“LA IMPORTANCIA DEL DUELO, PARA NO SOMATIZAR EMOCIONES EN ENFERMEDADES”

Milena Montealegre McMichen

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 90% de las enfermedades son psicosomáticas, eso quiere decir que si las enfermedades están en la mente ¿Dónde debemos tratarlas?

El duelo, es el cómo interpretamos nuestra realidad. Cada experiencia que para nosotros sea positiva o negativa es importante pasarla por filtros. Aunque no lo hagamos conscientemente, hacemos un recorrido por diferentes etapas, fases o estaciones, que nos permiten ir digiriendo las emociones generadas por dicha experiencia, sin embargo, a veces retrocedemos o nos estancamos en una etapa.

Lo importante es no culparnos, solo permitirnos vivir cada momento, sentirlo y abrazarlo como único. A veces evitamos guardar silencio, no llorar, no gritar o simplemente abstraernos del mundo. En este momento inicia una somatización de la emoción, que puede ser la rabia, la negación, la tristeza, la culpa, el miedo, entre otras. Cada órgano abarca una emoción, por ejemplo, analicemos el caso de las personas que no expresan sus emociones, se guardan los dolores y los cargan día tras día generando inicialmente una gripa con dolor de garganta puede ser una laringitis o faringitis convirtiéndose con el tiempo en un problema mas grave a veces abarcando la tiroides.

Hay cientos de teorías frente a las etapas del duelo, en mis exposiciones artísticas decidí dividirlas en cuatro etapas las cuales, esculpí en torsos de mujer, ya que mis obras buscan el empoderamiento femenino.

LA NEGACIÓN

Iniciemos por la etapa de la negación, en esta etapa, se vive un shock emocional, con sentimientos de incredulidad, aturdimiento, incertidumbre, miedo, inhibición.

RABIA, RENCOR RESENTIMIENTO.

Posteriormente, viene la etapa que acumula emociones, como la rabia, la culpa y el resentimiento, en esta etapa vivimos lo que es el desafío emocional, con sentimientos, como la tristeza, el llanto, crisis de angustia, enfado, agitación, irritabilidad e hiperactividad.

ROTA Y DESENCAJADA

Sigue la etapa de sentirse rota, acá entramos a negociar la perdida. Por ejemplo, si la persona estaba enferma y falleció o nos dieron el diagnóstico de una enfermedad; iniciamos acuerdos en silencio con Dios, de cambios, de transformaciónes personales y demás si altera la situación que me llevo a vivir este duelo. Pero, al ver que la situación no retrocede, cambia o vuelve a ser como era antes, se comienza a comprender la certeza de la muerte o del diagnóstico o la pérdida del empleo, expresándolo en un aislamiento social, en el que podemos llegar a rechazar la visita de los seres queridos, entrando en un posible estado de depresión.

RESILENCIA. ACEPTACIÓN.

Y, por último, la etapa de la aceptación, la etapa de mayor introspección y acción, la etapa de la resiliencia.

Durante nuestra vida, asumimos el duelo de diferente manera, pues en la adolescencia, siendo el momento de búsqueda de libertad e independencia la perdida de alguno de los padres, un hermano o hermana, un amigo o amiga o la mascota generan episodios de rebeldía, a veces baja el nivel académico, se busca olvidar la experiencia con los amigos con el trago, las drogas y a veces el sexo desenfrenado. Una enfermedad, es asimilada de acuerdo a la actitud de las personas de autoridad que le rodean. La perdida de un año escolar, para un adolescente puede llegar a mal tratar emocionalmente como si fuera la perdida de un ser querido.

En la adultez, el duelo se vive diferente, por ejemplo, la perdida de alguno de los padres va asociada con la posible codependencia económica, pero la sensación de ser huérfano permanece igual que en la adolescencia, solo que en este momento inicia el pesado tramite si hay bienes, deudas y mas herederos o herederas. La muerte de un hijo puede afectar a tal punto no realizar el proceso de duelo completo que afecta la relación con los hijos o dar por finalizada la relación de pareja. Una quiebra económica o la pérdida del empleo, en este tipo de experiencias, los hombres somatizan más rápido y fuerte que las mujeres.

Y, en la vejez, etapa caracterizada por las continuas perdidas tanto internas como externas. Miremos el duelo por viudez, en esta etapa aumenta la soledad, al mismo tiempo la necesidad de figuras de apoyo por la permanente sensación de desamparo.

Nota: Las imágenes son Obras de la serie artística: Mi cuerpo mi obra. Cáncer una oportunidad de creación. Nombre: PROCESO DE DUELO. Materiales: mixtos. Técnica: bricolaje. Artista Milena Montealegre, 2018.

Artículo compartido originalmente en https://hellomundobycristinabarcelona.com/ https://hellomundobycristinabarcelona.com/2020/02/05/la-importancia-del-duelo-para-no-somatizar-emociones-en-enfermedades/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .