Aviso: Bayles de Jitanos por El Choro

By Teresa Fernandez Herrera.

De Huelva tenía que ser este Antonio Molina El Choro para llevar en el alma toda la carga de sentimientos que libera con su baile en este extraordinario espectáculo, premios de la Crítica y Revelación del Festival de Jerez, cuya idea original, coreografía, guión, repertorios musicales y textos son de Rafael Estévez, en una producción de la Fundación Cristina Heeren de Sevilla, para una puesta en escena actualizada de las músicas, letras y bailes  adoptados o creados por artistas gitanos desde el siglo XVII. Un diseño de iluminación en clave de claroscuro, con escenas que hubiera firmado Caravaggio, una auténtica obra de arte salida del taller de Olga García.

El espectáculo empieza y termina con un Choro tecleando compases sobre una mesa redonda, a la izquierda de entrada, a la derecha de salida, un símbolo de que el flamenco nunca acaba, simplemente se transforma y vuelve a empezar. Un anuncio del proceso alquímico producido en suelo andaluz en un crisol de músicas gitanas y no gitanas, negras, afroamericanas, agitanadas, moriscas, sefardíes, gitanescas, cultas, populares, tradicionales, preflamencas y flamencas. Todo un fenómeno social.

Entre sonantas, palmas y percusiones, sale ella, Gema Moneo, de la saga de artistas con ese apellido jerezano ilustre, saga de cantaores y guitarristas. Gema es muy joven, baila muy bien, sabe componer sus movimientos siguiendo las cadencias musicales y rítmicas que marca el palo festero que ya raramente se practica, unas Chuflas Gitanas que suenan por alegrías. Punta, tacón y molinillos. Una delicia.

Todo es diferente en este espectáculo. Los pasos de baile, los cantes y toques, los cambios en la escenografía, el foco que va marcando secuencias. No hay un solo protagonista, todos tienen su momento de gran protagonismo. Podemos ver a un guitarrista en un solo de perfil, tocando una inmensa bulería, con la luz sobre la camisa blanca, algo que dota a la escena de una intensidad virtual. O los dos guitarristas de espalda al público, con los cantaores frente a ellos y el bailaor delante de todos ellos. O la escena cumbre, de la que han hablado todos los medios cuando el estreno de Jerez, la de la reja marcada en un cuadrado de luz en el suelo y el bailaor marcando pasos sobre ella, como en una cárcel y Pepe de Pura cantándole casi al oído, en una expresión de belleza y drama de una intensidad que no se pué aguantá. Hay que explotar de alguna manera para sobrevivir a tanta emoción.

Las guitarras se vuelven moriscas para Gema Moneo cuando ella baila y canta algo muy antiguo y al mismo tiempo muy nuevo en un escenario del siglo XXI. Vuelve El Choro, vestido de aguador de tiempos pasados, bailando descalzo unos pregones de flores y canastas, melodías de aguadores que están en el origen de los cantes apolaos.

Rafael Estévez hablando del repertorio para Bayles de Jitanos en la página de Flamenco Heeren, desvela mucho de sus orígenes: “Las Chuflas Gitanas de Garrido de Jerez, la primera bulería grabada por La Niña de los Peines, las zarabandas afroamericanas que bailaban los gitanos en la histórica Venta de Caparrós, en el camino de Lebrija a Jerez en 1781. Cantiñas de Tío José el Granaíno y la Juanaca, adaptadas de cantes de zarzuela allá por el XIX.  Antonio Mairena que reelaboró cantes antiguos por los años sesenta del XX, como aquellas tremendas tonás sobre las represiones sufridas por el pueblo gitano. Tonás y Seguiriyas primitivas donde se canta al alba de un nuevo día y a la libertad. Tonás del repertorio de Don Antonio Chacón,que más tarde transformó en zambra Manolo Caracol; zambras de Sabicas y el Niño de Miguel. Tangos granaínos y extremeños que conviven en armonía; de los últimos derivan los Jaleos. De los pregones de flores y canastas cantados por aguadores, surgieron los romances y cantes apolaos. El jaleo de gitanos de la escuela bolera, las jácaras y aires preflamencos del siglo XIX fueron la base musical para crear una bulería  preflamenca del siglo XXI”.

Bayles de Jitanos es un compendio de la historia del Flamenco, toda una historia de gitanos. que siempre han sabido bailar, cantar y tocar aún en medio de grandes sufrimientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.