El jueves una delegación de Corea del Sur entregó en la Casa Blanca una carta del líder norcoreano Kim Jong-un dirigida al presidente de los Estados Unidos Donald Trump para invitarlo a una reunión, a la que el Líder de los Estados Unidos acepto y que en principio dicho encuentro se realizará a finales del próximo mes de mayo., 

Así mismo el propio Presidente de los Estados Unidos Donald Trump se acercó a los medios y corresponsales para informarles de la invitación y así mismo agradeció “las bonitas palabras” de la delegación de Seúl quienes habían dicho que Kim está dispuesto a la completa desnuclearización de la península de Corea, y frenar las pruebas nucleares y balísticas.  Reflejo del endurecimiento de las sanciones que EE.UU. ha impulsado y que incluso ha llevado a China a empezar a aplicarlas.

Siempre según esta versión, el régimen de Pyongyang “entiende la rutina de las maniobras militares conjuntas entre Corea del Sur y Estados Unidos y expresa su voluntad de reunirse con Donald Trump lo antes posible”.

Hace unos meses atrás veíamos a un Kim Jong-un y Donald Trump insultarse y amenazaban con un holocausto nuclear y ahora en la actualidad ambos van camino a una mesa de negociación en la que El presidente de Estados Unidos acepto diciendo que asistirá en el lugar y tiempo que se determine.

Jamás se ha registrado un encuentro directo entre los mandatarios de ambas naciones.

Anuncios