¿QUIÉN DEFINE A UN ESCRITOR?¿QUIÉN O QUÉ?

By Cristina Barcelona

Quiero comenzar este artículo con una cita de el gran Jorge Luis Borges, de nacionalidad Argentina, escritor de cuentos, ensayista, poeta, traductor. Figura clave tanto para la literatura en habla hispana como para la literatura universal:​ 

“..Dicen que soy un gran escritor, agradezco esa curiosa opinión, pero no la comparto.  El día de mañana, algunos lúcidos la refutarán fácilmente y me tildarán de impostor o chapucero o de ambas cosas a la vez.” 

Jorge Luis Borges

En el año 2014, recibi una editorial firmada por Luis Saucedo, un gran crítico y muy conocedor del tema en los Estados Unidos, respecto de esta interrogante que muchos se preguntan, otros ya no le dan la importancia debida y otros no desean o no quieren contestar acerca de ¿Quien define a un escritor?. Algo que me interesaba y me interesa mucho justamente por mi relación con las editoriales y por ser algo de gran relevancia para la cultura general en mi postura como crítica cultural hoy denominada gestora cultural, donde sin duda llegaremos a una gra conclusión.

Y es que sea por vocación, por oficio o por simple interés de figuración, muchísima gente quiere escribir y muchos lo logran, basta con entrar en una librería para darse cuenta, apreciar que en la mesa de especiales encontraremos filas de filas de libros y las posiblemente “promesas” y otras con señoras contratapas que nos hablará de la calidad del libro de forma técnica, otras nos dirán sobre la cadidad de la obra en si etc.

Todos los meses, las editoriales publican libros como si fuesen periódicos, y sabemos que en los talleres literarios y los cursos sobre literatura tienen un público nutrido. Pero no cualquiera, aunque tenga algún texto publicado, es un escritor OJO. Esto de no cualquiera es un escritor por más que haya publicado un libro es una frase que instala en el campo de las no-verdadero la siguiente interrogante: ¿Qué define quién es un escritor? ¿La aceptación de las editoriales, los lectores, o la crítica? ¿El reconocimiento de los colegas, las universidades, las instituciones, los premios literarios? ¿O es el mismo “escritor” quien se autodenomina a sí mismo? ¿O es la calidad de la obra y su permanencia en el tiempo lo que convierte a alguien que escribe en un “escritor” con mayúsculas?

Fran Kafka, escritor de nacionalidad Checa cuya obra, es una de las más influyentes de la literatura universal quien fuera uno de los pioneros en la fusión de elementos realistas con fantasía y tiene como temas principales los conflictos paternofiliales, como la ansiedad, el existencialismo, la brutalidad física y psicológica, la culpa, la filosofía del absurdo, la burocracia y las transformaciones espirituales, NO se sentía escritor. Virgilio, elpoeta romano autor de La Eneida quería quemar su obra y sin irnos muy lejos la poeta estadounidense Emily Dickinson cuya poesía apasionada la ha colocado en el cementerio de poetas fundamentales estadounidenses como Edgar Allan Poe, Ralph Waldo Emerson y Walt Whitman. en VIDA NO PUBLICÓ NUNCA (su obra es póstuma).

La realidad es que los lectores y, sobre todo el tiempo son los que deciden, solo que aveces hay una convicción muy profunda en algunas personas que les hacen decir soy un escritor, por lo que es también “por lo tanto” ¿una decisión personal? sólo que esa decisión personal no siempre es suficiente. Y para esto tengo contra ejemplos para todas las apuestas y empiezo:

¿Es escritor quien escribió muchos libros?

  • El mexicano Juan Rulfo quien fuera escritor, guionista y fotógrafo perteneciente a la generación del 52, alcanzó renombre con sólo dos obras: Pedro Páramo y El llano en llamas.
  • El checo Franz Kafka, a quien mencionamos antes, solo publicó unas pocas obras, y el resto –incluyendo trabajos incompletos– fueron publicados por su amigo Max Brod, quien decidió ignorar los deseos del autor de que sus manuscritos fueran destruidos luego de su muerte.

¿Es escritor quien consigue que una editorial lo acepte y no quien se autopublica?

Jorge Luis Borges con quien empiezo este artículo, pagó la edición de su primera obra, y también Marcel Proust, quien fuera novelista, ensayista y crítico francés …por dar dos ejemplos fundamentales.

Un ‘escritor’ reconoce a quien tiene, además de libros publicados, algo nuevo o interesante para decir, algo personal, un mundo propio que sobresale y se reconoce de algún modo. Entre estos dos extremos están todas las gradaciones posibles”.
Recordemos que el mismo Jorge Luis Borges “fue ignorado por su facultades hasta 1965 y atacado durante muchos años más”.

¿Es necesario tener el reconocimiento de lectores?

La respuesta es No, y como referencia tenemos a Di Benedetto periodista y escritor argentino y su obra tanto tiempo no leída.

¿Es necesario haber sido publicado por un editor?

La respuesta es otra vez No, tanto con Borges como con otros, se publicaron a sí mismos el primer libro.

¿Tener alguna formación en particular?

La respuesta sigue siendo otra vez No: como escritores nos lo encontramos de todos los oficios y Ricardo Piglia, escritor y crítico literario argentino famoso porque queria ser escritor, eludió la carrera de Letras.

Sin más preámbulo pregunto ¿Quién Realmente define al Escritor? concepción de la cual todo el mundo tiene la suya acerca de la literatura y de los escritores. Si esta claro que lo que seguramente impulsa motiva como lo que significa escribir para cada autor es diferente y eso, por consiguiente toma una connotación muy pero muy particular. ¿Porqué tú y yo escribimos? ¿porqué lo hizo Kafka, Neruda, César Vallejo, Virgilio, Rubén Darío? ¿Qué motivo a Miguel de Cervantes a hacerlo o a William Shakespeare a escribir?… seguramente como la de todos sus razones también eran totalmente diferentes.

Para William Shakespeare, por ejemplo la mujer desempeñaba un papel central en muchas de sus obras tanto en las tragedias como “El Rey Lear”, en las comedias como “Mucho ruido y pocas nueces”. Las características totalmente de él fueron: Las mujeres vistiendo de hombres: las mujeres de Shakespeare adoptan disfraces para hacerse pasar por hombres. De esa manera, se liberan de las limitaciones de su sociedad permitiendo que sus dones florezcan sin el sexismo de sus días como podemos destacar Viola en “Noche de reyes”, Rosalind en “Como gustes” y Porcia en “El mercader de Venecia”. La perdida de la inocencia, en donde sus heroínas trágicas se presentan como inocentes, castas y virtuosas y en última instancia convertidas en víctimas de los defectos oscuros que las obras les dan, una pureza frágil, como apreciamos en Julieta, (la novia de Romero) impulsada al suicidio, a Ofelia de “Hamlet”, que se vuelve loca y se suicida, Cordelia del “Rey Lear”, quien es asesinada por las fuerzas de sus hermanos, y a Desdemona de “Otelo”, asesinada por su amante.

Así mismo vimos como muchas de las heroínas de Shakespeare muestran un lenguaje afilado, presentadas como el equivalente intelectual de los hombres en ese tiempo. Tal como apreciamos a Beatriz en “Mucho ruido y pocas nueces”, Kate en “La fierecilla domada” y Portia en “El Mercader de Venecia. Las mujeres en las obras de William Shakespeare son especiales porque difieren de la pasividad, que aparecen en otras obras literarias durante el siglo XVI en el libro “Las Mujeres de Shakespeare”, entre otras.

Si hablamos de Miguel de Cervantes vemos que el centró sus primeros trabajos literarios en la poesía y el teatro. Su poética incluye sonetos, canciones, églogas, romances, letrillas y otros poemas menores dispersos o incluidos en sus comedias y en sus novelas. Sien embargo el también escribió dos poemas mayores: Canto de Calíope y Viaje del Parnaso (1614). Con todo y todo como vemos a Miguel de Cervantes nunca fue realmente considerado poeta, tal como el confiesa en su famoso terceto del Viaje del Parnaso:

“Yo, que siempre trabajo y me desvelo
Por parecer que tengo de poeta
La gracia que no quiso darme el cielo”

En el teatro que lo atraía desde adolescente tampoco corrió con mejor suerte. Cuando regreso del cautiverio, llegó a estrenar con éxito varias comedias sin embargo tampoco los contemporáneos lo calificaron como dramaturgo. Y es así que vemos a un Miguel de Cervantes, con una concepción clásica del teatro, quién soportó el triunfo rotundo de Lope de Vega en la renovación de la escena española con su Arte nuevo de hacer comedias.

Respecto al tema de quien define a un escritor y lo que para algunos de los famosos de esta “industria” les significa escribir, vamos con las siguientes frases…

  • Virginia Woolf, escritora británica, considerada una de las más destacadas figuras del vanguardista modernismo anglosajón del siglo XX y del feminismo internacional, decia: ​“El verdadero placer es escribir; ser leído es un placer superficial”
  • Heine, destacado poetas y ensayista aleman del siglo XIX, considerado el último poeta del Romanticismo y al mismo tiempo su enterrador porque conjura el mundo romántico y todas las figuras e imágenes de su repertorio para destruirlo y este dijo: “Allí donde se queman libros también se terminará, a la postre, por quemar a seres humanos”.
  • Vargas Llosa, escritor, intelectual y político peruano nacionalizado español dijo: “la literatura es la mejor defensa contra la infelicidad. Creo que los seres humanos estamos condenados a la infelicidad, salvo que seamos tontos. Los seres humanos tenemos la facultad de la imaginación y deseamos cosas distintas a las que tenemos. Hay un abismo entre lo que deseamos y la realidad. La literatura nos permite superar ese abismo permitiéndonos vivir mil vidas; gracias a ella podemos multiplicarnos, salir de nuestros confines, viajar en el tiempo, en el espacio y desde luego en la experiencia de ser muchos y uno al mismo tiempo”.
  • André Gide, escritor francés, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1947 decía: “Las cosas más bellas son las que haces con locura y escribes con la razón”.
  • Lord Byron, poeta del movimiento del romanticismo británico, considerado uno de los mayores poetas en la lengua inglesa por alguno y antecedente de la figura del poeta maldito decía: “Escribo para vaciar la mente sino me volvería loco”.
  • Thomas Mann, escritor alemán, considerado uno de los escritores europeos más importantes de su generación, recordado por el profundo análisis crítico que desarrolló en torno al alma europea y alemana en la primera mitad del siglo XX, quien dijo: “Un escritor es alguien para quien la escritura es más difícil que para los demás”.
  • Francis Bacon, célebre filósofo, político, abogado y escritor inglés, padre del empirismo filosófico y científico decia: “La lectura hace al hombre completo; la conversación lo hace ágil; el escribir lo hace preciso”.
  • León Tolstoi, novelista ruso, considerado uno de los escritores más importantes de la literatura mundial al respecto dijo “Uno solo puede escribir cuando deja un pedazo de su carne en el tintero”.
  • Truman Capote, literato y periodista estadounidense, decía: “Para mí el placer de la escritura no es sobre lo que trata sino la música de las palabras”.
  • Nathaniel Hawthorne, novelista y cuentista estadounidense conocido por sus numerosas historias de ficción gótica y romanticismo oscuro al respecto decía: “Leer es tan fácil pero escribir es tan duro”.
  • Carlos Fuentes Macías escritor, intelectual y diplomático mexicano, uno de los autores más destacados de su país y de las letras hispanoamericanas decía: “Escribir es la lucha contra el silencio”.
  • Isaac Asimov,  escritor y profesor de bioquímica ruso, nacionalizado estadounidense, prolífico autor de obras de ciencia ficción, historia y divulgación científica, dijo: “Si mi médico me dijera que tengo solo 6 minutos de vida, me apresuraría a escribir más rápido”.

Ahora bien, partiendo de la base que el escritor tiene sus propias necesidades de vivir, independientemente de sus necesidades de expresarse, tiene lógica pensar que, ultimadamente, le interesa de sobremanera el hecho de vender, y si su obra se convierte en un éxito de ventas, lo siguiente es añorar con ser un “Best-seller”.

Cuando la autora británica E. L. James al escribir su propio “Best-seller” Cincuenta sombras de Grey ( Fifty Shades of Grey), novela erótica, sería infantil pensar que ella no “pensara” en convertirse en un best seller como con su siguiente obra no querer el repetir el mismo plato o en una tercera. De ahi que la segunda parte se tituló Cincuenta obras más oscuras y el siguiente Cincuenta sombras liberadas, respectivamente. Por lo que esta obra es el ejemplo más actual de lo que se debe considerar un “Best Seller” Sin realmente importar si es o no una obra maestra, por decir algo. En conclusión, esta obra(s) gusta, se vende y fue puesta en el cine siendo un exitaso económico sin precedentes, al menos en su género, claro muchos que habian leido el libro aún decian mejor esta el libro que la peli.

Volviendo entonces a la pregunta origianl de ¿Quien define al escritor? con este ejemplo vemos que es el lector.

Lo más claro para todos es que hoy por hoy parece que resulta complicado tratar de lograr un consenso de quién “define en definitiva” y (lo digo adrede) al escritor y teniendo en cuenta aquello de “cada cabeza es un mundo” y como tal, a través de la historia, grandes escritores han logrado lo que pudiera parecer imposible, aun en el mundo moderno con toda su tecnología, el de cambiar no solo el modo de pensar de el mundo entero, sino también, el modo de vivir, con obras que van desde la política, ciencia, tecnología, filosofía, etc. Muchas de esas obras, son en la actualidad un “modus vivendi” de muchas culturas, religiones, grupos, etc.

Entonces tenemos que:

“Los escritores, por definición son quienes estudian el pensamiento humano, las pasiones. Son los que narran dramas o tragedias, los que inventan cuentos e historias y las hacen creíbles, tanto si son reales en parte o todo como si no lo son. Los escritores también son aquellos que toman para sí, el derecho de ser testigos de una época, de una transición, de una vida cualquiera. Los escritores son quienes idealizan o tergiversan e incluso dañan un personaje en su forma de ver la vida” como por ejemplo:

CIENCIA

  • Charles Darwin: El origen de las especies por medio de la selección natural
  • Albert Einstein: Fundamentos de la teoría de la relatividad general
    • CIENCIAS SOCIALES
  • Nicolás Maquiavelo: El príncipe
  • Platón: La República
  • Karl Marx y Friedrich Engels: El Manifiesto del Partido Comunista

FILOSOFÍA

  • Sigmund Freud: La interpretación de los sueños

RELIGIÓN

  • La Biblia
  • El Corán
  • Tao Te Ching
  • Bhagavad Gita
  • El libro tibetano de los muertos

LITERATURA

  • Miguel de Cervantes Saavedra: El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha
  • Homero: La Ilíada y la Odisea
  • Dante Alighieri: Divina Comedia
  • William Shakespeare: Macbeth .
  • Fiódor Dostoyevski: Los hermanos Karamazov
  • León Tolstoi: La guerra y la paz
Kertesz12
El presente artículo para caundo se precise como hoy, al leerlo plantearnoslo o explicarlo o explicarnoslo a nosotros mismos, es importante el tenerlo claro porque se trata de algo que tiene que ver con la reputación que nos creamos o crearemos en el camino para que tengamos siempre los pies bien puestos sobre la tierra de cuando SER o NO SER.

Ser ESCRITOR es palabras mayor, muchos dicen que lo son. Unos porque hacen poemas (que de alguna manera lo son eso si), motivados por una inspiración anecdótica y sentida en sus vidas y otros que nó necesariamente.

Siempre hacemos poemas y que somos escritores. nos dicen: ¿PERO SI NO HACES POEMAS NI EROTISMO??? a lo que la respuesta es simple:

“SER ESCRITOR ES UN MUNDO INFINITO DE SABIDURIA porque el ESCRITOR ESTUDIA mucho el complejo mundo del ser humano su entorno y la psicología”

…. Y concluyo en que:

“Debemos ser exigentes en las calificaciones y como escritores con nosotros mismos, porque la Humanidad nos lo demanda y la Sapiencia os lo exige”.

Al respecto otras opiniones, interesantes de ser mencionadas…

Rosanna Rojas:

Toda vida es un libro de secretos que espera ser abierto. En cada uno de nosotros, en nuestro interior se encuentran los misterios, nos mueva el amor entre muchas cosas que cada escritor mueva. LOS LEECTORES PONEMOS INTERÉS EN ALGUNOS ESCRITORES, DADO A QUE EN DEFIBITIVA LA MISMA INSPIRACIÓN DEL ESCRITOR ES PARTE DE LA NUESTRA O NOS VEMOS REFLEJADOS. CADA LECTOR TIENE DIFERENTES GUSTOS E INTERESES Y ESO NO LE RESTA IMPORTANCIA AL DON DE OTROS ESCRITORES. EL ESCRITOR OFRECE DIVERSOS SIGNIFICADOS DE ACUERDO A SU SABIDURÍA, SEA CIENTIFICA, DE TEMA ECONOMICO, POLTICO, SABIDURÍA HACIA LOS TEMAS DEL AMOR, DE SUS VIVENCIAS Y UN SIN FIN DE TEMAS IMPORTANTES, CADA ESCRITOR SATISFACE ASPIRACIONES. PUEDO NOMBRAR UN ESCRITOR DEEPAK CHOPRA, BUENÍSIMO CON SUS LIBROS DE AUTOAYUDA, EL LIBRO DE LOS SECRETOS. A MI ME GUSTA A OTROS NO, PERO UN ESCRITOR ES EN EL MUNDO UNA MAGNÍFICA Y HERMOSA HERRAMIENTA QUE EMANA SABIDURÍA DIVERSAS. HAY MUCHOS ESCRITORES QUE HICIERON UN SÓLO LIBRO YI DIRÍA BIBLIOTECA Y ES LA BIBLIA, EL MEJOR LIBRO EN EL MUNDO DE LA VERDAD, INSPIRADA POR EL MAS SABIO “Dios”, y amigos no todos lo leen. No es motivo entonces de aflicciones, todo escitor humano tiene un propósito especial en la vida, se pueden imaginar un mundo sin escritores? Seríamos verdaderos neofito

Todos somos escritores. En esencia el hombre debe aprender a hablar bien, a leer bien y a escribir bien. Con el tiempo, escribir no fue tan necesario para sobrevivir en un mundo competido. Sin embargo aun persisten escritores a sueldo, cuando las comunicaciones y la tecnología de hoy ofrecen tantas herramientas para hacer del oficio de escritor un renovado arte. Desde luego que existen estilos y gustos y hasta disgustos por lo que algunos consideran la gran literatura o aquella que aun en nuestro medio, la ley lo considera un arte menor, como lo es el “comic” y no se lo considera un libro. Escribir es un cuento que debe primero comérselo quien lo escribió. Escribir es una continuada actitud de aprendizaje que termina por ser una forma de vida abierta a la sorpresa, al instante!

Ada Vega

En mi caso particular, me considero narradora, cuentista. Escritor, para mí, es quien escribe cuentos, novelas, poemas y ensayos. En mi país escribir no te da de comer, de modo que comencé a escribir cuando me jubilé. Me gusta inventar historias que pudieron ser reales, enfrentar a los personajes a situaciones difíciles que tendrán que resolver como puedan. Aveces ellos mismos deciden sin consultarme. desde Montevideo – Uruguay. Los invito a mi casa :http://adavega1936.blogspot.com/

Poeta Norma Mabel Soria

Un escritor tiene la objetividad y subjetividad para plasmar el tema o los temas que desarrolla y siente pasión por lo que hace. Es un artista de las letras, es igual que un pintor que expresa a través de sus obras pictóricas un mensaje, una impresión de lo que le nace de su interior. Un escritor tiene un estilo propio y lo sella con sus trabajos literarios. A través de sus sentidos escribe y es creador de sus fantasias, pensamientos, vivencias nacidas de su imaginación, de su creatividad, pinta una realidad por lo general subjetiva. Ser escritor es una bendición de Dios. Saludos desde Argentina.

Alejandro David Ornelas Pérez   

¿Por qué la mayoría piensa que la palabra no sirve de nada? Pero la palabra bien empleada, bien escrita es tan grande su poder con sus formas, reglas, géneros y estilos que es imprescindible su correcto uso. La expresión es un arma de doble filo. Puede conquistar y destruir. Puede crear, plasmar, ofrecer, convencer o conciliar; entregar miles de emociones y sentimientos, buenos o malos. Se puede halagar o ser despectivo con ella. Me parece extremadamente terrible que se menosprecie al arte de la escritura… ¡Es una ciencia! ¿Cómo hacer entender a los incultos e incrédulos de su magia? Que no es sólo escribir por escribir. La poesía no se reconoce como debería; la profesión de literato o poeta es muy subestimada, qué decir menospreciada. ¿Que de qué sirve? o ¿Qué se logra? Me preguntan; como si todo se tratara de un conjunto de situaciones gozosas y satisfactorias, de una manera única, anteponiendo el lucro sobre todo. ¿Para qué sirve la retórica bien empleada si no se le prostituye? Si no percibo un incentivo económico. ¿Que para qué escribo? ¡Si no sirve de nada! Me han dicho que me una a un supuesto mundo real, apático por la literatura, ¡qué deje mis sueños!… Y las figuras retóricas, literarias me abandonan hoy, precisamente hoy que quiero expresar lo que me entregan los sintagmas, la fonética, la gramática, la prosa, el verso libre. ¡En fin! la palabra bien empleada, ¡embelesada!, escrita con los arrumacos de una pluma, un lápiz o un bolígrafo. 

  • No encuentro metáforas oportunas para ampararles. Sólo me viene a la mente el empleo de un recurso retorico llamado: “polisíndeton”, ¿Y por qué este poeta quiere transmitir sus sentimientos? ¿Por qué no haces un trabajo normal y cotidiano? Y yo pienso…Y el vulgo me cuestiona, y no encuentro argumentos suficientes, creíbles y claros a sus ojos… Y ellos tratan de persuadirme con el poder de sus lerdas y burdas palabras. Pero aún más, ni me entienden, ni proponen; sino, al contrario, sólo quieren que abandone el hábito y su magia que desista a sus idilios… Y las musas me dan la espalda cuando más les necesito, de manera imperiosa. Para no claudicar, trato de defender a la escritura como un estilo de vida no sólo como pasión… y ellas caprichosas me abandonan. De qué sirve saber el empleo correcto de la métrica, la rima, cadencia, redacción y correspondencia; diferenciar entre denotación y connotación, o significado y significancia; cuando precisamente ahora que trato de usarlas justificándoles todo parece confuso. Evanescente es la sintaxis, la ortografía pierde su importancia, la lingüística se me va de las manos, el cántaro de la inspiración se resquebrajó y se mino el numen. ¿Cómo expresar y describirles lo que entregan unas simples líneas bien escritas, bien articuladas? ¿Cómo escribir un ensayo perfecto hablando precisamente de él mismo? de su estructura, ¿Cómo escribir uno que sirva para defenderle? ¿Cómo inspirarme y crear poesía, no para enamorar sino para que no perezca ella misma? ¿Cómo escribir una novela que prevalezca sobre los programas de televisión de inexistente calidad? ¿Cómo describo la importancia y la magia que regalan las letras? ¿Cómo decir que si no existimos los escritores se extinguirán los lectores? ¿Y el cuento que estoy escribiendo, si le dejo inconcluso? ¿Qué pasaría si todos los que escribimos hacemos lo mismo? ¿A dónde iría a parar la literatura? El habito a ella hace mejores humanos, concientiza, sensibiliza y amplia la perspectiva de la vida, crea criterios más amplios y vastos; así como hace crecer nuestra autoestima y conocimiento. Y por qué no decir que enriquece el vocabulario y aumenta nuestra elocuencia.
  • Tomemos conciencia de la importancia de las letras, de la buena literatura y su correcta lectura en todos sus géneros y en cualquier etapa de nuestras vidas; lo que nos entrega; no distingue de clases sociales ni edades. No diferencía la capacidad cognitiva o preparación académica. No sabe de religiones o razas. No le importan las ideologías, dogmas o idiosincrasia. Los idiomas y estilos ¡Le valen madre! por eso existe un género para cada uno, y miles de escritores para encontrar a nuestro autor favorito. ¿Qué hubiese pasado si Cervantes desiste en la creación de su Quijote; o qué tal si Homero decide no escribir La Iiliada y la Odisea; O Virgilio la Eneida? ¿Dante Alighieri a quién tendría como guía del infierno y del purgatorio en su Divina comedia? ¿Qué sería de nosotros sin las maravillas de El llano en llamas o Pedro Páramo de Rulfo?; o sin el Sueño de navidad o el Confabulario de Arreola? O si Allan Poe, Oscar Wilde o Shakespeare hubieran decidido tener otra profesión; nunca habríamos apreciado la belleza de sus obras. Todos seriamos “un cabrón” Lobo estepario como el de Herman Hesse. No cabe duda que sin las letras y sin los libros al igual que Gabriel García Márquez sufriría cien años de soledad… Sin literatura “Una pinche, jodida y amarga soledad”.
  • Se le debe a las letras un pódium especial, a la escritura el estudio que merece, la constancia, la devoción para madurarla, encumbrarla y llevarla al que la aprecia. Es ardua la tarea del literato, no es fácil tratar de no trascender él o ella en lo escrito, sino, dar un paso de costado para que brille por sí sola; una vez efectuado el traslado creador a creación, queda sujeta como propiedad del mundo. Cuántos han hecho de sus vidas sendos monasterios, solemnes y solitarios a causa de las letras, pobres, miserables, pero monstruos de la literatura. Trascienden las letras incluso después de la mente que las creó. Cuántos por ahí olvidados, moribundos en su pobreza, con sus sueños de grandeza rotos; sin embargo quedaron escritos de por vida. Lanzaron al mundo lo mejor que tenían de sí mismos y luego se fueron… las letras son así, veleidosas, mañosas, pero la única porción de magia verdadera que alegra el alma y la eleva.

2 Comentarios

  1. Un artículo muy interesante de leer.

    Pensando no solo en las “50 sombras”, sino en muchos de los libros que publican las editoriales y sobre todo en sus criterios de elección, me pregunto si los escritores no serían los que se auto-publican.

    En un mercado en el que las editoriales han dejado de considerarse a ellas mismas como vectores del conocimiento para convertirse en mercaderes, tal vez aquellos que no caben en el ojo de esta aguja sean los verdaderos escritores.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .