COLOMBIA: EDGAR AWAD

PLANETA LITERARIO, se complace a Edgar Awad V. desde Colombia, reconocido como COLUMNISTA REVELACIÓN DEL AÑO 2019 por el APCESX Group a nivel mundial.

Edgar nació en Bogotá un 22 de noviembre en la bella y primorosa Colombia y que como el mismo dice: “Escribo con el corazón”, amor que le fue inculcado por su padre un reconocido periodista colombiano. Edgar, es Ing. Civil y miembro del Colegio Nacional de Periodistas seccional Atlántico. Ha escrito historias en revista digitales como “El Muelle Caribe.co” dirigida por el escritor y periodista José Orellano, en la Revista Digital “Noches de Bohemia” dirigida por hermano David Awad Virviescas (hermano de Edgar). Es miembro desde hace años de la página Secretos de Egipto donde dio sus primeros pasos en publicaciones de arqueología, cultura y arte Egipcio y en ocasiones publica en la Revista Literaria “El Enjambre Azul” y “Escritores de América y España” . Todos estos son medios del Caribe Colombiano donde se crio educo y vivió unos 30 años, por esas zonas del país Colombiano del cual guarda mucho amor y recuerdos, así como miles de anécdotas que en ocasiones las vuelve historias. En la actualidad se prepara para publicar una bella historia llamada “CONSUELITO” (la vida de mi madre), que es la vida y obra de una mujer maravillosa y una familia muy especial que es mi familia los Awad Virviescas y otro libro Cuentos & Crónicas del Peregrino Granate. Edgar Awad nuestro invitado de hoy ” Ama escribir lo que para el es un verdadero placer, inclinándose por la historia y crónicas escribiendo con gran sensibilidad, tocando el interior del lector y dejando enseñanzas a su paso”. A continuación sus historias…..

EL SEÑOR DE LAS LICUADORAS

Uno de mis mejores amigos se llama “Josué” que significa “DESIGNADO” este amigo es muy creativo y por estudio inventivo, cada día me comenta historias más historias que en ocasiones creo que son producto de su intelecto y no vividas por él sino que las saca por deleite de su mente para verme sonreír…

Muy temprano tomamos tinto en la mañana en una lujosa cafetería lo urdimos para relajarnos y luego abro mi oficina de letras y llaves, tú te preguntas ¿cuáles llaves? Si un negocio de llaves entre ellas fabricamos la Llave de la Felicidad y la de la Ternura.

Josué para el año de 1999 un 20 de diciembre fundo su negocio sin rumbo, ni brújula y lo más difícil sin dinero, establecida con la idea de conseguir plata y nada más, él con esa meta iba muy mal, pero bueno así arranco su pobre y humilde despacho.

A los tres meses justamente le llego un señor de esos mal vestidos que huelen a cañería crispada de los que sabemos que son drogadictos, le vendió una licuadora de esas de marca Volmo inservible que antes las fabricaban en una población de nombre Cajicá cercana a la capital Colombiana, son aparatos blanco con rojo y bastante grandes.

Josué la limpio con mucho esmero para que el aparato luciera bien, la coloco en un estante bien visible para que cuando los clientes al entrar la vieran sabrían que allí reparaban licuadoras, el tiempo paso y nadie le trajo a refaccionar un electrodoméstico de esos, en un día él que siempre permanecía solo y un poco cascarrabias pensando siempre en conseguir dinero, pero nada le caía en la red y las deudas y el estómago no dan espera, limpiando el local donde las utilidades se escribían en saldo rojo pero el polvo si abundaba todos los días, cierto día limpiando los estantes tropezó con la inservible licuadora y se dijo para sus adentros “esta basura no sirve para nada y la boto en la canasta de la basura”

Después de almorzar vio la arcaica máquina y se le ocurrió colgarla en la puerta del negocio, allí sería más visible, compro un pie de amigo esos artefactos en L que es para fijar repisas contra la pared, se veía muy bien y la gente comenzó a preguntar ¿aquí reparan licuadoras? Josué respondía feliz si señor a la orden ese día le fue muy bien, dio en el clavo en esa zona nadie realizaba esa función era el nicho de mercado apropiado para el éxito del negocio de electrónica de mi amigo, las otras especialidades comenzaron a resaltarse, el día fue estupendo, en la noche cuando llego a la habitación en el segundo piso ahí estaba la licuadora a los pies de la cama.

¡Se asombró! Le pegunto a la esposa ¿Qué hace este aparato aquí? Ella le contesto “que quiere que por robarse la licuadora los ladrones se metan al apartamento por la ventana”… Al otro día Josué la instalo más segura y en la mañana la colocaba en la puerta del establecimiento y por la noche la retiraba y guardaba.

Todo iba también pensó como hacer más llamativa a su aviso y en el vaso del aparato le instalo unas luces led  que parpadeaban y daban la sensación de girar las luces y en la noche se veía como un farolito de colores donde las luces brotaban gran belleza destellando como luceros, si realmente parecido a los farolitos que se ven en el viejo continente en especial el país de ensueño Bulgaria en Sofía donde vive una muy hermosa doctora Bepa buena amiga de este escriba.

Éxito total las señoras desfilaban mandando a corregir sus maquinitas de preparar jugos muy importantes en cualquier hogar y restaurante, la gente entendió que Josué era un fino especialista en ese menester y lo recomendaban, desde muy lejos llegaba la gente en busca de ese mago de las licuadoras que era tan famoso.

Un buen día llegaron a su local a solicitarle una encuesta como una de las encuestadoras era joven y bella el saco pecho y chistes para halagar a la agraciada interrogadora, al terminar la indagación le ofrecieron un Diplomado de Administración de Micro Empresas en una de las mejores Universidades del país, él feliz dijo claro donde hay que firmar, ella respondió lo estaremos llamando, meses después lo llamarón a que se matriculara y le dieron la dirección era en la calle 72 con 9ª en pleno corazón de Bogotá donde se mueve las finanzas de Colombia.

A él le entro la desconfianza, “eso tan bueno no dan tanto” pensó. Colombia es linda pero no faltan los vividores, embaucadores y bribones.

Josué percibía que algo le cobrarían. Más sin embargo fue a la cita, el portero de la Universidad EAN le indico que era en un salón especial al fondo llamado “FUNDADORES” (En ese salón solo estudian los mejores), allí le aguardaban y le recibieron con Carpeta toda completa con hojas, dos bolígrafos, dos lápices y un borrador en el fondo del salón un aviso grande donde aclaraba que entre los patrocinadores se encontraba  la Alcaldía Mayor de Bogotá y la Alcaldía de Usaquén.

Josué insistía incrédulo ¿Cuánto toca pagar? Un funcionario le explico ustedes no pagan nada, esto lo paga el IVA que ustedes pagan cuando compran mercancía, este sector que es extracto seis es la zona del país que más impuesto en IVA paga en Colombia.

Para él era un orgullo volver a la Universidad y por coincidencia los dueños de apellido Crissien familiares lejanos a los de su Universidad en la ciudad de Barranquilla donde el estudio con media beca Ingeniería Civil con el beneplácito del dueño y Arquitecto Tito Crissien todos los semestres le otorgaba media beca, son cosas del destino que solo Dios sabe cómo tejer y bordar la vida de cada uno.

Para él fue una inmensa felicidad graduarse delante del Alcalde y diferentes dirigentes del gremio comercial y oficial, eran nada más que ocho cientos graduandos todos felices los compañeros llenos de júbilo gritaban ovacionando a los que recibían el cartón en la ceremonia con todas las de la Ley. Hoy Josué me comenta lleno de satisfacción esa buena experiencia.

A los tres o cuatro años la esposa compro una casa con local y que alegría coloco su aviso que era único en el mundo pero ya no era un simple taller era una pequeña ferretería. A los pocos días en el local de atrás donde su vecina doña Myriam ella le arrendo a un señor de nombre Armando Cruz quien si instalaría una ferretería de verdad no de juguete como la de Josué, pues el sí sabía del negocio y donde ponen las garzas para comprar al por mayor, cuando Josué vio a don Macelino montado en una escalera fijando el aviso de la competencia, él señor amablemente le saludo; Josué moviendo la mano de un lado a otro en señal de saludo, pero mentalmente con tono grosero les mentaba la mamá, era una competencia fuerte con precios muy económicos pero bueno con el tiempo le llegaron los buenos tiempos.

En la navidad llego el padrastro de Yesid Oliva un vecino y excelente amigo y el mejor tornero conocido por Josué en esa ciudad, un hombre de fe publicador de los Testigos  de Jehová, un maestro en la Palabra de Dios, él padrastro le ofreció unos juguetes que en una bolsa grande con colores navideños donde cargaba sus productos para la venta y Josué le gusto un trompo de luces led con música para niños muy parecida a la música del juego clásico Super Mario Bros y le instalo a la licuadora el circuito con la música del personaje famoso para chicos y grandes, le vinieron las bendiciones era el único aviso del mundo bien llamativo sin gastar mucha luz y con sonido. Que invento tan chévere.

Josué se volvió famoso todos los niños le llamaban con el apelativo cariñoso “ÉL SEÑOR DE LAS LICUADORAS”… En muchas ocasiones veía a los niños de dos a tres años bailando debajo de la Licuadora y las mamás diciéndoles vamos hijo vamos a casa, pero bailaban felices esa música para bebes tan contentos y Josué se sentía tan feliz por su inventiva y por toda la capital mucha gente recuerdan al SEÑOR DE LAS LICUADORAS.

Nunca más volví a saber de él, alguien me dijo que se la pasa escribiendo historias y biografías de sus más allegados y que vive muy feliz en un lugar lleno de fantasía en un cerro y con lo mejor de la vida muchos amigos y sus vecinos que son los mejores familiares.

Amigos sueña y sueña mucho, pon a la vida ganas, a los negocios fe y alas para triunfar y procura trabajar para hacer feliz a las personas y “SIEMBRA EN EL JARDÍN DE TU VIDA AMOR”.

Edgar de Jesús Awad Virviescas – 25 de octubre de 2019 En el país de los sueños Colombia “TE AMO”

LA CARTA AL NIÑO DIOS

Llegó diciembre, en los primeros días los niños del señor Juan Bautista Arias se reunieron a escribir la carta al niño dios. Bueno eso no sorprendería a nadie ni tiene nada de malo. Pero lo grabe, el problema es que los hijos sumaban diez y lo solicitado en la carta llegaba a un costo bastante alto para los años de 1954.

Don Juan en el trabajo solo ganaba el sueldo mínimo y su esposa era la encargada de cuidar de los diez ángeles, que en ocasiones peleaban, salían a jugar a la calle y ella le tocaba estar muy pendiente de los chicos. En la misiva los niños solicitan un bus, un camión, un taxi, un auto móvil y otros vehículos, inclusive un avión que volara.

El señor Arias al leer el mensaje quedo un poco triste, ¿ como complacer a sus hijos?. Por un rato el busco estar solo en el comedor de la casa por la noche y le oro a Dios por una ayuda, tomo la biblia y leyó un capitulo de salmos. Al terminar de leer, vio en la biblioteca su colección de revistas de mecánica popular, donde daban muchas ideas para ensamblar y crear artículos para la casa y otros menesteres.

Juan encontró la solución!! Ir a la plaza de mercado comprar o recoger guacales, improviso un taller de carpintería en su garaje usando solo un taladro que utilizaría para abrir huecos, con un ensamble volverle sierra de corte y con una lija pulir la madera, se puso en las noches a diseñar los planos de cada artículo para cada niño según su edad y a fabricar los juguetes se dedicaba cada noche hasta la madrugada al terminarlos los escondía para no perder la magia y el encanto del niño Dios.

El como un buen maestro en esté arte, ejemplar de José y Jesús, don Juan Bautista fabrico los más bellos carritos, los pinto con colores muy llamativos y todos con los mínimos detalles, me causaba admiración ver que las puertas se podían abrir y eran idénticos a los reales pero su tamaño pequeño especial para la edad de cada niño.

El 25 de diciembre de 1954 los niños felices salieron a pasear por el barrio La Soledad en Bogotá, todos con cuerdas jalaban sus carritos y entraron al  almacén Sears a comprar algunas golosinas para los niños. Un empleado al ver los juguetes de los niños le aviso al gerente, quien corrió a ver lo carritos de madera únicos en esos tiempos, él gerente interrogo a don Juan. ¿Señor  donde compro esos juguetes? Pregunto el gerente – Yo los fabrique comento don Juan en voz baja para que los niños no escucharan- Me gustan, ¿podemos conocer su fábrica? dijo el gerente, don Juan sonrío muy feliz y le dijo pero es de juguete mi señor. Pero si respondió el humilde hombre sorprendido por el interés del importante señor.

Juan les anoto su dirección, El gerente le pregunto para quien los fabrica y Juan contesto -No, solo fueron para mis hijos señor-.

A la semana siguiente el gerente con otros dos compañeros de la empresa lo visitaron y quedaron sorprendidos al ver ese taller a escala pequeña pero muy completas las funciones de cada aparato. Le informaron a don Juan queremos que nos fabrique lo carritos solo para nosotros para Sears y es para todo el mundo, le traeremos las mejores maquinas que necesite, la única condición es que a nadie le puede vender ni un solo juguete, solo a nosotros.

Desde ese día en el barrio Restrepo en la capital de la bella Colombia, Juan Bautista Arias fabrico por veinte años juguetes en madera para la cadena de almacenes Sears, se vendían los juguetes como propiedad de gran exclusividad y gran ingenio…

Hoy don Juan me narro su historia con sus primeros  90 años y con muy buena salud.

“Cuando haces las cosas por amor y pensando en hacerlas lo mejor posible, y bien al otro, tú nunca pierdes. Quédate con esa paz de haber hecho lo correcto”.

Edgar Awad Virviescas – 20 de noviembre de 2019 Escritor colombiano Desde mi hermoso Llano Lindo de Colombia

EL TREN DE NAVIDAD

A  las 8:00 Am todos los días se escucha una vibración en la casa del niño José, es que se aproxima el tren cargado de bananos que llegaba de la zona bananera. Toda la pequeña ciudad de Santa Marta escucha su pito Fu Fu Fu y el sonar de campanas tilín tilín tilín anunciando su paso por la población.

José feliz corre a la ventana a ver su paso, son 18 vagones cargados de bananos que van al interior del país, al pasar cada vagón por los entablados se escuchan cómo aplausos muy fuertes, pan pan pan pan pan.

A las 9:00 AM llega el ferrocarril que viene de la capital y trae todos los días los diarios de la jornada anterior, José es feliz ayudando a bajar los bultos de la prensa que llegan amarrados en cuerdas  que forman una cruz para mantenerles unidos.

Los del ferrocarril aprecian mucho al niño y todos los días por su colaboración le regalan un ejemplar del diario capitalino. Él corre donde su padre le entrega la prensa y ambos felices, lo primero que leen es los editoriales y luego llenan el crucigrama, el niño lee las tiras cómicas.

En ocasiones los maquinistas dejan al niño subir a ver la cabina de tren y el vagón dónde sacan el carbón para alimentar al monstruo, en ocasiones mira el interior de la máquina y ve el infierno lleno de llamas, en todas esas oportunidades termina tiznado y con su carita casi negra por el polvo negro que se expande allí.

Cuando llega a casa la mamá lo mira aterrada y con simpatía le dice otra vez en el tren, él le hace una carita feliz y la madre le consiente y limpia el rostro del niño y le cambia la ropa.

Los años pasaron y José termino viviendo en la capital, para una navidad el niño Dios les trajo a sus hijos un tren con sus vagones y con sus carriles para formar un ocho como pista o un circulo o un ovalo y podían colocarle un túnel y casas alrededor simulando una población, en la boca de la chimenea de la maquina le echan gotas de aceite y por la chimenea del aparato sale humo cómo si fuera real, José como todo los hombres llevamos un niño adentro y feliz el 24 y el 25 de diciembre se tendió en el piso a jugar con sus hijos feliz recordando su verdadero tren en su infancia.

Paso el tiempo y hoy veo en su biblioteca el ferrocarril adornando su mueble, como bello homenaje silencioso a su vida.

“Amigos que tus sueños sean más grandes que tus miedos…”

Edgar de Jesús Awad Virviescas 2 de Diciembre 2019. Desde Yopal Casanare en el país de miles de sueños Colombia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .