CUBA – ESTADOS UNIDOS: NIURKA EN TENDENCIA

Hoy día en PLANETA LITERARIO nos acompaña desde Estados Unidos de América la Cubanoamericana Niurka Calero, quien además es Directora General de La Agencia Mundial de Prensa de los Estados Unidos.

Niurka es un ser muy especial, es una mujer todo terreno que no solo se inventa sino que se vuelve a reinventar. Una persona sensible a flor de piel, creativa, artista, mujer, madre, amiga, hija y escritora. Decimos Niurka en tendencia porque empodera a la mujer con sus actos, con su lucha en su día a día. Sin más preámbulos veamos la faceta de Niurka la escritora sin pan pan y sin vino vino, quien tiene varios libros que desde aquí recomendamos, toda una amante de lo natural y soñadora en el tiempo. Todos derechos reservados.

Telón de fondo 

No quiero recordar, entonces: “Un chino cayó en un pozo, las tripas se hicieron agua”.

Vuelvo a caer, el trueno me despertó…“las tripas se hicieron agua,arre bote, bote, va…

Ese hombre con su pelo tan rubio como las mazorcas mexicanas que vende Walmart…“arre bote, bote va”luces y estallidos alrededor. Pensé que el todo era Dios, ahora estallamos todos juntos.Suena la alarma,estamos vivos,seguir dando gracias.“Uri, uri, ura, la reina va a pasar”Amanece…

Actualidad

La buena era yo

Tardé en darme cuenta, de ahí la apatía, El desgano.

La buena era yo.

Cuánto cambio todo, era igual,No lo habías notado antes, Cambiás tú, no los otros.Y entonces el espejo,El reverso de todo.Tiras la moneda Que pare siglos al caer.

La buena era yo,

Pronunciado Desde el nacimiento, marcando a todos.La muerte de unos Es el nacimiento de otros,Una cadena para siempre De vida y muerte.

La buena era yo. Ahora, sonrío.

PARA UN CRISTO MAL HECHO

YO Y MIS MÁSCARAS

El principio una mirada larga que buscaba respuesta, que trepaba donde cielo, barco y mar se parecen. Ahora mis pies se entierran en la arena, siento el agua fría como la brisa y como esta distancia que nos media, sigo tranquila queriendo ser piélago, viento, pez, grupa de cualquier insecto migratorio.

Mañana triste, noche gris, mañana cansada, noche que se despide, mañana sucia, frío de lo que no pasó, un cuento sin final, un pueblo aburrido y marchito: masa estéril y extinta como este tiempo.

Quedarán tus fronteras vírgenes en algún mínimo espacio, lograrás sombras y abedules, darle vuelo a cuanta vida tenga alas y continuar triste, prohibido, lento de tener, pisando fuerte, sintiendo lo que aplastas, llenándote de ideas y de puntos cardinales, sin dejar notar las cien mil caras que no vemos y otras tantas, que no conoces tú.

Dejarás de pensar en probar la llave, si al final de nada sirve, violentarás la salida, morderás la sed de tu hora, te cagarás en la madre a todo volumen y no notarás nada, descubrirás la paciencia de las hormigas, te harás pequeño y hostil. Arrojarás groseramente tu máscara, te sentirás limpio, desnudo y disfrutarás la proyección de tu sombra a la luz de esa vela, te confiarás nuevamente al sexo y le ganarás a tu suerte, demostrando que eres más hábil y más libre.

Yo, seguiré dando riendas sueltas a este trotar que llevo dentro, algunas veces sujeto, otras triste, pero al final correré con los ojos puestos en lo que digo de manera que no haya problemas.

Cuando ya no esté más al reverso del espejo, me quedaré en silencio, para llevarme una grata impresión de soledad. Seguiré a la vuelta de mi cuerpo, seguiré de piernas levantadas, sin ti. De esta forma, no tendré que fusilarme la cabeza.

Existo, respiro, tengo nombre propio. No Claudia, Josah, María, no Aries, solo Niurka a otras voces, habitándome aun después del regreso.

Seguiré desde aquí, desde mi cuerpo, desde mi cárcel. Yo. 

Yo y mis máscaras.

copyright: TX 7-173-082

MARTES DEL GUERRERO

¿Quién da más? 

Tal parece que Muerte anda arrebatando personas que ya dieron suficiente. 

Abriendo paso a otros, que quizás no han dado mucho, pero siguen teneindo que décir.

El señor que quería violarme en el parque infantil hace como un siglo y otros cinco que despojaron mis esperanzas.

Al desvalido que quedó sin auto en la calle, siguen siendo noticias.

El orate de la mañana, por no comprenderlo me agredió a gritos y piedras, en un lenguaje extraño que sólo él entiende.

Mi hija feliz, no sabe que el mundo de los mayores se desmorona, se acaba.

Sigue la esperanza individual del poeta prisionero que me puebla que ronda nuestra cotidianidad.

Sin esperanzas o con ellas.

¿Dónde estás alienígena de mis sueños?

¿Dónde estoy desprovista de lo más elemental?

Eternamente esperanzada en el cambio que se aleja.

Música incongruente de estas horas sin agua, sin fuerzas, sin utopías, sin más color.

MI PATRIA DEL LIBRO

Quiero volver a ti pájaro herido.

Volver a ti, que me has crecido.

Volver, pájaro preso: a ti, a tus recuerdos.

Quiero, mi patria hermosa, volver a ti, antes de cavar mi fosa.

Cuba, extraña flor, caimán sin dientes, que la terrible plaga no come gentes.

Cuba: esperanza de muchos, jardín de Edén.

Si el rencor de tus hijos se borrara y las fronteras se abrieran para todos, el corazón de tus hijos desterrados sanaría diferencias del pasado.

Si unimos las fuerzas, las ideas y como mariposas voláramos certeros, podríamos surcar todos los fuegos y unirnos, para siempre; quitándole a Cuba todos los muros y también todos los yugos.

DESDE ELLA

Después de la ventana está el odio, la inmundicia, el querer y no ser más, la mentira; el amor grande e inmenso de tantos años.

El adiós.

El no: -¡espera ya estoy! el me voy, el acomodarse y no estar nunca más.

Detrás de la ventana estas tú, estoy yo y ella, también él o ellos.

Llenos de remordimientos; palabras sin decir y otras muchas más bien -mal dichas-intencionadas- palabras.

Detrás de la ventana que nos protege y también nos acecha.

Esa misma ventana de la que hablo, cómplice de mis noches.

Ventana que estará como yo, engañada por no sé cuánto tiempo más.

¿ACASO TE LLAMAS CIELO PARA CAER?

-la tierra a un minuto-

Quiero enhebrar en la infalible hora los límites de este tiempo.

Poder adelantar la reposición del pan en todos los vientres.

Hacer saltar la brújula un día en la vida.

Denme sol y carne, tener intacta la esperanza, hacer del equilibrio un grito universal.

Déjenme suprimir el espacio, la gravitación, salvar piedras, alzar la mano con la mano, poner la luz contra el rostro.

Tratando de lograr el Amor te conviertes en el otro y todo está dicho.

El polvo lo tapa todo.

Esto es así de simple.

LA MUERTE

La parca no duerme.

Tampoco usa espejuelos, no hay fronteras, discriminación o sexo.

Si alguien lleva libre albedrío es ella.

No perdona a nadie: Niños, jóvenes, mujeres, hombres, ancianos, nadie puede resistirse.

El reclamo del silencio la acompaña, deja lágrimas y desolación a su paso.

Nadie pregunta por ella pero nadie se salva de conocerla.

En todos los casos, ahí está, acechando desde la distancia de un suspiro.

TIEMPOS

Tiempos hay en cada cosa, cosas hay en su lugar.

En la vida existen tiempos que es preciso recordar.

Hay tiempos, para nacer y tiempos, para morir.

Llorar tiene su tiempo, y hasta su tiempo reir.

Si los tiempos se tocaran, y los pudiera atrapar mis manos se confundieran con los tiempos de empezar.

Ese empezar, yo lo hiciera con mis dos hijos en brazos, rescatando la inocencia que se perdió en el ocaso.

LOS SUEÑOS DE LA REINA

La vida es un sinfin de círculos luminosos, en el que muchas personas se encierran, muchas.

Algunos encuentran las espirales de luz; otros continúan dando vueltas para siempre.

Espontaneidad seductora que visita mi casa de sueños e independiza mis más nobles ideas.

Dejadme desahogar tanto desamor en estos tiempos de absolutismos y crueldades.

Hablar de lo mismo muchas veces es condenarnos como locos al circo mundano y estéril en que se ha convertido el mundo.

En el círculo de la verdad, la oveja clama y llora.

Un círculo que quema, un círculo de sombras.

Somos el rebaño de las tarjetas.

Tenemos grabado en nuestras frentes el símbolo de la desintegración, del dinero, el símbolo de un sistema agonizante en un planeta enfermo.

DESPUÉS DE LA HORA Y DEL SUEÑO DEL LIBRO

A mi madre: que me regaló la vida y también el atlas básico de ortografía, un regalo de antes…

Ya no me asusta la lejanía, la veo como una aventura inevitable y buena.

La lejanía está dentro de todos, unas veces dormida, otra triste, al menos eso pienso ahora…

Cuando paseaba por la orilla del río me gustaba tirar piedras al agua, ver las ondas reflejadas una y mil veces, hacerme partícipe del verde hasta sentir que no tenía sangre, sino río corriendo por mis venas. En aquellas espirales me perdía pensando en el momento de la separación.

Ahora el afluente y todos mis conocidos solo forman parte de mis recuerdos y están tan lejos como el primer sueño, o como el último diente de mi primera dentición. La calle, la gente que hasta entonces me era indiferente, el árbol de melocotones del abuelo, mi perro devorado por las hormigas, todas las hogueras que malograron mis manos, los amigos de siempre y los enemigos, no logro precisarlos en detalles.

Mi casa, la caja de recuerdos con olor a naftalina, el diccionario verde sin portada, mi abuela sorda, y su manía de ver crecer a las personas; las plantas que cuidaba y destrozaba con el mismo amor. Todas las promesas de antaño quedan en mí, como un boceto que el tiempo y las polillas se han encargado de destruir.

Los domingos eran especiales, nos reuníamos, hablábamos sin parar provocando un desorden único e irrepetible. En esa época pensaba que todos, tenían que dejar de ser adultos y luchaba a capa y espada para que entendieran e hicieran suya mi verdad.

La distancia, esa niña de anteojos y trenzas es una de las pocas cosas que el tiempo me dejó. 

Más tarde en mi cuarto, escuchando a esos grillos y pensando en la travesía, en la segregación.

Ahora, que no veo ni el río, ni las ondas que producía la piedra en el agua, que no hay verdes ni lomas, que la sangre cada vez se espesa más en mis arterias, que la ortografía y el lenguaje es algo olvidado, antiguo; recuerdo que nunca imaginé, que tanto detalle de mi vida, sea algo que no logro despertar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.