En memoria de Jerry González

By Teresa Fernández Herrera

En el Día Internacional del Jazz proclamado por la UNESCO, se ha rendido un homenaje en Madrid al maestro pionero del Jazz Latino Jerry González, fallecido el pasado mes de octubre. El recuerdo ha consistido en la colocación de una placa conmemorativa en su domicilio, calle de Jesús y María 34, en el madrileño barrio de Lavapies.



La ceremonia se realizó en el marco del International Jazz Day Madrid, organizado por la Asociación de Salas La Noche en Vivo y promovido por el Ayuntamiento de Madrid.

Muchos músicos y amigos acompañaron a su viuda y su hija. También hubo representación del Ayuntamiento de Madrid para que en nombre de la ciudad se rindiera este homenaje a uno de sus vecinos más internacionales en la historia de la música.

Después de la ceremonia presidida por el Gerente de la Asociación de Salas La Noche en Vivo, Javier Olmedo, por Concepción García Herrera por la Mesa del Ocio municipal y por su viuda Andrea Zapata, una docena de músicos improvisaron una Jam Session al más puro estilo jazzístico en honor al compositor e intérprete neoyorkino.

Jerry González nació en Manhattan, Nueva York en 1949 en una familia puertorriqueña. Jerry estudió en el Music & Art High School y el Music College de la Universidad de Nueva York. Empezó su carrera como trompetista y percusionista junto a Lewellyn Mathews. Recibió las influencias de Miles Davis, Mongo Santamaría y sobre todo de Dizzy Gillespie, de cuya banda formó parte en los primeros 70.

Luego estuvo en la banda de Eddie Palmieri a mediados de esa década y posteriormente entró en el Free Ensemble del timbalero Manny Oquendo y su hermano Andy González. Los dos hermanos fundaron el Anabacoa Ensemble y más tarde el Newyorker Experimental Folklore Group. Ahí profundizó en los orígenes afrocubanos de su música y en el jazz.

En los 80 tocó en los conjuntos de Tito Puente, McCoy Tyner y Jaco Pastorius, hasta fundar su grupo con la Fort Apache Band de quince músicos. Grabaron discos en directo en festivales de jazz europeos, The river is deep en Berlín y Obatalá en Zürich.

El punto de inflexión en la carrera de Jerry González fue su participación en la película de Fernando Trueba Calle 54. Allí estuvieron los grandes de la época, Tito Puente, Bebo Valdés, Gato Barbieri, Paquito d’Rivera, Michel Camilo, Eliane Elías… A partir de ahí, Jerry comienza a recibir invitaciones para participar en festivales y otros proyectos musicales en España, por lo que fijó su residencia en Madrid en el 2000.

Y ahí empezó su aventura flamenca, nada menos que con un disco, Piratas del Flamenco, nada menos que con el guitarrista Niño Josele, con el cantaor Diego el Cigala y con el maestro de la percusión Israel Suárez Piraña. El disco estuvo nominado como mejor álbum de jazz latino a los Grammy y ganó el Premio de la Crítica de Jazz en Nueva York como mejor disco de jazz latino.


Nino Josele & Jerry Gonzales

Le quisieron todos los grandes: Enrique Morente, El Negri, Javier Limón, Jorge Pardo, Paco de Lucía, Martirio, Andrés Calamaro

Jerry González y su maravillosa trompeta se merecen este recuerdo, que permanecerá para siempre en la casa donde vivió. ¡Bravo, Jerry! Seguro que lo has disfrutado desde el más allá.


Jerry Gonzalez y Los Piratas del Flamenco (Duración 56min 50seg.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .