vigoroso tiene el mismo efecto. Frotar con fricciones largas y suaves desde las partes dístales a las proximales de las extremidades es particularmente eficaz para facilitar el flujo venoso.  El baño además aporta un sentido de bienestar, es refrescante, relajante y ayuda frecuentemente a la moral, apariencia y auto respeto.  El procedimiento del baño nos da la oportunidad de valorar al paciente, tanto desde el punto de vista físico, condiciones de la piel, erupciones, edema sacro, como desde el punto de vista mental y/o emocional, P. ej.: orientación en el tiempo, estado anímico etc.

Por lo tanto es una norma de higiene de conservación de la salud tanto de las personas como del medio ambiente..
La higiene personal: Son todas las actividades prácticas, que tenemos de forma sistemática para prevenir enfermedades y fomentar la salud física y mental y entre los principales hábitos de higiene personal tenemos:
El Baño diario: que nos sirve para mantenernos limpios, limpiarnos la piel, refrescarnos, eliminar el sudor, quitar la pereza, reanimar el cuerpo, bajar la fiebre.  Además del baño también es muy importante usar ropa limpia, secarnos bien el cuerpo, peinarnos y usar algunas cosas que nos ayudan a evitar los malos olores en nuestro cuerpo como desodorantes, talcos etc.

Todos tenemos claro lo importante que es la higiene y por ende el baño, pero…….. existe alguien que se ha revelado al aseo durante años, hoy en día se le conoce como El Hombre más Sucio del Mundo, sí, nos referimos a un Hombre que hoy tiene 80 años de edad y de los cuáles lleva 60 sin bañarse.

imagesResulta que a los 20 años, Amoo Hadj de origen Iraní, decidió que el agua y el jabón no eran para él. Ahora, a sus 80, vive solo, en una pequeña casa improvisada de ladrillos a las afueras del pueblo de Dezhgah, en la provincia de Fars Dehram, en Irán. Nadie en el pueblo sabe por qué Hadj decidió declarar una guerra sin cuartel al agua.

La agencia de noticias iraní (IRNA) cuenta que Amoo vive de comer animales muertos y ocupa su tiempo fumando estiércol en una enorme pipa construida con restos de una cañería. Si consigue cigarrillos, los fuma de cuatro en cuatro. Las horas del día las pasa tumbado en un hoyo en la tierra.

La piel de Hadj se ha llenado de escamas, producto de la suciedad acumulada. Lo más curioso es que a pesar de su aspecto y sus hábitos de vida ha llegado a la vejez sin padecer enfermedades graves.

(Con información de IRNA)

descarga

 

 

 

 

 

descarga (1)

images (2)

Anuncios