14718702_1469341249748971_3688356641737732072_n

Sea por razones familiares, culturales o económicas, aún en pleno siglo XXI muchas niñas y adolescentes en diversas partes del mundo se ven, como mercancía arrastradas hacia un matrimonio que nunca eligieron. Matrimonios concertados por padres en algunas sociedades, que lo justifican como una norma aceptada por los beneficios que representa.  El matrimonio infantil genera muy pocos o ningún beneficio a las propias niñas, más vulnerables a la violencia doméstica, con menos probabilidades de recibir una educación, con mayor riesgo de contraer el VIH/SIDA, y más probabilidades de dar a luz antes de que estén físicamente preparadas de hecho se sabe que más de 70.000 jóvenes esposas mueren todos los años como resultado de las complicaciones derivadas del embarazo o el parto que  hace del matrimonio temprano una sentencia de muerte porque las niñas que dan a luz antes de cumplir 15 años tienen 5 veces más probabilidades de morir durante el parto que mujeres de más de 20. Además, los hijos de las madres menores de 18 años corren también un mayor riesgo. Si la mujer tiene menos de esa edad, la posibilidad de que el niño muera durante su primer año de vida es un 60% mayor que la de un niño o niña nacido de una madre mayor de 19 años. Además si las jóvenes se niegan a casarse o que eligen a un compañero para el matrimonio contra el deseo de sus progenitores a menudo son castigadas o incluso asesinadas por sus familias. lo que se conoce como “asesinatos por honor”.

Según los activistas de los derechos de la infancia indican que el problema es que a este tema no se le presta la debida importancia aunque las campañas de protesta se hayan hecho públicas para educar a la población contra el matrimonio infantil se puede apreciar que se emplean menos energías y recursos. 


Etiopía

etiopia_subcomandanta600

El país africano tiene por ley restringido el matrimonio a niñas menores de 18 años. Sin embargo, el control en las zonas rurales es totalmente nulo inclusive hay casos de niñas que son vendidas menores de 10 años. En Etiopía, casarse a los 7 u 8 años no es infrecuente pero sucede y no es fácil obtener cifras precisas del número de matrimonios precoces porque la mayoría no están registrados y son extraoficiales. Sin embargo, el control en las zonas rurales es totalmente nulo inclusive hay casos de niñas que son vendidas menores de 10 años.  

Egipto

el-drama-de-los-matrimonios-temporales-algunas-ninas-se-casan-60-veces

En Egipto desde tiempos remotos existía una tradición en donde los niños entre 12 y 14 años podían contraer matrimonio arreglado por los padres por un fin económico como social y hoy la edad legal para casarse es de 18 años para los hombres y a la edad aún temprana para las mujeres con 16 años; incluso con permiso en la corte se puede conseguir casarse antes bajo condiciones especiales.  Sin embargo hasta no hace mucho era posible desde los 12 años. Sin embargo y pese a la ley modificada sigue siendo muy injusto para las mujeres por ser matrimonios concertados y estos padres aún pueden dar su consentimiento y conseguir el permiso para que la ceremonia se celebre incluso antes de que la hija cumpla los 16.

Chad

 

Este es un país en la que el matrimonio precoz de las niñas es, desafortunadamente, práctica habitual y por diferentes motivos ya que en las familias pobres los padres consideran que las niñas son una carga económica y casarlas es una medida de supervivencia necesaria para la familia incluso piensan algunos que casarlas niñas las protege de sufrir agresiones sexuales delincuentes o, con carácter más general, le procura la protección de un tutor varón.  También se les casa niñas para asegurar la docilidad y obediencia en el hogar del esposo y maximizar su reproducción.

Nepal

En este pais no se adoptan medidas suficientes para poner fin al matrimonio infantil, y esto provoca daños en la población infantil.  En Nepal el maltrato infantil está penado por ley. Sin embargo, hay tradiciones que permiten casar a niñas con adultos mucho mayores sea por presiones económicas y/o sociales con consecuencias devastadoras de esas uniones. Nepal tiene la tercera tasa más elevada de matrimonio infantil de Asia.  A muchos menores en Nepal mujeres como hombres se les arrebata la vida por el matrimonio infantil como se puede apreciar más en las localidades y aldeas de todo el país.

Afganistán

1470901727-90736292afg1

En Afganistán la situación es aún peor: las mujeres que son vendidas al mejor postor tengan la edad que tengan o cambiadas por animales para abrigo o comida. Un drama que viven cada día miles de niñas afganas y la mortalidad materna aumenta, pudiendose ver hospitales llenos de mujeres y niñas y las escuelas secundarias de unos 200 distritos sin alumnas.  Estos no son datos aislados, sino el resultado del mismo problema social: el matrimonio temprano.  Si bien el matrimonio temprano (menores de 16 años) es ilegal en este país de 35 millones de habitantes, es común que se fuerce a niñas de 13 años a casarse, a menudo con hombres mucho mayores.

Bangladesh

El caso de Bangladesh el matrimonio infantil es un fenómeno epidémico por lo tanto es altamente preocupante y se puede apreciar que un 65% de las menores de 18 están casadas.  Esto es debido a la precariedad económica de las familias. Cuanto mayor es la muchacha más dote deben pagar por ella; esto obliga a las familias a entregar a sus hijas con apenas 14 años.  El país lidera el índice de matrimonio infantil de menores de 15 años en todo el mundo en donde además de un problema de legislación, es también un problema de conciencia social y cultural.

El dos por ciento de las niñas de Bangladesh se casa antes de cumplir 11 años. La reiterada inacción del gobierno central y la complicidad de funcionarios locales permite que persista sin ninguna restricción el matrimonio infantil, incluso de niñas muy jóvenes, mientras que la alta vulnerabilidad a catástrofes naturales pone a más jóvenes en riesgo a las familias que son arrastradas a situaciones de pobreza que hacen que sea probable el dar a las niñas en matrimonio.

Pakistán

164073
Concientizados los novios de 11 y 12 dicen que 12 es un ejemplo de unión infantil al servicio de sus mayores 

Podemos apreciar niñas sin educación, inmaduras y frágiles físicamente por no estar desarrolladas que ni siquiera saben lo que el matrimonio implica como tener relaciones sexuales con un adulto y que en Pakistan siguiendo una tradición cultural machista e injusta llamada “Vani” ofrecen a las mujeres niñas como signo de buena fe a un grupo rival frente a una disputa y termina en la mayoría de las ocasiones en matrimonios forzados. Y lo más curioso del caso es que aqui no todos los padres que practican esta costumbre saben que el matrimonio infantil es un delito.

Todo esto y a pesar que el compromiso matrimonial y el casamiento de menores no tiene ningún efecto, y deben tomarse todas las medidas necesarias, incluida la legislación” para evitarlo, afirma el artículo 16 de una convención firmada en Pakistan.

Las niñas suelen ser obligadas a mantener relaciones sexuales con sus esposos aunque no estén maduras física ni sexualmente lo que generalmente trae graves consecuencias para la salud.  Los padres suelen llevar al hospital a niñas “de apenas 11 ó 12 años con la vagina desgarrada porque ya tuvieron su primera relación sexual recien casadas por la tradición de pintarseles con henna las manos de las novias.  Muchos terminan en embarazos precoces con alto riesgo cuando las futuras madres son niñas por las complicaciones que pueden sufrir como hemorragias, fístula, anemia y riesgo de padecer eclampsia.  También hay un fuerte vínculo entre la edad temprana y la mortalidad materna en este país quedando el desarrollo de las niñas comprometido.  Las niñas casadas probablemente no terminan sus estudios y tengan más problemas de salud por las pesadas tareas domésticas que asumen y la presión de la maternidad.  A estas niñas no se les pregunta si desean casarse, los padres no lo ven necesario.  Muchas veces se hacen matrimonios por canje, es decir tu me das y yo te doy.  En muchas comunidades de Pakistán, se mantienen costumbres medievales que atentan contra los propios principios del Islam, que conceden muchos derechos básicos a las mujeres. Los hombres suelen considerarlas como de su propiedad.

 

Anuncios