La herencia cantaora de Vicente Soto Sordera

By Teresa Fernandez Herrera

Vicente Soto Barea Sordera,nacido en el Barrio de Santiago de Jerez de la Frontera, barrio gitano y cantaor lleno de historia, patriarca actual de Casa Sordera. Con una herencia cantaora que se remonta a los años treinta del siglo XIX, hasta aquel Paco Valencia Soto, para el arte Paco la Luz. Ha paseado su cante por cuatro continentes, ha cantado en La Scala de Milán y en el Teatro de las Naciones Unidas de París. Es el cantaor de casi toda la gran literatura española, incluido El Quijote; ha musicado y cantado al poeta portugués Fernando Pessoa y de allende el Atlántico a Rubén Darío y José Martí.

Hoy estamos en Jerez, en una apacible tarde febrereña; en una salita aledaña a la Bodega Los Apóstoles de González Byass. Faltan unas horas para que este orgulloso padre acompañe a su hija Lela Soto Heredia, continuadora  de la saga familiar, en su primer concierto como protagonista en un Festival Flamenco de Jerez. Nos hemos reunido aquí para conversar un rato de su impresionante historia. Y naturalmente, empieza hablando de su hija, de su concierto Mi herencia cantaora.

Y nos cuenta: Lela ha colaborado conmigo, pero como protagonista es la primera vez que está aquí, así que la vamos a apoyar mucho.  Nació con ese don, con esa voz preciosa y canta desde los tres o cuatro años. Estoy muy contento de que no se pierda una saga como la nuestra, una saga cantaora de siglos y de que sea aquí, en su tierra, donde presente su herencia cantaora. Me siento muy orgulloso de ella

Ella va a hacer un abanico de los cantes de nuestra familia, empezando por Paco la Luz. Va a cantar por bulerías que es un cante muy significativo de mi casa, de nosotros.  Paco la Luz fue el primer cantaor que se conoce de nuestra familia y fue el creador de una seguiriya histórica, que va a cantar Lela esta noche. También va a cantar una bulería por soleá, típica de nuestra casa, que también se remonta a Paco la Luz. Recordará a Pastora Pavón con un cante por bamberas.  Empezará el concierto con una milonga con un texto de Rubén Darío, de mi disco del año 2000, Entre dos mundos. A ella le encantó esa milonga y se la va a dedicar a Pepe Marchena. Ella tiene unas connotaciones musicales en su voz que  se adaptan a todos los cantes.

También canta una granaína, un cante melódico ideal para su voz tan preciosa, en un guiño a Granada. Recordará a Rosa la Patera, madre de La Perla de Cádiz, por alegrías, con ese encanto que tienen los cantes de Cádiz. Y no faltará algo tan jerezano como los  martinetes, cantes de fragua primitivos, cantes a palo seco.

Yo cantaré una zambra en recuerdo a Manolo Caracol, porque yo empecé con Manolo en Los Canasteros. Tuve esa suerte de estar a su lado. Fin de fiesta por bulerías dedicadas a mi padre, Vicente Soto Monge. “A mi padre Sordera, sabio que me enseñó a que me tomara los tiempos según los viera venir.”

Lela va a estar acompañada además de por el clan Sordera, mis hermanos Enrique Soto Sordera y José Soto Sorderita y yo mismo, por cuatro guitarras, la de Rycardo Moreno, gitano de Lebrija con ascendencia mulata, lo que le hace el tocaor de los dos mundos; Nono Jero, de Jerez, heredero de una saga de guitarristas; Antonio Malena, guitarrista lebrijano con histórica familia cantaora y Fernando de la Morena hijo, de Jerez y Lebrija, que hay que ver de qué saga viene y que toca muy bien. Los palmeros Antonio Valencia, Cantarote, Carlos Merino, todos del barrio de Santiago, todos parientes en distintos grados. Como ves no salimos del triángulo mágico de nuestra historia flamenca.

Teresa Fernández. Más que describir un concierto, si leen con atención, describe  un buen tramo de historia del flamenco y un ligero panorama de las sagas que ha producido este triángulo mágico, Jerez – Lebrija – Utrera. Los interesados pueden acceder fácilmente a las historias familiares de todos los artistas que participaron en el concierto que nos ha descrito Vicente Soto Sordera.  Ahora, en el siguiente bloque nos habla de los entronques de su impresionante saga familiar, de lo que va a hacer próximamente y más.

Fíjate que Paco la Luz, el fundador de nuestra saga era Valencia Soto. La Serrana  y Juana la Sordita eran hijas suyas. Hermano suyo Perico Cantarote, ancestro de los Cantarote que han llegado hasta hoy. El Niño Gloria era bisabuelo mío por parte de mi madre, pero estamos todos mezclados por las dos partes. Entronco con Juanito Mojama  a través de los tatarabuelos, por este lío de familias entre gitanos, creo que eran hermanos. Con los Terremoto, por los Fernández y con los Fernández de Utrera. También estamos emparentados con los Parrilla  Es fácil de entender, viene de los tiempos de las gañanías y de Lebrija a Jerez hay treinta y pocos kilómetros.  Por ahí entroncamos todos, es una historia muy bonita. Ya ves que los Valencia de hoy también vienen de Paco la Luz, somos parientes. José Mercé y yo somos primos, su padre y el mío, hermanos.

Fueron creadores de cantes. La seguiriya y la bulería por soleá de Paco la Luz, los Fandangos del  Niño Gloria tienen un estilo muy importante y sus villancicos por bulería siguen hasta hoy….

Teresa. Por supuesto vas a decirme que los gitanos en Jerez siempre vivieron en armonía en sociedad. Nunca sufrieron discriminación como en otras partes de España.

Así es. Desde que tengo uso de razón y por lo que sé de mis ancestros, aquí en el barrio de Santiago vivían en la misma casa de vecinos gitanos y payos, siempre muy integrados. Nosotros los gitanos, siempre hemos estado metios en la sociedad. En este triángulo hemos convivido en sociedad sin problemas. Yo tengo todos mis amigos de infancia gitanos y payos.

Te hablo un poco de mí. En abril estaré en Madrid, en el Colegio Isabel la Católica,  en un homenaje al poeta jerezano Manuel Ríos Ruiz que presentará el poeta Antonio Hernández de Arcos de la Frontera. También estaré en la Suma Flamenca con espectáculo mío.

Teresa. Háblame de Lorca en este año dedicado a él. De Lorca y el Flamenco. Y de todos los poetas y literatos a los que has cantado.

Lorca era muy sensible, un enamorao del flamenco, de nuestra cultura gitana, le dio mucho sitio a los gitanos porque entendió que teníamos un valor muy grande y lo hizo a través de su cultura literaria y musical. Él vivió mucho el flamenco e hizo una labor grandiosa. Como digo yo, al flamenco le hubiera faltado alguna ramita sin él.

Yo soy uno de los artistas de mi generación que ha grabado muchas cosas literarias, incluido Lorca. He grabado poemas del poeta portugués Fernando Pessoa en los años ochenta. He hecho Cantata Flamenca con textos de José Bergamín que es una maravilla. He cantado a Rubén Darío, a Valle Inclán, a Unamuno, a Cervantes, lo último a Pepe Hierro. El Quijote  lo estrenamos  en una gira por Europa y en Madrid lo estrenamos  en Teatros de la Villa y en el Corral de Comedias de Almagro. He hecho muchas cosas literarias a través de Lorca. Porque Lorca es el que más incidencia ha tenido con el flamenco. Yo le he cantado bastante. Hoy en día el colectivo de arte que más mantiene vivo a Lorca somos los flamencos.

En definitiva soy un conjunto de todo lo que he vivido, de todo lo que me ha aportado la vida, que ha sido mucho. Yo fui al colegio muy poquito. En mis principios tuve la suerte de cantar para Antonio Ruiz Soler, para Antonio Gades, Mario Maya, El Güito, grandísimos bailaores de una época, hasta que me dediqué a cantar en solitario. Con la guitarra me han tocado los más grandes, Vicente Amigo, Tomatito, Paco Cepero, Enrique de Melchor, Moraíto Chico, Pepe Habichuela, Gerardo Núñez, Manuel Parrilla, Diego del Morao, Manuel Valencia…

Teresa. Dime porqué te has implicado tanto en el mundo literario.

Yo conocí ese mundo literario  por mi compadre Pedro Atienza, que era un periodista de aquí y a través de él conocí ese mundo alucinante, porque yo no tuve la suerte de estudiar lo suficiente como para estar integrado en la literatura. Yo fui al colegio muy poquito, lo que yo percibía eran los mensajes de esos textos. Pero luego he vivido tanto, han pasado tantas cosas importantes en mi vida, que al cantarlos he entrado dentro de su literatura. Sin darme cuesta creo que soy de los que más literatura he cantao, discográficamente creo que sí.

Teresa. Dime algo de la trilogía Sevilla – Jerez – Cádiz, de los cuarenta palos de estas tres ciudades.

Empecé a grabarlo para RTVE en la época de Fernando Delgado. Quise hacer un viaje de Despeñaperros p’abajo, deteniéndonos en el triángulo mágico. Estuvieron quince o veinte guitarras, todas diferentes y cantes por cuarenta palos distintos.  Ha sido una de las cosas más importantes que he hecho. Hicimos también lo de Pessoa, que presentamos en Lisboa. Ahora vamos a volver.

Mi amigo Pedro Atienza, ya fallecido, editó la novela La Vida a Palos, que ha llevado al teatro Imanol Arias. Esa novela relata gran parte de mi vida. Una maravilla, cada capítulo es un palo de cante.  Me dices que distinguir esos cuarenta palos tiene tela,  pero mira, lo que hay que hacer es sentir. Así lo decía Manolo Caracol, sentir, eso es lo único importante. 

Teresa. Háblame de Las coplas del desagravio. A la Mujer, tu trabajo reciente, de 2018. ¡Había agravio! A las mujeres artistas, gitanas o payas del flamenco

Este disco fue creado para desagraviar a la mujer en la historia, ya aparte de la mujer gitana o no gitana. La mujer siempre ha sido agraviada. Yo ya tengo una edad, he vivido una época  en la que las mujeres no podían entrar en los bares y en nuestra rama ha habido muchos agravios a la mujer, mujeres cantaoras y bailaoras que no se les ha permitido realizarse….yo he vivido cosas de esas y es que estaba muy mal mirao cuando una mujer se dedicaba al baile,  estaba generalizado en la sociedad, 

Entonces Rafael Lorente, tenía un poemario con estos versos al desagravio que hemos adaptado a mis cantes y donde recita mi mujer Luisa Heredia y participan seis guitarras jerezanas magistrales: Diego del Morao, Alfredo Lagos, Manuel Valencia, Nono Jero, Manuel Parrilla y Juan Diego Mateos. Y los cantes de Melchora Ortega, La Macanita  y de mi hija Lela Soto, que representan dos generaciones diferentes.  Lo ví, me gustó mucho. Posiblemente lo presentaremos en la Suma Flamenca. Mi manager está en conversación con ellos, a ver si lo dejamos cerrado. Estás invitada.

Teresa. Te das cuenta de que perteneces a una dinastía cubre ya tres siglos? ¿Que vienes de los cantes más antiguos? ¿Que representas la aristocracia del Flamenco?

Pues la verdad,  canto por ellos y canto distinto porque canta mi corazón. Hay una evolución grandísima, con respeto a la tradición y el conocimiento profundo de aquellos pioneros. Nuestra evolución es musical, porque por ejemplo, la guitarra ha evolucionado muchísimo y eso le ha aportado mucho a los cantes. Se canta más musical que se cantaba antes, sin perder la esencia.  Para mí que vengo de donde vengo, cuando miro p’atrás, que tengo tres siglos atrás de cante, es una responsabilidad y una alegría muy grande, es una suerte haber nacido donde he nacido.

Doy gracias al Señor por haber nacío donde he nacío.  Ya ves,  yo nací cantaor, pero hubo un tiempo que me dediqué a la guitarra y luego decidí por el cante. Pero es muy importante para un cantaor saber de guitarra y viceversa. Para armonizar, para ponerle música a los versos.

Teresa. Vicente, ha sido un honor y un inmenso placer.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .