CATALUNYA: A 41 AÑOS DE TRAGEDIA QUE ENLUTO A TERRAGONA

Un dia como hoy 11 de julio, en el año de 1978, la explosión de un camión cisterna arrasó un camping lleno de veraneantes cuyas llamas llegaron hasta el mar que igualmente se encontraba repleta de bañistas, muchos de ellos que trataban de huir inútilmente, dejándo sin vida a más de 200 personas..

Era las dos y media de la tarde, cuando el terror de pronto se apoderó del camping “Los Alfaques” Els Alfacs, perteneciente al término municipal de Alcanar muy cerca del núcleo urbano de Sant Carles de la Ràpita, en donde muchos se encontraban disfrutando de la comida cuando un camión cisterna cargado de propileno licuado, explotó justo cuando pasaba por delante del camping. Incidente en el que perdieron la vida màs de 200 personas entre niños jóvenes y adultos, con más de un centenar de heridos con graves secuelas y otros tantos que fueron igualmente hospitalizados por heridas más leves.

Fueron muchas personas del continente europeo que fallecieron calcinadas provenientes de Bélgica, Francia, Alemania, Reino Unido, Rusia etc.. cuando se encontraban disfrutando de unas vacaciones frente al mar Mediterráneo, en el camping de Alcanar .

El fatídico camión era conducido por Francisco Ibernón, murciano de 50 años con una experiencia como conductor de camiones de transporte de materias peligrosas de más 20 años. Ese día, Ibernón conducía un camión cisterna que había llegado a la refinería Enpetrol de la Pobla de Mafumet a las 10.15 horas de la mañana y se fue cargado dos horas después con 25 toneladas de propileno licuado cuyo destino era la Factoría de Paular de la Comunidad Autónoma de Castilla La Mancha al que nunca llegó…

Ibernón el chofer, se encontraba circulando por la carretera nacional N-340, dos horas y media después de salir, mientras pasaba por delante del camping Alfacs la carga que transportaba explotó y tras esta, una bola de fuego se abrió paso atravezando el camping provocando un cráter de dos metros y medio de profundidad y 10 de radio dejando marcado el lugar del accidente. Además, la explosión hizo que las bombonas de gas de los campistas y los depósitos de gasolina de los vehículos, explotaran. . Así mismo todos los vehículos que transitaban entre la carretera nacional N-340 y el mar fue totalmente arrasado por la explosión, lo que provocó que el agua del Mediterráneo se elevara hasta 2.000 grados de temperatura, entrando en ebullición durante varios minutos.

La explosión provocó que gran parte del camping quedara totalmente destruida, además de cuatro chalets o casas cercanas como una sala de baile de nombre ‘Las Cancelas de Don Ben’. Se sabe que en el momento de la tragedia había en Els Alfacs cerca de 800 personas y se calcula que, entre 300 y 400, se encontraban dentro del radio de la explosión.

El camión cisterna conducido por Francisco tenía una capacidad máxima de 19,35 toneladas pero, el 11 de julio de 1978, al salir de la Pobla de Mafumet, iba con una sobrecarga de 5 toneladas más, hecho que según el tribunal de Tarragona fue lo que provocó una ruptura hidráulica de la cisterna e hizo que se evaporara el gas y se expandiera dando inicio a la explosión, una explosión sin precedentes ya que su estallido provocó además la detonación a su paso de todos los elementos que en dicho camping llevaban gas o gasolina como las bombonas de gas y los depósitos de combustible de los coches y auto-caravanas de los campistas.

Fue una tragedia sin precedentes en el que se podían apreciar gran cantidad de cuerpos esparcidos por todo el terreno del camping calcinados tanto de hombres mujeres como niños así como de otras personas heridas y otras con heridas levees que no sabían como reaccionar ante los hechos vividos..

El despliegue de salvamento conformado por socorristas, bomberos y equipos médicos que se apersonaron a la zona del desastre para intentar salvar el máximo de personas posibles fue muy grande, trasladando a los hospitales cercanos como el de Perpiñan en Francia o al de Barcelona y Valencia en el que se vio un gran despliegue de unidades entre más de un centenar de ambulancias y varios helicópteros así mismo Alemania ofrecía sus servicios para acoger al máximo posible de heridos, por otro lado turistas belgas como alemanes que se encontraban alojados en dicho camping fueron trasladados a su país de origen en avión-ambulancia.

La operación de rescate duro hasta las 3 de la madrugada del día siguiente, no obstante no se dio por terminada dicha operación de rescate de todas las personas que habían resultado heridas, así mismo se supo que la tarea de identificación de los cuerpos fue realmente muy complicada ya que las quemaduras cubrían el 90% de los cuerpos en el mejor de los casos por decir algo. Sin embargo también se supo que muchas personas no fueron reclamadas por ningún familiar por lo que fueron enterradas en fosas comunes. Así mismo, las indemnizaciones que se tuvieron que dar por el accidente sumaron al cambio de hoy unos 6,6 millones de euros .

Como podemos apreciar, dicha tragedia vivida en Alcanar fue tan grande que se tuvo que cambiar las normativas de seguridad para evitar episodios similares por lo que se hizo obligatorio la instalación de valvulas de alivio de presión en las cisternas que transportan determinadas sustancias inflamables. Por otra parte, se prohibe también el paso de camiones que transportan productos peligrosos por las carreteras que atraviesan núcleos urbanos por lo que desde entonces se obligan a circular por la autopista y la carretera nacional N 340 ya no pasa por el lado del camping.

A los meses el camping Los Alfaques fue reconstruido y desde hace años dicho camping vuelve a acoger con plena normalidad a turistas de todo el mundo que visitan la costa mediterránea cada año, colocándose en el en una de sus paredes un mural en memoria de las víctimas del 11 de julio de 1978. Su propietaria Carmen Macià, veinte años después del accidente en una entrevista que concedió al diario ‘El País’ manifestaba que estuvo mucho tiempo sin ir a dicho lugar, pero que sin embargo “que para mirar hacia el futuro se tenía que ir y no dejarse atormentar por el pasado”.

La conmoción por la tragedia acaecido en el camping “Els Alfacs” traspasó fronteras, teniendo en cuenta que la mayoría de los veraneantes que llenaban el camping eran extranjeros. Familias enteras perdieron la vida elevando el dramatismo del suceso hasta límites inimaginables. De hecho fueron una gran cantidad de numerosos corresponsales de medios extranjeros los que se desplazaban hasta la zona del siniestro para cubrir la noticia como las labores de identificación de cadáveres.

A la fecha es muy difícil olvidar lo sucedido en el camping los alfaques o els alfacs: El paradisiáco destino que paso en convertirse en un infierno por lo que tanto para los que perdieron a sus seres queridos como a los que sobrevivieron el mismo aún hoy 41 años después las imágenes siguen afectándonos a todos porque sigue y seguirá siendo para ellos en especial una gran cicatríz en sus vidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .