Sagas Flamencas: Sorderita y Agujetas Chico

By Teresa Fernandez Herrera

De nuevo la inagotable cantera flamenca de Jerez de la Frontera estuvo en la Sala García Lorca de la Fundación Conservatorio Casa Patas el sábado 19 de octubre. Casi cerrando ciclo de sagas, allí estuvieron y convencieron José Soto Sorderita y Antonio de los Santos Agujetas Chico.

Cuando se habla de la aristocracia gitana del arte flamenco de Jerez, Sorderas y Agujetas están en primera línea. Los Sordera se remontan a aquel mítico cantaor pionero de la seguiriya jerezana, Francisco Valencia Soto, Paco la Luz, nacido en Jerez en 1839,  auténtico patriarca del cante jerezano y desde ahí en adelante, su hermano Perico Cantarote, sus hijas María La Serrana y Juana La Sordita, el abuelo Manuel Soto Sordera, hermano  de Tío José de Paula y padre de Vicente, el actual patriarca de Casa Sordera, de Enrique Soto, de Manuel Soto El Bo y de Sorderita. Una saga  ya presente en tres siglos, que se dice pronto.

Los Agujetas se remontan a los padres de Manuel de los Santos Gallardo, Agujetas El Viejo, primer profesional de la saga. Gitanos de la Calle Nueva del barrio de Santiago, la flor y nata de Jerez. Agujetas porque Manuel trabajaba en el ferrocarril como guarda agujas. Nació en 1908 y ya desde esa generación todos fueron artistas, sus hermanos Diego y Domingo Rubichi y El Chalao. También todos los hijos de Agujetas El Viejo fueron artistas, el más conocido Agujetas de Jerez y éste padre de Dolores Agujetas, madre de nuestro Agujetas Chico. Ahí estuvo también su tío Antonio de los Santos, el de los soníos negros,  y otros que me dejo por el camino por no confundir con tanta genealogía, pero que están.

Con 19 años, José Soto Sorderita fue cofundador de Ketama, junto a Juan Carmona El Camborio y Ray Heredia, en los años 80 del siglo pasado, iniciándose así en la vanguardia flamenca, en la que sigue, siempre con muchísimo respeto a la raíz del cante que representa su familia. Como guitarrista puede presumir de haber acompañado entre otros a Manolo Caracol y Camarón de la Isla. Es tan versátil que es cantaor, guitarrista, compositor, productor discográfico, auténtico erudito del flamenco tradicional a la vez que innovador sin fronteras.

Antonio de los Santos,Agujetas Chico lleva en escena desde niño, es un notable guitarrista y cantaor, uno de los poquísimos cantaores que se acompañan a sí mismo con su guitarra. Durante años, hizo música de varios géneros mientras nomadeaba por la geografía española, con las que ha forjado su personalísimo estilo, su inseparable duende. De su agitada vida canta en su disco Los cuchillos del tiempo, por toná y soleá, seguriyas, bulerías, nanas o fandangos.

Y ahí se presentaron los dos, en la García Lorca, mano a mano, con su voz y sus guitarras en un concierto bastante insólito que levantó pasiones. Jerez pesa mucho, no digamos los nombres artísticos de los actuantes, por no hablar de sus propias historias y trayectorias. Todo pesa y ello exige y ahí estaban los dos, para dar respuesta  a lo que se esperaba de ellos. Allí estaban, con esa simpatía-empatía, sentido del humor y aje, que hace únicos a esos afortunados de haber nacido en el centro de un triángulo  mágico, a la par que en la ciudad más importante de la provincia de Cádiz.

Y fueron desgranando con sus voces flamenquísimas y el auto acompañamiento de la voz cantante de sus sonantas, los palos históricos de la tierra y algunos más. Cantes y toques a palo seco, festeros con palmeros, bordando soniquete con las guitarras, más El Chico que Sorderita, que la guitarra de El Chico es mucha guitarra, brillando en esos pequeños conciertos entre tercios, con falsetas propias, fraseos que ponen letra, bordoneos y arpegios a golpe de soniquete jerezano, que no es mejor ni peor, es diferente, es escuela que no crea escuela.

Hubo mucha interactuación con un público rendido entre cante y cante, dedicatoria  de El Chico al Morao, es decir a Manuel Morao, el gran referente de la guitarra jerezana. Cantaron y tocaron por soleá a la limón, tientos de Sorderita, soníos negros del tío Antonio de los Santos, soleá a petición del público a Agujetas en la segunda parte, bulerías, tangos, flamenco de ayer en versión de hoy, muy de hoy, que gusta a todos menos a unos pocos anclados en un pasado que ya no existe. Ellos que vienen de donde vienen lo saben muy bien, aquí puede sonar una seguiriya de Paco la Luz en versión flamenca siglo XXI. Y tan pura es la una como la otra.

Un final por bulerías de Jerez en el que estuvieron muy acompañados por familiares artistas como la rubísima mujer de Agujetas Chico, Beatriz Morales Romero, que se arrancó a bailar con arte del que va por dentro. Y el secreto a voces de porqué el flamenco es universal: Porque lo sufren o se divierten, lo viven, lo pasan bien y todo eso hacen sentir y participar a los que están ahí, sean de donde sean, hablen lo que hablen, manifiesten o no lo que sienten o con qué se identifican.

En resumen: Gran noche de cuerdas de cante y toque.

Agradecimiento especial a DeFlamenco por sus imégenes y videos para el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.