By Evamaría Presas

mosquito-malaria-transmisionEl ahora temido y famoso mosquito Aedes aegypti, además de causar microcefalia en los fetos, parece ser que podría dejar cientos de casos de Guillain-Barré, trastorno en el que el sistema inmunitario ataca al sistema periférico, cuyos nervios son los encargados de conectar al cerebro y la médula espinal con el resto del cuerpo.  Si bien dicho virus no es considerado importante por su letalidad, parece que es capaz de producir este síndrome en algunos casos complicados independientemente del número creciente de niños afectados con microcefalia, cuyas madres fueron infectadas en plena gestación y lo transmiten al feto por la placenta. 

 

microcefalia (2)

Los niños que nacen con microcefalia, patología grave que provoca un cerebro y una cabeza muy reducidos con consecuencias drástica porque disminuyen la calidad y la esperanza de vida de los niños nacidos bajo estas condiciones, que no suelen vivir muchos años y cuando esto no sucede dependen de las consecuencias de la microcefalia: serias afecciones.  Las razones para la microcefalia son varidas: genéticas, químicas… y ahora, el virus Zika.   En las epidemias de Micronesia y Malasia no se ha hallado semejante relación lo que podría suponer una nueva cepa capaz de provocar nuevos problemas. Aunque esto, en realidad, es más bien difícil.  Si bien la tasa de mutaciones de un virus es increíblemente alta, no es fácil que dichas mutaciones provoquen un efecto patológico nuevo. Los expertos en virología, sin embargo, creen más bien que la relación no había sido detectada hasta el momento por lo que más que una nueva cepa, las consecuencias del virus podrían haber pasado inadvertidas hasta ahora.

 

Los últimos pronunciamientos de las autoridades de salud sobre los riesgos relacionados con el Virus Zika han generado preocupación y alerta en torno a la posibilidad de que los afectados desarrollen el síndrome de Guillain-Barré, que es un trastorno en el que el sistema inmunológico del cuerpo ataca a parte del sistema nervioso periférico. Los primeros síntomas de esta enfermedad incluyen distintos grados de debilidad o sensaciones de cosquilleo en las piernas. En muchos casos, la debilidad y las sensaciones anormales se propagan a los brazos y al torso. Estos síntomas pueden aumentar en intensidad hasta que los músculos no pueden utilizarse en absoluto y el paciente queda casi totalmente paralizado. En estos casos, el trastorno pone en peligro la vida – potencialmente interfiriendo con la respiración y, a veces, con la presión sanguínea y el ritmo cardíaco – y se le considera una emergencia médica. El paciente es colocado a menudo en un respirador para ayudarle a respirar y se le observa de cerca para detectar la aparición de problemas, tales como ritmo cardíaco anormal, infecciones, coágulos sanguíneos y alta o baja presión sanguínea. La mayoría de los pacientes se recuperan, incluyendo a los casos más severos del Síndrome de Guillain-Barré, aunque algunos continúan teniendo un cierto grado de debilidad.

INotícias Saúde (3)

Generalmente este síndrome puede afectar a cualquier persona de cualquier edad o sexo, y era considerado como un síndrome raro porque eran casos a detectarse de cada 100.000 personas uno sin embargo hoy el Virus Zika lo a puesto en la mira y especialmente en las personas adultas. No es un síndrome fácil de diagnosticar, pero se pueden detectar gracias a exámenes neurológicos o una punción lumbar. Además, los chequeos médicos para detectar debilidad muscular o fallas de presión arterial pueden dar indicios de la enfermedad.  No hay una cura conocida para el Síndrome de Guillain-Barré. Sin embargo, hay terapias que reducen la gravedad de la enfermedad y aceleran la recuperación en la mayoría de los pacientes. Hay también cierto número de formas de tratar las complicaciones de la enfermedad.

 

El Síndrome de Guillain-Barré puede ser una condición médica devastadora debido a la rapidez y a la inesperada aparición. Además, la recuperación no es necesariamente rápida.  El periodo de recuperación puede ser tan corto como unas cuantas semanas o tan largo como unos cuantos años. 

slide_1-945x709Los pacientes que desarrollan este síndrome afrontan no sólo dificultades físicas sino también periodos dolorosos emocionalmente. A menudo, es sumamente difícil para los pacientes ajustarse a una parálisis repentina y a la dependencia de otros para ayuda con actividades diarias rutinarias. Los pacientes a veces necesitan asesoramiento psicológico para ayudarles a adaptarse a las limitaciones que les presenta esta condición.

 

Anuncios