Sabor-para-tu-paladar-y-alimento-para-tus-huesos_diaporama_550

 

La fresa o frutilla, es un género de planta rastrera de la familia rosaceae que se enraíza en los nudos donde nacen hojas arrosetadas y tripartidas.  Sus tallos son generalmente simples y sus hojas se agrupan en falsas rosetas distalmente dentados.  Sus flores son hermafroditas, son cultivadas por su fruto que se vuelve carnoso y y fragancioso como apetecible al madurar.  Las variedades cultivadas comercialmente son por lo general hibridos,  que ha reemplazado universal a la especie silvestre y varía de ésta por su gran tamaño.

 

 

Las fresas se cultivan sobre todo por su uso en la Gastronomía.  Las fresas son una fruta del bosque y se adecúa muy bien en los régimenes dietéticos por su escaza concentración de glúcidos.  Se pueden consumir solas o acompañadas simplemente de azúcar ú otros.  Son además muy pero muy apreciadas en la Repostería para la creación de dulces, pasteles, tartas, helados, su color rojo vivo da un toque especi Gasal como adorno alimenticio.  También es muy requerida en el Bar por la variedad de licores y cocktails que con ella se pueden preparar, así como en bebidas, zumos o batidos.

 

En algunos lugares y aunque no es muy popular se suele consumir las hojas tiernas de las fresas como verduras.  La fresa es una planta que se debe conservar a la sombra y en un lugar resguardado del calor y de la humedad.

 

 

Las fresas en la salud

images                                                                                                                                       

La fresa es una de las frutas que más beneficio nos aporta a nuestro cuerpo.   No solamente nos servirá como un medio para conseguir nuestro peso perfecto, sino que será un alimento aliado de nuestra salud a muchos niveles. El único defecto de esta fruta es que se da una vez al año por lo que podemos disfrutar de ella en un cierto periodo de tiempo.

 

 

La fresa es una fruta que contiene muy pocas dosis de azúcares por lo que su aporte calórico es muy bajo. Esta cualidad la convierte en una fruta ideal para cualquier dieta de adelgazamiento, así como un aliado de las personas que padecen diabetes. A esta cualidad debemos sumarle su alto poder diurético. La fresa actúa como un potente depurativo del organismo ayudando a eliminar toxinas y evitando la acumulación de líquidos. A esta labor contribuye sus altas dosis de fibra que ayudan a eliminar los residuos orgánicos.

 

 

Pero no solamente no nos aporta grasas, sino que nos ayuda a regular los niveles de colesterol en sangre, y es que el alto contenido de ácido ascórbico, de pectina y lecitina lo convierten en un perfecto regulador del colesterol ayudando a mejorar la circulación sanguínea y evitando posibles enfermedades del sistema circulatorio y del corazón.

 

 

Entre sus cualidades destacan sus principios antiinflamatorios, y es que es una buena forma de mantener a ralla las infecciones que podemos tener en aparatos como el digestivo… Si utilizamos las hojas de la fresa tomadas en infusión nos servirán para acabar con infecciones gastrointestinales que nos producen diarrea y vómitos. Es una buena ayuda para mantener alejadas las bacterias del sistema digestivo y conseguir un perfecto funcionamiento.

 

 

El aporte nutricional de las fresas rica en vitamina C, en hidratos (de los 12 g que aporta, 4 corresponden a fibra y 8 a azúcares simples), algo de proteína, una ínfima cantidad de grasa (0,3 g) y de sodio. Una buena manera de obtener todos estos micronutrientes es incluir una ración en el desayuno (1 taza 8 piezas).  Son necesaria para la protección celular del organismo frente a los ataques de los radicales libres. Además, esta vitamina tiene cualidades antianémicas, por lo que es una fruta muy recomendada en periodos de crecimiento. Son ricas en ácido elágico, linoleico y alfalinoleico, lo que las convierte en un potente protector e inhibidor de sustancias cancerígenas que pueden afectar a las células sanas.

 

 

Las fresas se pueden tomar a cualquier hora y en cualquier momento. Es un alimento recomendado para todas las edades, y en las personas que quieren perder peso se puede destinar un día a depurar el organismo simplemente alimentándonos de fresas durante esa jornada. Además, consumirlas habitualmente, tanto en forma de fruta como beber infusiones de sus hojas, nos ayudarán a mantener una piel más elástica y joven.   Comerlas nos produce una agradable sensación, por su textura, olor, color y gran sabor.  Es ese tipo de fruta que consigue despertar todos nuestros sentidos y que cada vez que la ingerimos nos aporta además: manganeso, calcio, potasio y vitamina K, sustancias indispensables para los huesos con la cual esta ayudandonos a mantener una buena salud osea en cualquier edad.

 

 

A diario nuestro organismo recibe nitrosaminas, a través de multitud de elementos tal como la ingesta de algunas carnes procesadas, el humo del tabaco o los alimentos que freímos.  De hecho es imposible anular esas sustancias dañinas, pero sí se pueden reducir y para esto las fresas son una gran ayuda para contrarrestar ese ataque frontal a las células, ya que contienen ácido clorogénico y ácido p-cumárico, que son dos importantes sustancias protectoras.

 

 

Las fresas como planta medicinal

Diuréticas y antirreumáticas por lo que se recomienda tomar de 3 a 4 tazas diarias de infusión de sus hojas y las raíces nos ayudan a controlar el ácido úrico, a combatir la gota y la artritis.  El dolor, la hinchazón y la rigidez son los síntomas principales de esta enfermedad autoinmune en donde el organismo no reconoce sus propios tejidos.  Aunque la curación no será posible hasta que se descubra por qué se produce el trastorno, incluir fresas en la alimentación  semanal puede ser de gran ayuda para aliviar y mejorar las molestias ya que diferentes estudios han comprobado que sus compuestos reducen los niveles en sangre de la proteína C reactiva (PCR), es decir, la sustancia que provoca las inflamaciones.

 

 

Anticolésterol , Al parecer, son los compuestos bioactivos de esta fruta (los antioxidantes conocidos como antocianinas) los que logran lo mismo que los fármacos anti-colesterol,  y su gran cantidad de ácido ascórbico, así como de licitina y pectínas que la hacen ideal para disminuir el nivel de colesterol en la sangre por lo que se recomienda consumir un equivalente a 500 grs.  y cuya eficacia lo ha comprobado un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica delle Marche (Italia) y de las Universidades de Salamanca, Granada y Sevilla.   Se ha comprobado que las antocianinas que son las responsables de que las fresas tengan ese color rojo intenso, protegen las células de nuestra piel de los rayos ultravioletas del sol, causantes de que se desarrolle cáncer de piel.

 

 

 

Tomar un batido de fresa mientras te bronceas sería una estupenda manera de protegerte (junto al resto de recomendaciones de esa exposición) pero parece ser que no tardarán mucho en comercializar una crema bronceadora hecha íntegramente a base de extracto de fresa.

 

 

Antidesinflamatoria, por lo que se recomienda una infusión de sus hojas para las inflamaciones intestinales.  La cocción de las raíces ayudan a disminuír las inflamaciones artríticas.  Otra de las ventajas de los compuesto fenólicos de las fresas es que protegen la mucosa gástrica, en especial cuando se ingiere un producto que puede lesionarla, como es el caso de las bebidas alcohólicas. Quizá en un futuro cercano el mejor tratamiento para las úlceras y otras patologías gástricas sea un remedio a base de esta deliciosa   fruta.

 

 

Astringentes se recomienda beber 3 a 4 tazas diarias de la cocción de sus hojas ya que es útil contra la diarrea.  La infusión de sus hojas secas son tan astringentes y pueden utilizarse para curar las llaguitas de la boca.

 

 

Mineralizantes,  las fresas son muy ricas en vitamina C y tienen virtudes antianémicas y reconstituyentes por lo que se recomienda muy adecuadas para la época del crecimiento de los niños.   A los glóbulos rojos también se les conoce como eritrocitos y las fresas les aporta los antioxidantes, asi se convierten en un elemento más para evitar trastornos muy frecuentes derivados del estrés oxidativo, como la anemia hemolítica, las enfermedades cardiovasculares o algunos tumores.

 

 

Un estudio realizado en los Estados Unidos recomienda tomarlas 1 o 2 veces por semana como mínimo para conservar una buena memoria  y una mente más ágil o despejada.  El beneficio se ha notado especialmente en mujeres de más de 60 años.

 

 

Se dice además que las hojas machacadas y aplicadas sobre la piel constituyen un buen remedio para evitar las arrugas.

 

 

En otros casos también son depurativas y se usan como laxante.  ¿ Sabías que ? Una ración de 8 fresas equivale a una taza y eso significa recibir tan solo 43 kcal. y a cambio su fibra ayuda a regular el tránsito intestinal y te hace sentir la sensación de estar lleno,   y su gran aporte en vitamina C, en hidratos (de los 12 g que aporta, 4 corresponden a fibra y 8 a azúcares simples), algo de proteína, una ínfima cantidad de grasa (0,3 g) y de sodio. Una buena manera de obtener todos estos micronutrientes es incluir una ración ya en el desayuno.

 

 

Por otro lado además su ingesta acompañada de nata o crema chantilly o chocolate es una de las referidas cuando se planifica una cena “especial”.   Muchos estudios han demostrado que su color atrae especialmente a los hombres y más si la ropa que usa la fémina es de ese color ya que la líbido aumenta considerablemente como sucede cuando las fresas se bañan en chocolate negro porque éste contiene metilxantina, feniletilamina y anandamina, estimulantes naturales que al parecer aumentan la euforia, la sensación de bienestar y la sensibilidad de la piel ante el contacto físico.

 

 

…………………………….No se diga más, que yo voy por las mías..

images (1)

 

 

Anuncios