El terremoto se produjo tan solo unas horas después de otro fuerte sismo, de magnitud 6,1, en la misma zona, seguido por varias réplicas. 

Palu, ciudad indonesa situada a unos 80km del epicentro del terremoto y que cuenta con más de 350,000 habitantes es un centro turístico situado al final de una estrecha bahía conocida por sus playas y la práctica de deportes acuáticos que fue víctima de un tsunami de tres metros de altura que fue desencadenado por un potente sismo y que a hoy aún se sienten réplicas.  El fenómeno se dio luego de que un terremoto de magnitud 7,5 sacudió la isla de Célebes, en el centro de Indonesia. 

 

Hasta ayer sábado, se tenia ya de conocimiento público las más de 420 muertos víctimas por ambos fenómenos, todos en la ciudad de Palu, según informó la agencia de manejo de los desastres naturales en el país, sin embargo a hoy domingo dicha cifra casi se ha duplicado al ascender a 832 las víctimas mortales, ante lo cual y los medios de prensa el Vicepresidente del País Jusuf Kalla, dijo que lamentablemente este número podría incrementarse en miles por lo que las autoridades aún están calculando el número de víctimas y el impacto total del suceso.

Por otro lado se pudo aprecias como miles de viviendas se desplomaron, así como hospitales, hoteles y centros comerciales.

Así mismo, Las labores de rescate se están viendo afectadas por problemas en el suministro eléctrico y el bloqueo, por desprendimientos de tierra, de la principal carretera de entrada a la ciudad y el principal hospital ha sufrido daños importantes, por lo que los heridos están siendo tratados en puestos improvisados al aire libre.

Se pueden apreciar crudas imágenes enviadas por los medios de prensa desde el lugar qn la que se muestran escenas de cuerpos tirados sobre el suelo, parcialmente cubiertos con trozos de tela.

La agencia meteorológica del país ha emitido una alerta de tsunami para los habitantes de las provincias de Célebes Central y de Célebes Occidental, a quienes pedía que se desplazaran a terrenos más elevados. No obstante, poco después, las autoridades han levantado la alerta.

Lamentablemente Indonesia sufre frecuentes terremotos debido a que se encuentra en el llamado “Anillo de fuego”, un arco de volcanes y fallas sísmicas en la cuenca del Pacífico. En este último agosto, una serie de terremotos golpeó la isla de Lombok, causando cientos de muertos como el ocurrido el 5 de agosto que cobró más de 460 víctimas mortales. 

Así mismo podemos recordar un tsunami en el año de 2004 que fue provocado por un potente terremoto frente a la isla indonesia de Sumatra que causó la muerte de 226.000 personas en la región del océano Índico, incluidas más de 120.000 en Indonesia.

Anuncios