ESPAÑA: CRISTINO VIDAL BENAVENTE

PLANETA LITERARIO, se complace en presentar una vez más una breve e importante “antología” de escritos, poemas y algo más de Cristino Vidal Benavente desde España. Quien comenzó a escribir a los 80 años (ahora cuenta con 91), para entretenerse y alejar lo más posible el fantasma del Alzheimer, ya que pensaba que escribiendo y manteniendo el pensamiento siempre activo le ayudaría a conseguirlo y así fué. Cristino, comienza componiendo redondillas, luego décimas y más tarde sonetos, siempre rimando, porque no entiende la poesía de otro modo. A continuación algunos de sus poemas todos con derechos reservados. Ver más en https://cristinovidal.wordpress.com/ Ahora ya podemos adquirir su libro por lo bueno, bonito y barato. Aquí hay uno con 400 sonetos de factura clásica. Sólo se puede adquirir siguiendo las instrucciones de compra que figuran en este enlace. http://www.lulu.com/…/desde…/paperback/product-23311579.html

¿SERÁ EL AMOR UN HECHIZO?

Donde hay amor no existe la tristeza,
pues su lugar lo ocupa la alegría
y en el acontecer de cada día
alguna dicha a florecer empieza.

Sentimiento de tal naturaleza
que en dulzura supera a la ambrosía
y a través de su enorme fantasía
todo convierte en singular belleza.

Cuando a nosotros llega nos encanta
su novedad si somos primerizos
y con el tiempo va creciendo tanto,

que a veces de pensarlo nos espanta
creyendo que se debe a los hechizos
que son de la locura un adelanto.

A PUNTO DE ENLOQUECER.

A punto ya de enloquecer estaba
y con el corazón hecho pedazos,
cuando vino el refugio de tus brazos
y mi ánimo a la vez se levantaba.

Sonó entonces en mí como una aldaba
que me invitó a restablecer los lazos
anteriores y luego en tus regazos,
miedos, dudas y angustias me quitaba.

Todo esto en un sueño sucedía
vivido con enorme sufrimiento,
que hasta el alma con saña me roía

y sin dejar de hacerlo ni un momento,
hasta ese instante lleno de alegría
en que me despertaste con tu aliento.

LA VIDA NO TRATA POR IGUAL.

Qué tristeza saber lo que hay de bueno
en este mundo y no te pertenece,
pues casi todo va, según parece,
a acrecentar el patrimonio ajeno.

Parece que la vida pone freno
a muchas de las cosas que apetece
cierta gente y a otra más le acrece,
aunque de todo ya se encuentre lleno.

La vida nunca trata por igual
a todos los que llegan a este mundo,
porque los hay con más o menos suerte,

siendo ésta una ley universal,
lo cual es un fracaso y bien rotundo,
que acaba en los umbrales de la muerte.

Quien ha sido muy fuerte
en esta vida, va a morir igual
que lo va a hacer cualquier otro mortal.

ALZHEIMER.

En el Día Internacional del Alzheimer.

Me heriste, Alzheimer, donde más me duele,
¿se te hizo poco el Down que ya tenía,
que empleas tu infamante felonía
tratando de evitar que este ángel vuele?

Oigo al alma gritar que me rebele
y piense que estoy fuerte todavía,
bien lejano a un estado de agonía,
y a la tristeza con valor congele.

No vas a conseguir amilanarme,
que al contrario, más fuerza vas a darme
para luchar contigo con fiereza

y acabar con las muy viles acciones
que a mi niña colocas a montones
en su débil y límpida cabeza.

Gracias a tal firmeza,
esa sonrisa angelical que luce,
en lugar de morir, se reproduce.

ME CRECE EL CORAZÓN CUANDO EN TI PIENSO.

Dos corazones tengo, amada mía,
uno para ti sola, y para el resto
otro que me pusieron de repuesto,
previendo del primero una avería.

Al pensarte sentí que me crecía
mucho más el que tuve siempre puesto
y con todo rigor te manifiesto
que me sigue aumentando cada día.

Verás con esto que te quiero tanto
que no puede ser más y estoy seguro
de que otros nacerán, tuyos también,

y en caso de que no, me los trasplanto,
y con toda confianza ya te auguro
que bien pudieran ser mínimo cien.

¿SERÁ UN JUEGO?

Todas las veces que te digo: ven,
siempre respondes con un seco ¡Adiós¡
y uno tras otro vamos así en pos
creyendo que uno gana, ¿pero quién?

Se ve que eres muy y terca y yo también
y tengo la sospecha de que Dios
pretende que se encienda entre los dos
algo extraño que acabe en parabién.

Yo te doy la de cal, tú la de arena
y hay otras veces que al revés sucede,
por lo que en tal momento se nos frena

algo la euforia y en su puesto accede
algún atisbo de amargura y pena,
pero no lo dejamos que se quede.

CAMINANDO POR LA PLAYA.

Caminando descalzos por la arena
de la playa en un día de verano,
cogidos dulcemente de la mano;
no sabes cuánto pienso en esta escena.

Imagino jugar a tu melena
con ese suave viento, que temprano
suele soplar y luego, piano piano,
se calma y a la mar deja serena.

Me dices que me quieres y repito
tus hermosas palabras, que hago mías,
agregando que yo te quiero mucho

y es tanto, que llegar al infinito
se me hace poco y tú las repetías,
porque sabes que yo siempre te escucho.

SACARÉ MIS VERSOS CADA DÍA.

Me queda mucha cuerda todavía
y como la ilusión no me ha faltado,
sigo escribiendo con total agrado
tal como he estado haciendo cada día.

De ninguna manera dejaría
de hacer lo que ya hiciera en el pasado,
donde un día tras otro he aireado
los versos de mi humilde poesía.

Versificar me gusta y emociona
y si encuentro una rima que me encanta,
la alegría me llena el alma entera

y una satisfacción me proporciona
tan grande, que no sé que hubiese tanta,
como que tan gratificante fuera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .