“Zincalí”, magia gitana en el Corral de la Morería

Teresa Fernandez Herrera

Con la producción de Zincalí, el Corral de la Morería ha conseguido algo tan difícil como superarse a sí mismo en toda su historia de retos artísticos que lo ha caracterizado desde su fundación en 1956 por el inolvidable Manuel del Rey. Y para ello, su actual directora artística, Blanca del Rey, un nombre legendario en la historia de la danza flamenca, ha reunido un grupo de artistas sin parangón.

Zincalí  lo ha dirigido y coreografiado Antonio Najarro, ex director del Ballet Nacional de España, bailarín y creador excepcional de espectáculos. Su vinculación con Blanca del Rey viene de lejos. Recuerdo, como allá por 2015, introdujo en  el ballet Alento y Zaguán, una creación suya para el BNE, la personalísima soleá del mantón que Blanca del Rey había patentado muchos años antes.

Para Zincalí, Antonio Najarro se inspiró en un libro del inglés George Borrow publicado en 1841 sobre las comunidades romaníes en España. El espectáculo creado por él para el Corral de la Morería es una inmersión total, en toda su dimensión artística, respetando las raíces más profundas del pueblo gitano, en su evolución a través de la danza. Zincalí representa todo el arco de la danza española en su aspecto más vanguardista, flamenco, danza española, escuela bolera, danza clásica.

Y para esto ha contado con artistas de excepción. Con el guitarrista y compositor José Luis Montón,  autor de toda la composición musical y arreglos, siempre atento a las peticiones de Najarro. Un trabajo en equipo con un resultado state of the arts.

Los grandes protagonistas: el bailaor nacido en Badalona de padres andaluces, Miguel Fernández el Yiyo, que de sus veintitrés años lleva quince de trayectoria artística. Le recuerdo en la Suma Flamenca de 2015, con apenas diecisiete, bailando con el veteranísimo El Güito. Hoy en día es uno de los referentes del baile flamenco contemporáneo, un artista de personalidad única. Él crea su propio lenguaje danzante, salpicado de clásico y contemporáneo.

Inmaculada Salomón, primera bailarina del Ballet Nacional de España desde 2016, cedida para este proyecto por el actual director del BNE Rubén Olmo a petición de su antecesor Antonio Najarro, es la danza española llena de exquisitez y elegancia.

Belén López nacida en Tarragona, otra hija de la emigración, a mayor honor y gloria de Cataluña, con un currículo que empieza a los cinco años bailando en la inauguración de la calle de Barcelona dedicada a Carmen Amaya, en presencia de Pilar López y Antonio Soler. Internacional a los nueve y once años en San Petersburgo en la Feria Internacional de Turismo. Tiene una historia artística inigualable y muchos premios, entre ellos el Nacional de Danza y el Desplante del Festival de las Minas de la Unión. Como intérprete de danza española actuó como prima ballerina  durante cuatro temporadas en la Arena de Verona con las óperas Carmen e Il Trovatore, dirigidas por Franco Zefirelli.

Y además el guitarrista Jesús Losada, la flauta de Juan Carlos Aracil, anunciada como mágica por Blanca del Rey, que actuó de maestra de ceremonias y presentadora del espectáculo, realmente mágica, particularmente en ese solo penetrante hasta lo más hondo en el primer número del espectáculo, Desnudo. Paco de Mode maestro de percusiones. Cantaores, Inma la Carbonera y Miguel de la Tolea. Todos artistas de primerísima fila.

Y por si faltaba algo para que Zincalí fuese un espectáculo único, el vestuario ha sido diseñado por Oteyza, un diseñador vanguardista que incorpora la capa española y el sombrero cordobés a sus creaciones. Y no podían faltar dos modelos que en su día llevó Blanca del Rey, la fastuosa bata de cola que luce Inma Salomón al comienzo del espectáculo y la bata abierta que luce Belén López en el número Farra.

Toda una historia relatada en seis números de baile, cante e instrumentos, que se inicia con Desnudo,  con coreografía de El Yiyo, porque como dijo Antonio Najarro en la presentación a medios del espectáculo, a él le gusta permitir que los artistas desarrollen todas sus capacidades y este bailaor, ya maestro a sus pocos años, sabe como nadie lo que puede hacer con su cuerpo, hecho arte y belleza en toda su capacidad expresiva. Aquí es donde la flauta de Aracil lleva a lo más profundo del alma romaní. Aquí y en todo el espectáculo, el acompañamiento de las guitarras es una clase magistral que derrocha sabiduría, hasta el punto de dotarlo de protagonismo, cosa nada fácil.

En Soy tu alma, Inma Salomón hace una creación de danza española clásica envuelta en la bata de cola réplica de la original de Blanca del Rey. Hace filigranas para dar la impresión de ampliar el pequeño espacio del tablao, ella que está acostumbrada a bailar en grandes espacios teatrales. Primero porque de algún modo hereda la mesita junto a la viga que inauguró hace poco más de un año Eduardo Guerrero en Onírico, otra producción única del Corral de la Morería. De ahí a la escalerita de acceso al tablao y finalmente convertir éste en el espacio de un teatro con los movimientos de su bata de cola sobre sus pies y las torsiones asombrosas de su cuerpo, brazos y manos. Pero lo verdaderamente asombroso del baile de Inma Salomón es su concierto de acompañamiento de castañuelas, creo que en homenaje a la gran Lucero Tena, que durante muchos años convirtió el Corral en una sala de conciertos única en el mundo con sus castañuelas, que también recorrieron grandes teatros mundiales, creando lenguajes para toda clase de músicas, solo con sus castañuelas prodigiosas.

La Farra bailada por Belén López fue puro fuego, pasión gitana profunda, también envuelta en esa florida bata corta, abierta, como de andar por casa, que ya hizo volar en otros días no lejanos Blanca del Rey, a la que ahora homenajea Belén con su baile volcánico, aggiornato al flamenco de aquí y ahora.

El Yiyo fundió todo lo fundible con Zincalí, el número central de todo el proyecto que lleva ese nombre, con el que hizo todo un recorrido por la historia de la gitanería hispánica, con la obra de George Borrow al fondo, materializada por la magia a veces increíble de sus pies, punta y tacón. Pero ya sabemos que el flamenco se baila desde la punta de la coronilla hasta la de los pies, pasando por brazos y manos, en una danza que podría estar en el origen de la armonía compositiva de todas las artes plásticas. Se entiende que El Yiyo sea a menudo el objetivo de fotógrafos de moda, porque entre otras cosas, la naturaleza le ha dado un rostro de belleza y expresión excepcional.

Un número dedicado a un dúo de guitarras y al cante de Inma La Carbonera y Miguel de la Tolea, Así soy yo, él poderío en la voz, ella exquisitez y técnica consumada, los de la bajañí, uno de ellos el compositor del proyecto, pura magia y duende.

Enjundia para despedir el espectáculo, con todo el elenco en escena. Los tres bailaores, con un dueto de Inma y Belén al que se incorpora  El Yiyo, con músicas y letras lorquianas que no podían faltar, por quién dedicó un poemario completo a los gitanos. Un número final marcado por una gradación de crescendos en los que la percusión va aumentando su protagonismo hasta la apoteosis final, instrumental y dancística.

Con Zincalí, el Corral de la Morería ha invertido en un espectáculo de los que normalmente se diseñan para teatros. Y de nuevo ha vuelto a convertir toda la sala en espacio escénico. Y no es habitual tener a un director del BNE como creador y director de coreografía y artistas, ni un vestuario de alta costura. Un espectáculo donde todos son protagonistas de altura, con trayectorias internacionales plagadas de premios, empezando por José Luis Montón, la guitarra más versátil hoy por hoy, maestro en composición de músicas y en dotar de belleza a todo lo que hace. De su capacidad para transmitir emoción no hay ni que hablar.

No sé si Zincalí llegará a verse en otros foros más allá del mejor tablao flamenco del mundo. Podría y debería.

Fotos copyright de Paco Manzano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .