By Evamaría Presas

6990030155_78fba6a549

La tendinitis es la inflamación de un tendón, la estructura fibrosa que une el músculo con el hueso y esta puede ir acompañada de una hinchazón del tendón.  Suele ser una patología crónica que tiene una alta tasa de reincidencia una vez que se produce en el paciente y que provoca dolor y aumento de sensibilidad alrededor de la articulación. 
El principal motivo de la tendinitis es a consecuencia de una sobrecarga muscular en alguna zona del cuerpo, el esfuerzo repetitivo (a menudo realizado en una mala postura) o por una lesión, también puede producirse debido al desarrollo de otra patología o por la edad ya que con el envejecimiento los tendones pierden elasticidad y se puede producir la degeneración del tendón,  siendo las más comunes la de los hombros, talones, codos y las muñecas entre otras y se producen más en adultos jóvenes   En los últimos años las tendinitis han aumentado porque se realizan más actividades deportivas de esfuerzo que causa que algunos músculos se fortalezcan más que otros y desemboquen en que los tendones se debiliten.  Esta patología también es muy frecuente en determinados trabajos en los que se empleen movimientos repetitivos y de fuerza.  Así mismo hay situaciones que pueden predisponer a que aparezca la tendinitis:  traumatismos pequeños que se repiten con frecuencia e intensidad o ejercicios y movimientos bruscos que no se ejecutan con frecuencia.  Así mismo factores externos como la presión de algunos calzados puede agravar algunos tipos de tendinitis como la aquílea (talón).  

post_tendinitis

A continuación los síntomas:
  • Dolor y sensibilidad en la movilización del tendón y se agudizan en las zonas cercanas a las articulaciones, provocando dificultad para realizar actividades. 
  • Intensificación e incremento del malestar y el dolor con el movimiento o al realizar alguna actividad. 
  • Dolor durante la noche
  • Pérdida de la fortaleza y el movimiento

Prevención

Una tendinitis mal curada puede llevar a que se produzcan problemas a largo plazo y si esta inflamación se prolonga por más tiempo el riesgo de lesiones y de posibles rupturas aumenta.  Así mismo de no seguir el tratamiento y las recomendaciones del médico, puede hacer que los síntomas de la tendinitis reaparezcan, por ello para prevenir esta patología es importante:
  • En el caso de realizar actividades deportivas es fundamental hacer un buen calentamiento previo.
  • Evitar movimientos repetitivos que puedan sobrecargar el tronco superior y el inferior y si la practica deportiva se basa en repeticiones conviene hacer series alternadas con periodos de descanso y recuperación. 
  • Siempre ejercitar todos los grupos musculares para mantener la flexibilidad y la fortaleza. 
  • Mantener siempre una buena hidratación.

Las tendinitis más frecuentes

*La Epicondilitis lateral (conocida popularmente como codo de tenista) producida por la tensión continua sobre los músculos y los tendones extensores del antebrazo, que tienen su origen en el codo.
*Epicondilitis medial (codo de golfi­sta, codo del tenista directo o codo de neisbolista): en la que la flexión forzada de la muñeca puede dañar los tendones que se insertan en el codo.
 *Compresión del hombro/ Tendinitis del manguito rotador (Shoulder A00482F01Impingement/Rotator Cuff Tendinitis) El hombro está constituido de varias articulaciones en combinación con tendones y músculos que le permiten un gran rango de movimiento del brazo. Debido a que tantas estructuras diferentes constituyen el hombro, este es vulnerable a muchos problemas diferentes. El manguito rotador es una fuente frecuente de dolor en el hombro.
El manguito rotador es una fuente común de dolor en el hombro y se puede dar por el resultado de:
  • Tendinitis. Los tendones del manguito rotador pueden sufrir irritación o daño.
  • Bursitis. La bolsa puede inflamarse e hincharse con más líquido, causando dolor.
  • Compresión. Cuando usted levanta su brazo a la altura del hombro, se reduce el espacio entre el acromion y el manguito rotador. El acromion puede frotar contra (o “comprimir) el tendón y la bolsa, causando irritación y dolor.
*Tenosinovitis de DeQuervain: es el tipo mas frecuente de tenosinovitis, es la inflamación de la vaina tendinosa de los tendones del pulgar.
*Dedo en resorte o pulgar en resorte: tenosinovitis en la que la vaina del tendón se inflama y se engrosa, impidiendo así que la persona puede extender o flexionar sin dificultad el dedo o el pulgar afectados, El dedo o el pulgar pueden bloquearse o “dispararse” repentinamente.
En cuánto al diagnóstico, mediante un examen físico en el que se localiza la zona afectada guiándose por el dolor, hinchazón y el calor en la piel que recubre el área sensible.  No son necesarias pruebas radiológicas, que se pueden hacer para descartar otras patologías.

Tratamientos

Se trata de reducir y aliviar el dolor y la inflamación de la zona afectada y en principio es el reposo para relajar el tendón afectado y ayudarle a recuperarse. Cuando la tendinitis es grave, se suele inmovilizar la zona para garantizar que el reposo se realiza y además también se suelen aliviar los síntomas mediante la aplicación de frío o calor en la zona afectada.  En otras ocasiones los médicos combinan el reposo con tratamiento farmacológico, (antiinflamatorios no esteroideos), también conocidos como AINE, siendo los más utilizados el ácido acetilsalicílico y el ibuprofeno que pueden favorecer a que se reduzca la inflamación de la zona. En los casos más graves los especialistas administran inyecciones de corticoides Si el reposo, los medicamentos y la terapia física no le alivian el dolor, una inyección de un anestésico local y una preparación de cortisona podría ser útil. 
La cirugía no suele aplicarse en este tipo de patología, aunque en alguna ocasión es necesaria para retirar tejido inflamado o calcificado que comprime al tendón, recomendándose la cirugia .

EL Caso de Comprensión del hombro o Tendinitis del manguito rotados

 

ENYHtJ7P-photo-tendinite-calcifiee-s-Sucede mucho cuando se usan los brazos por encima del nivel de la cabeza para nadar, jugar béisbol y tenis son particularmente vulnerables. Quienes levantan pesos o hacen actividades con los brazos por encima del nivel de la cabeza, como empapelado, construcción o pintura también son susceptibles, asi como tambien se puede desarrollar como resultado de una lesión menor. A veces ocurre sin causa aparente. El dolor del manguito rotador comúnmente causa inflamación local y dolor a la presión en la parte frontal del hombro y se puede experimentar dolor y rigidez cuando se levanta el brazo o cuando el brazo desciende de una posición elevada.Los síntomas iniciales pueden ser leves como un dolor que está presente con la actividad y también en reposo, un dolor que irradia desde la parte frontal del hombro a la parte lateral del brazo o tal vez un dolor súbito con movimientos de levantar pesos y extensión.  En el caso de atletas que practican deportes por encima del nivel de la cabeza pueden tener dolor, por ejemplo, al lanzar o al hacer saque en el tenisPero a medida que el problema avanza, los síntomas aumentan con dolores por la noche, perdida de la fortaleza y el movimiento, dificultad para realizar actividades que ponen al brazo detrás de la espalda, peinarse, abotonarse o subirse un cierre etc.  Y si el dolor  viene súbitamente, el hombro puede quedar severamente sensible a la presión. Todo el movimiento puede estar limitado y ser doloroso.
Ante esta situación en su visita al médico, este examinará su hombro para ver su rango de movimiento, para ello le pedirá que mueva el brazo en distintas direcciones, luego revisará para ver si está sensible a la presión en cualquier área o si hay una deformidad, también comprobará la fortaleza de su brazo, asi el médico verá si hay otros problemas con la articulación de su hombro. También puede examinarle el cuello para asegurarse que el dolor no viene de un “nervio pinzado”, y para descartar otras condiciones, como la artritis.
Otros exámenes que podrían ayudar a su médico a confirmar su diagnóstico incluyen las radiografías (rayos X).  Debido a que las radiografías no muestran los tejidos blandos de su hombro, como el manguito rotador, las imágenes de radiografías simples de un hombro con dolor del manguito rotador por lo general son normales o pueden mostrar una pequeña protuberancia ósea. Una incidencia especial de los rayos X, llamada “outlet view”, a veces muestra una pequeña protuberancia ósea en el borde frontal del acromion.  También tenemos la Resonancia magnética (MRI) y ultrasonido que pueden crear mejores imágenes de tejidos blandos, como los tendones del manguito rotador. Pueden mostrar líquido o inflamación en la bolsa y el manguito rotador. En algunos casos, se verá el desgarro parcial del manguito rotador.
El objetivo del tratamiento es reducir el dolor y restablecer la función. Al planear su tratamiento, su médico considerará su edad, nivel de actividad y salud general.

Tratamiento no quirúrgicos

El tratamiento no quirúrgico puede llevar varias semanas a meses, muchos pacientes experimentan una mejoría y recuperación gradual de la función por lo que se recomendará Reposo y modificación de la actividad por ejemplo evitar actividades por encima del nivel de la cabeza.  Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. (Ibuprofen y/o el naproxen) que reducen el dolor y la inflamación. Asi mismo la terapia física en donde inicialmente un terapeuta físico se concentrará en restablecer el movimiento normal de su hombro con ejercicios de estiramiento para mejorar el rango de movimiento, si hay dificultades para llegar detrás de su espalda, puede que haya desarrollado constricción de la cápsula posterior del hombro (cápsula se refiere a la cubierta interior del hombro y posterior se refiere a la parte posterior del hombro). El estiramiento específico de la cápsula posterior puede ser muy efectivo para aliviar el dolor en el hombro.  Cuando su dolor esté mejorando, su terapeuta puede comenzar un programa de estiramiento para los músculos del manguito rotador.
Inyección de corticoesteroides. Si el reposo, los medicamentos y la terapia física no le alivian el dolor, una inyección de un anestésico local y una preparación de cortisona podría ser útil. La cortisona es un medicamento antiinflamatorio muy efectivo. Inyectarlo en la bolsa por debajo del acromion puede aliviar el dolor.

Tratamiento quirúrgico

El objetivo de la cirugía es crear más espacio para el manguito rotador.  Estos procedimientos pueden realizarse usando una técnica artroscópica y la técnica abierta (imágen derecha).

Rehabilitación después de la Cirugia.

Después de la cirugía, el brazo podría colocarse en un cabestrillo durante un corto período, lo que permitiría la cicatrización temprana, apenas se vea el avance de la recuperación el médico removerá el cabestrillo para que se comience a hacer ejercicios y usar el brazo.  Así mismo el médico le dará un programa de rehabilitación basado en sus necesidades y el resultado de la cirugía. Esto incluirá ejercicios para recuperar el rango de movimiento del hombro y la fortaleza del brazo lo que puede tomar de 2 a 4 meses el alivio completo del dolor como un año..
Si se sigue las recomendaciones los síntomas deben mejorar en corto tiempo sin embargo cuando la tendinitis deriva de una sobrecarga, en algunas ocasiones los especialistas pueden recomendar al paciente que cambie algunos aspectos o hábitos o rutinas de su vida para evitar que el problema aparezca.  
Anuncios