FAMILIA: COMO EVITAR LAS RABIETAS DE LOS NIÑOS

Las rabietas de nuestros hijos suelen ponernos muy nerviosos como padres y puede llegar a frustrarnos, sin embargo son grandes oportunidades para educarles.

Pero ¿Que son las “rabietas” de los niños? …Son actuaciones en los niños que van desde reclamos, quejidos, llantos hasta gritos, algunos acompañados de patadas, golpes, tirar todo lo que ven a su paso o aguantarse la respiración, otras más fuertes es en la que se hacen daño o a los demás… Estas según se pueden dar muy a menudo y otras de vez en cuando. Y nos guste o no las “rabietas” son parte del desarrollo del niño,lo bueno de todo es que con el tiempo ellos comienzan a controlar sus frustraciones.

Cómo evitar las rabietas de los niños

Tratar de evitarlas siempre que se pueda es importante, ser objetivos al medir si la rabieta es grande, mediana o pequeña. Buscar las formas de abordar la “rabieta” y resolverlo es dotarle al niño de herramientas para su vida adulta. Si la “rabieta” es pequeña al niño no le costará entender que la solución es muy simple, si es mediana la “rabieta” habrá que explicarle que es un tema que podemos resolver, pero que necesitará tiempo y si es una “rabieta” grande, todo esto desde el punto de vista del niño, para nada debemos de minimizarlo, sino por el contrario darle la importancia debida y ayudarle a que comprenda y acepte que hay cosas que no podemos cambiar y mucho menos de forma rápida o automática. Y así veremos que pasados unos dias, nuestros niños, comenzarán a clasificar los problemas y a resolver los más pequeños para lo cual deberemos de felicitarles. Obviamente todo esto deberá hacerse dentro de un ambiente de diálogo y de otros muchos factores, no obstante ellos nos pueden salir con alguna treta para complacerles, y es alli cuando debemos razonar con ellos, para irles educando poco a poco que al final la educación será para ambos.

A continuación algunos tips: 

  • Dedicar a nuestros niños atención de calidad POSITIVA. Debemos desarrollar en nosotros mismos el hábito de fijarnos cuando el o ella hace bien las cosas y recompensarle con ATENCIÓN Y ELOGIOS no con cosas ni promesas. 
  • Darle a nuestros niños control sobre las cosas pequeñas,   es decir permitirles elegir cosas como que desea comer de frutas manzana o fresas, o quieres lavarte los dientes antes o después del baño y así evitamos el stress de que nos oiga el clásico VE A HACER ESTO.., para evitar que se nos diga que no.
  • Mantener lo que esta prohibido para el o ella lejos de su alcance,   las veces que se pueda para evitar que se encaprichen por tenerlos
  • Distraer al niño, ofrecerles siempre algo distinto a lo que el quiere para distraer su atención de lo que quiere y no debe tener o no puede tener, Así mismo empezar con el o ella actividades nuevas que sustituyan a las que al niño o niña frustra tanto o tenga prohibido, o cambie de ambiente o habitación lugar etc.
  • Ayudemos a nuestros niños a aprender nuevas habilidades y a tener éxito, y al aprenderlas siempre elogiarles por sus logros, asi le ayudamos a acrecentar su autoestima sintiéndose orgulloso de sus logros, pero siempre partiendo de lo más sencillo. 
  • Considerar las peticiones de nuestros niños poniendo total atención, no hablo de complacencias ojo. 
  • Aprender a conocer los limites y las fortalezas de nuestros niños, no insistirles a hacer algo si sabemos que no podrá.

Todo esto se puede lograr con calma, porque ante las rabietas, nuestra tarea es en principio el ayudar a nuestros niños a que aprendan a calmarse. Debemos manejar las rabietas según su causa que lo haya alterado. En unas habrá que consolarle, en otras darle de comer si tiene hambre, en otras echarlo a dormir, otras habría que ignorar la rabieta y distraerle. Normalmente la rabieta ocurre porque el niño quiere llamar nuestra atención y la mejor forma de reducir esa conducta es ignorándola sin darla muchos explicaciones del porque no puede obtener lo que desea. Pero si la rabieta ocurre después de decirle al niño que haga algo que no desea hacer es mejor ignorar la rabieta asegurándose que el niño al final haga lo que tenia que hacer después cuando este tranquilo. 

Hay situaciones en que algunos niños pueden hacer daño a sí mismos o a los demás durante una rabieta es cuando se les debe ubicar en un lugar tranquilo y silencioso como seguro para su propia tranquilidad, lo mismo se puede aplicar cuando la rabieta es en público. Si hay cuestiones de seguridad implicadas y se repite este tipo de comportamiento habiéndole pedido que se calme o pare debemos utilizar una pausa obligada o contener a nuestro niño con firmeza por varios minutos. El tema es actuar con total coherencia, objetividad y consistencia y sobre todo en temas de seguridad no ceder.

Los niños en edad pre-escolar o más mayores usan las rabietas para salirse con la suya más aún si les ha resultado antes, aqui la recomendación seria enviarlos a su habitación para que se tranquilicen y no prestar tanta atención a su mal comportamiento sin establecer límites de tiempo solo decir que se quede en su habitación hasta que este calmado. Lo que le dará cierto poder para modificar su actuación y recuperar el control que perdió con la rabieta. Si después de la pausa tiene comportamientos negativos, ahi si poner un tiempo límite.

Lo importante en esto es “no recompensarles” cediendo ante las rabietas ya que le dará más poder y las usará más o serán más grandes. Si elogiarle cuando recupera el control de si mismo diciéndole como me agrada que te sepas tranquilizar ya que los niños después de una rabieta suelen ser muy vulnerables ya que son conscientes de que se han portado mal y es alli cuando debemos abrazarles y tranquilizarles diciéndole lo que deberán de hacer.

Es muy importante, cerciorarnos que nuestros niños cumplen con sus horas de sueño ya que de no hacerlo pueden estar irritables e hiperactivos o tener conductas inesperadas. El dormir en un niño de forma adecuada ayuda mucho a reducir sus rabietas, las necesidades en cada niño varía mucho según su edad, y según sus propias necesidades. Si a pesar de seguir estas recomendaciones y aplicarnos lo más que podemos en ellas, debemos ser objetivos y sinceros en principio y acudir a un especialista si:

*Si tenemos aún dudas o preguntas sobre como nos estamos comportantod ambos lados, nosotros y el niño o los niños, o si somos nosotros los que no podemos controlarlo y reaccionamos con enfado o perdemos el control o terminamos cediendo ante las rabietas del niño consintiendo lo que requieren,

*Si las rabietas del niño depiertan en ambos lados sentimientos negativos. 

*Si las rabietas del niño van en aumento tanto en frecuencia, intensidad o duración o si se hace daño a si mismo o a otras personas.Tiene dudas y preguntas sobre cómo se está comportando usted o su hijo. 

Las rabietas de su hijo aumentan en frecuencia, intensidad o duración o si se hace daño asi mismo o a otras personas con frecuencia o si el niño esta muy irritable, discute mucho y apenas coopera o desobedece.

Ante estas situaciones nadie mejor que un especialista para averiguar si existe algún problema de salud que pudiera estar ocasionado las rabietas del niño (de ser asi como problemas de la vista, oido, enfermedad crónica, retardo en el habla o transtorno de aprendizaje) para descartarlas de plano o buscarles solución o tratamiento sin embargo, las “rabietas” en los niños no son motivo de gran preocupación según sea su tamaño claro esta, ya que estas suelen desaparecer con el tiempo, al madurar ello se autocontrolan aprenden a colaborar, comunicarse y a afrontar sus frustraciones ya que menos frustraciones y más control es igual a menos rabietas.

La experiencia nos dice que cuando los padres aprenden a manejar esta etapa a cambio se obtendrá niños tranquilos y equilibrados emocionalmente, es decir niños felices, con más habilidades emocionales. En resúmen la actuación más recomendable y efectiva antes de la rabieta es la prevención, es decir reducir los efectos que las provocan, nos permitirá tener que lidiar con menos rabietas, evitarlas del todo no es tampoco recomendable pues es un mecanismo sano de sacar una emoción desagradable y aprender a autocontrolarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .