donald-unidos-capitolio-washington-constitucion_lprima20170120_0033_26La lluvia también se hizo presente en la toma de posesión del nuevo Presidente de los Estados Unidos de América Donald Trump el 45º presidente de los Estados Unidos, en la que asistieron miles de miles de personas abarrotando los alrededores del Capitolio este 20 de Enero. 

 

 

 

Donald Trump pronunció un discurso en donde enfatizó que “Solo le interesaba regar el jardín Estadounidense para los Estadounidenses”.  

Tras agradecer la amabilidad de Obama durante el traspaso de poderes, dijo “No estamos transfiriendo el poder de un Gobierno a otro o de un partido a otro, sino que lo estamos devolviendo a vosotros, el pueblo”.  Trump así mismo hace suyo el mensaje de que en la globalización ha habido ganadores y vencedores. A los ganadores los ha identificado con una ciudad, Washington, la Sodoma y Gomorra que el estadounidense medio identifica unas veces con la burocracia, otras con la componenda, las más con la corrupción y siempre con el peor pecado que se puede cometer en la nación más rica del mundo, el despilfarro.  “Durante demasiado tiempo un pequeño grupo se ha quedado con la recompensa mientras que el pueblo ha soportado el coste. Whashington florecía pero el pueblo no compartía esa riqueza. Los políticos prosperaban, pero el trabajo y las fábricas se iban y cerraban. Se protegían a sí mismos pero no a los ciudadanos del país. Sus victorias no han sido vuestras victorias y sus triunfos no han sido los vuestros. Y mientras lo celebraban, había muy poco que celebrar entre las familias que luchaban en todo el país”.  Trump describió a la misma casta parasitaria cuya denuncia caló en las bases republicanas que le entregaron, contra todo pronóstico, una candidatura que parecía destinada al fracaso.  

Donald Trump en un discurso para nada complicado, resumía su propia campaña, un relato donde hay buenos y malos, villanos y héroes, patriotas y traidores. Un discurso que promete trabajo para los grandes olvidados “los estadounidenses” ensalzando el papel del pueblo no como elector sino como controlador, apelando siempre al color de la misma sangre “roja” que une a todos sus ciudadanos con independencia del color de su raza.  Un discurso con una gran advertencia para los Especuladores e Inversores al decir América primero” 

En cuanto a su política exterior establece los principios en los que los países deben relacionarse pacíficamente, pero en el entendido de que cada uno defiende sus propios intereses, dejando claro que el mayor de los villanos de su cosmovisión es el terrorismo islamista internacional.  

Fue un discurso en el que invocaba la protección de Dios como último inspirador de los principios fundacionales de la Nación.

En resumen dejó unas frases que difícilmente mucho no podrán olvidar y estas fueron:

  • Hoy no estamos simplemente transfiriendo el poder de una administración a otra o de una partido a otro. Estamos transfiriendo el poder de Washington, D.C., y devolviéndoselo al pueblo”
  • De ahora en adelante una nueva visión gobernará esta tierra: América primero”
  • Vamos a fortalecer nuestras viejas alianzas y formar otras nuevas y unificar al mundo civilizado contra el terrorista islámico radical, lo vamos a erradicar por completo de la faz de la Tierra”
  • Estaremos protegidos por los grandes hombres y mujeres de nuestras fuerzas armadas y de la ley y, lo que es más importante, estamos protegidos por Dios”
  • Dos reglas sencillas: comprar productos estadounidenses y contratar a ciudadanos estadounidenses”
  • Juntos volveremos a hacer a América fuerte otra vez. Rica otra vez. Segura otra vez. Volveremos a hacer América grande otra vez”

…Y así juramento Donald Trump, pronunciando la siguiente fórmula de juramento, con su mano derecha levantada solemnemente, y con su mano izquierda apoyada en dos Biblias, una que perteneció a Abraham Lincoln, y otra que perteneció a su propia madre.

“I Donald John Trump, I solemnly swear that I will faithfully execute the Office of President of the United States, and will to the best of my Ability, preserve, protect and defend the Constitution of the United States. So help me God”

“Yo Donald John Trump Juro solemnemente que ejerceré fielmente el cargo de presidente de Estados Unidos, y que pondré toda mi capacidad para preservar, proteger y defender la Constitución de Estados Unidos. Que Dios me ayude”.

 

Tras jurar el cargo de presidente de los Estados Unidos de América en donde su Esposa Melania era quien le sostenía los dos ejemplares de la Biblia, y que a partir de la fecha ella pasa a convertirse en el centro de las miradas, llevaba un vestido que remite a la imagen de Jackie Kennedy, la primera dama más admirada en la historia de EEUU, lo que parecía toda una declaración de intenciones.  A continuación terminada la juramentación, Donald Trump saludo a todos los ex-presidentes, y ciudadanos y al Mundo, dando las gracias y procede a pronuncia su primer discurso ya envestido como presidente de los Estados Unidos de América:

“Nosotros, los ciudadanos de EEUU estamos unidos en un gran esfuerzo nacional para reconstruir nuestro país y restaurar las promesas para todos nuestros ciudadanos. Juntos vamos a determinar la causa de EEUU y del mundo en los próximos años. Nos vamos a enfrentar a retos y momentos difíciles pero haremos el trabajo. Cada cuatro años nos reunimos para llevar a cabo la transferencia pacífica del poder y estamos agradecidos a los Obama por su gran ayuda a lo largo de todo este proceso. Gracias. Han sido magníficos. 
 
La ceremonia de hoy tiene un significado muy especial porque hoy no estamos transfiriendo el poder de un gobierno a otro o de un partido a otro, estamos transfiriendo el poder del establishment de Whasington DC y devolviéndolo a vosotros, al pueblo. 
Durante demasiado tiempo un pequeño grupo se ha quedado con la recompensa mientras que el pueblo ha soportado el coste. Whashington florecía pero el pueblo no compartía esa riqueza. Los políticos prosperaban pero el trabajo y las fábricas se iban y cerraban. Se protegían así mismos pero no a los ciudadanos del país. Sus victorias no han sido vuestras victorias y sus triunfos no han sido los vuestros. Y mientras lo celebraban había muy poco que celebrar entre las familias que luchaban en todo el país. 
Hoy estamos aquí para que nos escuchen en todas partes. A partir de este día una nueva visión va a gobernar nuestra tierra. En este día y desde ahora solo será EEUU primero. 
Y eso cambia justo aquí y ahora porque este momento es vuestro momento, pertenece a vosotros.  Este es vuestro día y celebración y EEUU de América es vuestro país. 
El 20 de enero será recordado como el día en el que el pueblo volvió a controlar esta nación. Los olvidados hombres y mujeres no volverán a ser olvidados.
Quieren escuelas y trabajo. Son exigencias de gente de bien pero durante mucho tiempo ha existido una realidad distinta. Atrapados en la pobreza, fábricas cerradas en todo el paisaje de la nación, un sistema educativo lleno de dinero pero que abandona a nuestros jóvenes estudiantes y los deja sin conocimiento, y los crímenes, bandas y drogas que han robado tantas vidas en nuestro país y que han acabado con tanto potencial sin realizar.
Todo esto acaba justo aquí y acaba justo ahora.
somos una nación y su éxito y dolor será nuestro. Compartimos un corazón, una casa y un destino glorioso. El juramento que acabo de prestar es un juramento de obediencia a todos los estadounidenses. Hemos defendido otras naciones y rechazado defender la nuestra. Y gastado millones y millones de dólares en el extranjero mientras las estructuras de este país se venían abajo. Y hemos hecho ricos a otros países mientras la fortaleza de nuestro país ha desaparecido del horizonte. Han cerrado las fábricas una a una.
La riqueza de nuestra clase media se ha quitado de nuestros hogares y redistribuido a lo largo de todo el mundo. Pero eso es el pasado y ahora solo miramos hacia el futuro.  
Tenemos que proteger nuestras fronteras de otros países. La protección traerá más fortaleza. Voy a luchar con vosotros en cada aliento que dé y nunca jamás os decepcionaré.
EEUU volverá a ganar y como nunca antes. Recuperaremos las fronteras, puestos de trabajo, riqueza y sueños. 
Vamos a construir nuevas carreteras, autopistas, puentes, aeropuertos, túneles, ferrocarriles a lo largo de nuestra maravillosa nación. Haremos que nuestros ciudadanos vuelvan a trabajar y reconstruir el país con mano de obra estadounidense. 
Entendemos que el derecho de todas las naciones es ponerse por delante, no queremos imponer nuestra forma de vida a nadie. 
Vamos a reforzar y unir al mundo civilizado contra el terrorismo islámico radical, algo que vamos a erradicar completamente de la faz de la tierra. 
En el centro de la política habrá lealtad total a los EEUU de América. Cuando abrimos el corazón al patriotismo no hay espacio para los prejuicios.
La Biblia nos dice lo bueno y agradable que es cuando el pueblo de Dios vive junto, unido. Hay que debatir de forma honesta pero siempre buscar la solidaridad. Cuando EEUU se une, EEUU es totalmente imparable. 
No debe haber miedo. Estamos protegidos por nuestras fuerzas y lo más importante, estaremos protegidos por Dios.
Por último, tenemos que pensar a lo grande y soñar aún más grande. En EEUU entendemos que una nación solo vive mientras prospera. No vamos a aceptar políticos que solo hablen y no hagan nada y se estén quejando siempre y no hagan nada para remediar lar cosas. 
Ya no más mensajes vacíos. Es el momento de pasar a la acción. No permitáis que nadie os diga que no se puede conseguir. El país volverá a prosperar. Estamos al comienzo de un nuevo milenio. Vamos a liberar la tierra de las enfermedades y vamos a aprovechar nuevas energías y tecnologías. Un nuevo orgullo nacional nos va a guiar y curará nuestras divisiones. Es hora de recordar que toda la inteligencia de nuestros soldados no seá olvidada. Seamos marrones negros o blancos todos llevamos la misma sangre de color rojo de patriotas. 
Cuando nace un niño en Detroit o en los campos de Nebraska mirarán al mismo cielo nocturno y su corazón se llenará con los mismos sueños y respirará la vida gracias al mismo creador Todopoderoso.
Así que a todos los estadounidenses en todas las ciudades escuchar estas palabras. Vosotros no seréis ignorados jamás de nuevo. Vuestra voz, vuestra esperanzas y sueños definirán  nuestro destino. Y vuestra valentía y amor nos guiarán siempre durante este viaje. Haremos que EEUU vuelva a ser fuerte, rica, a estar orgullosa, segura y… sí, juntos haremos que EEUU vuelva a ser grande. 
Gracias, que Dios os bendiga y que Dios bendiga a EEUU”.
Anuncios