By Rossie K. Torres

mosquitoMosquito, término genérico con el que se designa a varias familias de insectos del orden de los dípteros particularmente del suborden de los nematóceros.  Estrictamente a los componentes de la familia de los culícidos. Los mosquitos tienen 4 etapas de desarrollo de vida:  huevo, larva, crisálida y adulto.  Estos necesitan el agua para completar sus ciclos de vida y se han convertido en los principales transmisores de enfermedades graves como el Zika, el Chiconguya y el Dengue entre otros y que sin lugar a dudas ninguno de nosotros les deseamos en nuestros hogares por lo el riesgo que esto significa, sin embargo estos tienen más facilidad de llegar a nuestro entorno si hay depósitos de agua sucia, pequeños charcos, albercas sucias o recipientes que almacenan aguas lluvia. Tierra húmeda, impurezas en el ambiente, lugares que representen humedad, arena sobre el suelo de la casa, plantas con exceso de agua etc.

 

Algunas de las familias más destacadas designadas genéricamente como mosquitos son:
  • Culicidae o culícidos: los verdaderos mosquitos. Las hembras son hematófagas (se alimentan de la sangre de otros animales), y por ello son frecuentes vectores de enfermedades infecciosas.Los machos no se alimentan de sangre. Excepcionalmente, las hembras de una subfamilia de culícidos, Toxorhynchites, no ingieren sangre y sus larvas son predadoras de otras larvas de mosquitos.
  • Chironomidae o quironómidos: se asemejan a la familia anterior pero no se alimentan de sangre.
  • Tipulidae o tipúlidos: conocidos como moscas grúa o mosquitos gigantes, pueden llegar a medir 7,5 cm de envergadura; también son inofensivos.
  • Varias familias del infraorden Bibionomorpha.

Erróneamente a lo que se cree, los mosquitos no solo se alimentan de sangre. 

Entre las medidas para evitar su proliferación esta la de eliminar cualquier depósito de aguas lluvias, agujeros en el patio de la casa, reservorios con agua sucia o de agua limpia sin tratamientos o sin tapar. Así mismo si hay piscina en casa se recomienda ponerles una cantidad importante de lejía potente para evitar que este lugar se convierta en un criadero de mosquitos por ser un lugar perfecto por la temperatura y humedad.  Asi mismo evitar arenilla en el suelo de la casa por ser uno de los lugares preferidos por los mosquitos para reproducirse por lo que se recomienda limpiar bien los suelos y las mesas según nos comentan con vinagre de manzana.  Igualmente colocar las frutas y las verduras en el frigorífico o un armario de manera que no tengan acceso a ellas. Procura no dejar comida en la basura, vacíalo con frecuencia esto evitara que se alimenten, y si no hay comida, no invadirán tu casa. Asi mismo se recomienda igualmente poner gotas de esencia de cintronella sobre los suelos y fregar.  Limpiar la cocina con hipoclorito o lejía potente para evitar que los mosquitos lleguen a este lugar.  Igualmente es recomendable mover los muebles de casa o de la oficina para que los que se encuentren ocultos salgan de sus escondites y así poder ahuyentarles.  
Otros recomiendan rociarles con laca de cabello, porque los paraliza,  una ligera vaporización será suficiente siempre y cuando sean pocos, de ser una gran cantidad esto no funciona.   Asi mismo la lavanda, cidronela, alfalfa, romero, el geranio y la albahaca son repelentes naturales de mosquitos por lo que se recomienda ubicar estas plantitas cerca de la puerta de entrada de la casa o en las ventanas para evitar que estos ingresen a la casa.  

Estos son algunos de los remedios CASEROS que se nos ha enviado a la mesa de redacción preocupados por los mismos al acercarse la temporada de calor y que si no caminan deber tomar otras medidas precentivas o de acción y comprar un insecticida que los hay varios y muy efectivos, por lo que se recomienda compra  el que tiene efecto residual, de esa manera rociaras una vez y durara por un tiempo más su acción, eso si sigue las instrucciones al pie de la letra,  no utilices mucho insecticida por más tiempo del que deberías, ten cuidado con esto porque suelen ser muy tóxicos.  

También entre estos temibles mosquitos están los mosquitos portadores de la Leishmaniasis Canina,  grave enfermedad parasitaria que se transmite a los perros a través de suspicaduras.  Estos insectos se convierten en portadores de la enfermedad al picar previamente a otros perros enfermos de leishmaniasis, enfermedad canina que puede ser mortal, por lo que la prevención sea el arma más efectiva para proteger a nuestra mascota.  
En España, las regiones más afectadas en perros son aquellas pertenecientes a la cuenca mediterránea y su época de más expansión se produce en los meses comprendidos entre el final de la primavera y el final del otoño, aunque últimamente estos mosquitos aparecen cada vez más temprano en la temporada (principios de marzo). Los insectos culpables de esta enfermedad en estas regiones se mantienen activos todo el año, caracterizados por una actividad nocturna y crepuscular, siendo particularmente activa al atardecer, al amanecer y durante la noche.

 

En Sudamérica, la enfermedad de la Leishmaniasis tiene una mayor importancia y los casos de perros infectados se eleva en gran medida con respecto a España.

ououou10Esta enfermedad se transmite a través de las picaduras de mosquitos y afecta a todas las razas de perros se multiplican en las células blancas de la sangre del perro, que son las encargadas de la defensa del organismo a agentes infecciosos, dejándolo desprotegido. El período de incubación de la enfermedad, entre la infección y la aparición de los síntomas, puede ser de varios meses y debido al aumento de la enfermedad hay la hipótesis de que la leishmaniasis se podría contagiar de perro a perro, aunque no hay indicios de que se transmita ni por contacto directo, ni por secreciones, ni heridas, ni orina, ni heces…
Algunos perros pueden ser asintómaticos durante períodos de tiempo variables según su sistema inmunitario, puediendo variar semanas o incluso meses.  Sin embargo cuando comienzan a dar muestras de los síntomas de la enfermedad se puede presentar:  Adelgazamiento, fiebre, crecimiento anormal de las uñas, anemia, artritis, insuficiencia renal, apatía, debilidad, Atrofia muscular progresiva, Úlceras cutáneas, heridas que no cicatrizan, piel seca, caspa, pérdida de pelo, falta de pelo alrededor de los ojos, hemorragias nasales, inflamación de ganglios linfáticos, hígado y bazo, cojeras, lesiones oculares.   Cuánto más rápido se diagnostique más eficaz será su tratamiento, y las secuelas que sufra el perro no serán tan grandes. Una tardía detección podría llegar a atacar a órganos vitales teniendo que llegar a recurrir a diálisis, transplantes… o causar incluso su muerte.  Cabe destacar que la leishmaniasis canina es una infección que a día de hoy no tiene cura, pero los medicamentos disponibles actualmente en el mercado pueden alargar y mejorar la calidad de vida de nuestro perro, llegando incluso a no percibir su enfermedad. Eso sí, es muy importante no olvidar nunca que la leishmaniasis en perros es una enfermedad crónica y por lo tanto estar alerta de posibles recaídas.

 

La lógica nos indica la primera forma para prevenir la leishmaniasis en nuestro perro ES EVITAR EL RIESGO DE SUFRIR PICADURAS DE INSECTOS, y hay en el mercado sprays repelentes, pipetas y collares que ayudan las posibilidades (aunque no las eliminan) de recibir un picotazo indeseable. Si tu perro duerme fuera, se aconseja la utilización de mosquiteros durante la noche. Igualmente, en las zonas y fechas en donde el riesgo es mayor, se puede intentar sustituir los paseos nocturnos, los de primeras horas de la mañana o últimas de la tarde por paseos diurnos.  

Hay una vacuna en España que se comercializa y que estimula el sistema inmunológico de los perros reforzando su resistencia a las enfermedades pero solo se usa unicamente como prevención de la enfermedad, es decir, sólo se administrará en el caso de que nuestro perro haya dado negativo en unas pruebas serológias previas, ya que no se lograría beneficio alguno.  Esta vacuna contra la leishmaniasis no elimina al 100% las posibilidades de contraer la enfermedad, por lo que sigue siendo aconsejable el uso de repelentes, especialmente en las zonas y las épocas más proclives al desarrollo de la enfermedad.  Las posibilidades de sufrir reacciones secundarias negativas a la vacuna son escasas y sus síntomas de escasa gravedad y de pasar puede que el perro desarrolle, en la zona en la que la ha recibido, inflamaciones, enrojecimientos, endurecimientos o dolores, todos ellos de carácter temporal, y poco preocupantes, que deberían desaparecer a los pocos días.  Asimismo, nuestro perro podría dar muestras de apatía, sufrir algún trastorno alimenticio o algo de fiebre, que serán más frecuentes tras la administración de la vacuna. También existe alguna posibilidad de desarrollar alguna alergia.  Acerca de estos efectos secundarios, existen opiniones dispares entre los defensores y los detractores, aunque la reducción de las probabilidades de la contracción de la enfermedad es un hecho. 
 

 

 

Anuncios